Archivo de la etiqueta: Woody Allen

228. Pícaros Ladrones

Small Time Crooks. 2000

Woody Allen

A lesser Woody Allen is still a great Woody Allen


Si bien a esta película no le fue tan bien ni obtuvo el reconocimiento que sí se les dio a otros filmes de este director, lo que contiene es más que suficiente para hacerle pasar un buen rato a cualquier espectador que ya haya adquirido el gusto por el estilo cómico de Woody Allen.

“Small Time Crooks” parece estar conformada por dos películas claramente divididas rumbo a la mitad del metraje, muy al estilo de lo que pasa, por ejemplo, con “Full Metal Jacket” o en menor escala con “Mulholland Drive” o hasta el “Scarface” de Brian de Palma. En la primera parte de la película se presenta a un grupo de ladrones con un mínimo grado de inteligencia que rentan un local cercano a un banco para hacer un túnel por debajo que los lleve hasta la bóveda de éste, mientras ponen un negocio de galletas, atendido por la esposa de uno de ellos, como fachada. El toque irónico de Allen sale a relucir cuando los ladrones interpretan mal los planos y llegan a una tienda de ropa, pero ya para entonces el negocio de galletas ha crecido tanto y se ha hecho tan popular hasta convertirse en un emporio.

Entonces se presenta un segmentito en estilo de reportaje (algo al estilo de otro filme de Woody Allen, “Take the Money and Run”) en el cual se hace ver que los 5 socios se han hecho millonarios, y todos ocupan un cargo en la imparable empresa de galletas que sin querer han creado. Con el dinero vienen los cambios, y se hacen notar en la persona de Frenchy (una genial Tracey Ullman), esposa de Ray (Woody Allen), que busca obtener estatus social a través del arte, apoyada de un artista oportunista (un poco exigido Hugh Grant que se limita a repetir la misma persona que ya ha interpretado cientos de veces) que es contratado por Frenchy para “educarlos” en las cuestiones sociales para dejar de ser unos Beverly Ricos, aunque Ray no quiere realmente cambiar su forma de ser.

La estructura del filme es un poco rara, aunque el director logra mantener un interés a través de los personajes y la comedia que estos generan, apoyados en muy buenas interpretaciones por parte de Ullman, Allen, Jon Lovitz y Elaine May. En esta ocasión, el filme tiene muy poco o nada de carácter autobiográfico, algo que pocas veces sucede en la filmografía del realizador neoyorquino.

Varias personas dicen que Woody Allen es un gusto adquirido, a mí en principio no me gustaban sus películas, pero ahora las disfruto mucho, aunque estoy a nada de terminar de ver su filmografía completa y quedarme sin material nuevo, lo bueno es que él sigue estrenando una película por año como ha sido desde 1982.

7 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

217. Hannah y sus hermanas

Hannah and Her Sisters. 1986

Woody Allen

Todo lo que puede caber en una comedia de Woody Allen


No me gustaría ser un personaje de una película de Woody Allen, aunque a veces creo que encajo perfectamente en el perfil. Nuevamente el director neoyorquino nos habla de una de las cosas que más conoce: adultos que creen que son dueños de las situaciones, hombres y mujeres a los que les falta crecer, gente caprichosa, vulnerable, autosuficiente o todo lo contrario.

Hannah (Mia Farrow) es, de las tres hermanas, la que parece tener una vida estable, toda su familia la busca cuando necesitan algo, y ella poco parece necesitar de los demás. Pero su esposo (Michael Caine) está enamorada de Lee (Barbara Hershey), hermana menor de Hannah, una mujer algo confundida y sensible, que a su vez tiene por novio a un exprofesor suyo que vive recluido en una vida de creador, aislado de la sociedad por su misantropía. La tercera hermana, Holly (Dianne Wiest), no encuentra su lugar en el mundo y cambia continuamente de vocación, siempre pidiéndole ayuda económica a Hannah para cada nueva aventura laboral. En medio de todo eso se encuentra el exesposo de Hannah, un excéntrico e hipocondríaco productor de televisión, papel que, por supuesto, le toca al mismo Allen interpretar.

Así las cosas, y las situaciones que se dan, propias del universo Allen comienzan a sucederse las unas con las otras. Por supuesto, el director se toma su tiempo para incluir cínicas bromas acerca de la situación humana, de nuestra vulnerabilidad y de nuestra necesidad (¿o necedad?) por querer encontrar la explicación a todo a través de la religión (en una escena corta pero magnífica y muy directa en la que el personaje de Allen saca un crucifijo y una Biblia de una bolsa de mandado, para luego sacar una barra de pan y un bote de mayonesa), entre tantas otras cosas.

Mucha gente dice que es el mejor trabajo del director, pero en realidad yo tendría unas 4 ó 5 que colocaría como favoritas antes que esta. De las mejores, eso sí…

9 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

214. El beso del escorpión

The curse of the jade scorpion. 2001

Woody Allen

Una gema de la comedia


Mi falta de tiempo me hizo revisar mi propia videoteca, así que finalmente me decidí por este filme. En este blog ya se ha hablado de Woody Allen talvez más que de cualquier otro director, y cualquiera que haya estado leyendo sabrá que lo considero simplemente un genio. Esta película, que lleva en México el innecesariamente desacertado título de “El beso del escorpión” (lo más lógico hubiera sido haber utilizado la traducción literal), es una gema de la comedia, como bien lo expresó el crítico de la revista Rolling Stone.

Woody Allen tiene un ingenio para mezclar comedia, romance, drama y algunas veces también misterio como pocos lo han tenido en la historia del cine. La simpleza de las historias que presenta sólo se puede equiparar con la destreza en la que después los elementos inicialmente presentados funcionan entre sí para crear los necesarios enredos propios del género. La mayoría de las historias puramente cómicas de Allen parten de un punto básico e inocente que después le permite al director mostrar su inteligencia a través de los diálogos y situaciones cómicas.

En este caso, la historia se centra en CW Briggs, un excéntrico pero exitoso investigador (quién más que Allen) de una compañía de seguros que está siendo renovado por Betty Ann, una exigente y retraída experta en eficiencia (Helen Hunt), a su vez amante del jefe de la compañía, casado, por supuesto. Desde el primer instante, CW y Betty Ann se odian mutuamente, pero su participación en un show de hipnotismo los une definitivamente. Ambos se ven envueltos, sin saberlo y bajo los efectos de la hipnosis, en una serie de misteriosos robos, en casas en las que la compañía instaló los complicados sistemas de seguridad. CW se vuelve el principal sospechoso y acude a Betty Ann para que ésta le ayude. Charlize Theron también aparece en el filme, como la mimada pero aventurera hija de una de las víctimas.

Long live Woody Allen.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

186. Bullets Over Broadway

Bullets Over Broadway. 1994

Woody Allen

Otra más de Woody Allen (lo cual no necesariamente es algo malo)


Los que siguen este blog (no tengo ni idea de cuanta gente sea) sabrán que aquí se habla mucho de Woody Allen, y de hecho todos lo podrán constatar en las etiquetas más utilizadas. De las más de 40 películas que tiene el director, yo he visto ya el 80%, nueve este año, y aunque uno se pueda encontrar en ciertas épocas con que las películas de Allen tienen muchas similitudes entre una y otra, siempre hay algo original y único en ellas, a pesar de que el estilo, los personajes y el tipo de comedia permanezcan.

En “Bullets Over Broadway”, el neoyorquino vuelve a explorar y satirizar el mundo del espectáculo, centrándose en los infortunios de David Shayne, un vanidoso director y escritor de teatro que, tras batallar varios años en llevar a buenos términos sus obras, consigue su primera oportunidad de dirigir lo que él mismo ha escrito, y además con actores de cierto renombre, todo con la condición de que incluya en uno de los papeles principales a Olive, la novia de Nick Valenti, un poderoso mafioso que está financiándolo todo. Así, los ensayos comienzan con todo tipo de problemas relacionados con los actores pero también con el ego del director (interpretado por John Cusack) y su objeción a tomar los geniales consejos que recibe de Cheech, el matón encargado de escoltar a Olive.

Con el típico ingenio de Allen para resolver la comedia y parodiar a gente que seguramente él se ha topado en un buen número de ocasiones (e incluso a sí mismo), la película también cuenta con muy buenas actuaciones por parte de Chazz Palminteri, Joe Viterelli (dos actores cuyos nombres casi no figuran pero que son comúnmente vistos en filmes de mafiosos), Dianne Wiest, Jennifer Tilly, Rob Reiner y el mismo Cusack, quien cumple como el alter-ego de Allen en pantalla.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

175. Vicky Cristina Barcelona

Vicky Cristina Barcelona. 2008

Woody Allen

Más lecciones de vida por parte de Woody Allen


Ya desde hace rato le estaba sacando la vuelta a esta película porque recibí comentarios mezclados acerca de ella, y realmente no quería recibir alguna decepción por parte de uno de mis directores favoritos.

En “Vicky Cristina Barcelona” Woody Allen nos presenta a un par de turistas americanas que viajan a Barcelona por diferentes razones, pero principalmente para encontrarse a sí mismas. Vicky (Rebecca Hall), comprometida con un joven y exitoso ejecutivo neoyorquino, aprovecha para adelantar su tesis sobre identidad catalana antes de casarse, mientras que Cristina (Scarlett Johansson), una cineasta frustrada, busca respuestas a su permanente insatisfacción por la vida. Entonces conocen a Juan Antonio (Javier Bardem), un pintor de ideologías muy liberales que las seduce y entra estrepitosamente a las vidas de ambas tras un fin de semana en Oviedo. Pronto el pasado del artista se hace presente a través de su lunática y pasional ex-esposa (Penélope Cruz), de la cual éste aún está enamorado, y todo se complica.

Y ya que hablamos de los actores, todos están magníficos, no hay discusión en ese sentido, aunque Johansson realmente no hace nada nuevo. A pesar de que los personajes de los actores españoles son un poco cliché, el director logra dotar a todos y a cada uno de sus personajes de una riqueza y profundidad para que a estos les sea posible dar rápidamente un giro de 180 grados, mostrando lo frágil que es nuestra naturaleza, para después dar otro giro similar y regresar las cosas a su lugar, porque aunque muchas cosas pasaron entre un punto y otro, todos volvieron a sus puntos de partida. Así es, Woody Allen nos da con cada filme que estrena una lección de vida. Incluso puedo decir que me vi reflejado en algún momento de mi vida con cada uno de los personajes principales.

Por otra parte, ha de joder mucho que algún extranjero venga y haga un tu ciudad una película mejor que las que tú haces, aproveche mejor tus locaciones, tus actores, tu música y tu cultura, y aún peor si utiliza el dinero de tus impuestos para financiar la producción, pero los catalanes deben entender que el documento sirve para mostrar muchos atractivos tanto de sus ciudades como de su estilo de vida, y de esta manera darles difusión. Por toda la controversia que se ocasionó a raíz de las subvenciones que el gobierno de Cataluña dio al filme, Allen mejor decidió refugiarse en su Nueva York, ciudad de la cual difícilmente volverá a salir.

8 de 10. Y sí, maldito Bardem.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

150. Broadway Danny Rose

Broadway Danny Rose. 1984

Woody Allen

De lo tibio de Woody Allen


En esta ocasión, Woody Allen interpreta a Danny Rose, un representante de talentos con un muy mal tino para escoger a sus clientes, entre los que se encuentra Lou Canova (Nick Apollo Forte), un cantante que tuvo un éxito hace muchos años y que ahora batalla para hacer despegar nuevamente su carrera. Para una presentación importante donde puede conseguir más contratos y shows, Lou pide de favor a Danny que traiga a su amante, Tina (Mia Farrow), y que se haga pasar por su novio para que a su vez la esposa de Lou no sospeche. Pero Tina tiene su propia historia, y habiendo sido novia de un mafioso italiano, la vida de Danny, así como su carrera, se ponen pronto en peligro.

A pesar de que “Broadway Danny Rose” es una buena comedia, se encuentra muy lejos de ser de lo mejor de Allen y podría considerarse más una película “de fórmula” que carece de esa genialidad del director, quien en muchas ocasiones ha demostrado ser capaz de manejar con mucho humor e ironía diferentes temas adultos. Aunque Allen logra tocar temas de la naturaleza humana en su aspecto más básico y darnos una idea de lo decepcionado que talvez alguna vez estuvo de la gente, sobre todo de la que está en el mundo del espectáculo (él a su vez comenzó su carrera como comediante), ni la historia ni los personajes alcanzan el encanto o la complejidad que sí se puede encontrar en filmes como “Deconstructing Harry”, “Sweet and Lowdown”, “Manhattarn Murder Mystery” y tantas otras.

Es bueno tener muchas películas de Woody Allen, en las cuales aún las malas (contando desde “Annie Hall”) son entretenidas o entrañables. Ojala este incansable creador no se nos vaya pronto…

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

118. Deconstructing Harry

Deconstructing Harry. 1997

Woody Allen

Woody Allen, el genio cinematográfico de nuestros tiempos

Nadie como Woody Allen. Con propuestas aparentemente sencillas que después se van complicando, el neoyorquino nos presenta continuamente historias interesantes, unas más personales que otras, según la época en que se hayan realizado. “Deconstructing Harry” talvez sea no sólo uno de los filmes más personales, autocríticos, honestos y geniales del director, sino de la historia del cine. Repleto de parodia hacia sí mismo y de referencias juguetonas como homenaje hacia sus ídolos cinematográficos como Ingmar Bergman o Jean-Luc Godard (en los cortes de edición), Allen se desnuda a sí mismo convertido en un personaje de una película mientras que éste personaje se desnuda a través de la literatura, dejando de paso a todos sus amigos y familiares ridiculizados y exhibidos continuamente a través de las páginas de sus libros.

Harry Block (Woody Allen) es un escritor medianamente exitoso que se ha echado a todos sus seres queridos encima, incluidas las mujeres que ha amado recientemente. Como una retrospectiva interna, el personaje convive con sus personajes, se mezcla entre ellos y hasta recibe de su parte consejos para arreglar su vida. Como parodia a “Fresas Salvajes”, de Bergman, aquí Harry también tiene que emprender un viaje a su alma máter (de donde fue expulsado) para ser honorado, pero en vista de que es una persona algo detestable y de pocos amigos, se ve obligado a pagarle a una prostituta para que ésta lo acompañe, luego de raptar a su hijo, al cual su madre no quería dejar ir.

El reparto incluye a Billy Cristal, Elisabeth Shue, Demi Moore, Tobey Maguire, Robin Williams, Stanley Tucci, Jennifer Garner, Paul Giamatti y Judy Davis, algunos de ellos como personajes de pequeños segmentos dentro de la literatura de Harry, que por supuesto, se parece mucho a los cuentos que Woody Allen ha publicado en su libro “Sin Plumas”, con esa maestría para dotarle toques de surrealismo, de filosofía y de crítica ácida (principalmente a la religión judía) a la comedia. No por nada el filme estuvo nominado al Óscar como Mejor Guión Original, perdiéndolo a manos de Matt Damon y Ben Affleck, quienes hicieron “Good Will Hunting”.

Woody Allen es un genio cinematográfico y ésta es una película que debe ser vista principalmente por su ingenio, pero también por cómo está tratada con distintos niveles y tipos de humor simple e inteligente. Por supuesto, algunos no disfrutan de este tipo de comedia…

9 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas