Archivo de la etiqueta: Western

187. 3:10 Misión Peligrosa

3:10 to Yuma. 2007

James Mangold

El mejor western de la década


Obviamente, el título de esta crítica tienen algo de ironía, pues es bien sabido que hoy en día (y por varias décadas ya) el western es un género muerto, que muy pero muy pocos cineastas se interesan por explorar.

“3:10 Misión Peligrosa” (qué título más bobo le pusieron en México) es una especie de remake de un filme de 1957, éste a su vez basado en un cortometraje de la misma década. Esta tercera versión es protagonizada por Russell Crowe y Christian Bale, dos de los actores más populares de los últimos tiempos, y dirigida por un director que, si bien no llama demasiado la atención, ya lleva un par de aciertos con “Walk the Line”, “Girl, Interrupted” y ahora esta.

Bale interpreta a Dan Evans, un ranchero que no ve el fin a sus deudas y está a punto de ser desalojado. Además de salir de esa situación, Dan busca el respeto de sus hijos, sobre todo el mayor, William (Logan Lerman), que parece admirar a los forajidos y criminales que se ganan fácilmente la vida, como es el caso de Ben Wade (Crowe), el bandido más peligroso de la zona, al cual se topan pronto cuando éste roba una caravana con mucho dinero. Con la ayuda de Evans, Wade es arrestado y entonces es arma un grupo de pistoleros para llevar al prisionero hasta una estación de tren, donde lo estarán esperando para llevarlo a una cárcel de máxima seguridad.

La historia es simple, como muchas veces es de esperarse en un western, pero la forma en que está tratada, la construcción de los personajes y las destacadas actuaciones hacen de esta película un poderoso vehículo dramático que toca temas como el honor, la familia, la decencia, la moral, la pobreza y la injusticia, entre otros. La manera en que los personajes están escritos y luego interpretados les dota de mucha vida, y permite llevar todo el recorrido con interés, salvo por algunas escenas nocturnas que se vuelven muy confusas por una fotografía demasiado low-key. Por todo lo demás, “3:10 to Yuma” resucita un género muerto alcanzando el nivel de otros clásicos del western.

Por otra parte, como que Luke Wilson no encuentra trabajo si no es a lado de Wes Anderson, ¿no es cierto?

8 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

61. El Asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford

The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford. 2007

Andrew Dominik

Excelente western, con magnífica fotografía y destacadas actuaciones

Se nota cuando un realizador consiente a su director de fotografía y lo deja trabajar, y con ello crear. Muy probablemente, el director neozelandés Andrew Dominik buscó y buscó hasta que logró cazar a su director de fotografía, el inglés Roger Deakins, quien creó junto a los hermanos Coen la estéticamente poderosa y majestuosa “El Hombre que Nunca Estuvo Ahí” y que ha colaborado en casi todos los filmes de ellos. Precisamente lo que más me impactó de “El Asesinato de Jesse James por el cobard Robert Ford” (por cierto, un título que tiene sus pros y sus contras) fue el manejo y conjunción de los planos, la fotografía, la composición y la dirección de arte para lograr unas imágenes de belleza excepcional, repletos de poesía y simbolismos.

El consentido Brad Pitt suele tener muy buen ojo para los papeles que elige, y ésta no es la excepción. Tal como lo plantea la película, Jesse James fue una leyenda americana, y como prueba de su trascendencia basta saber que desde 1908 hasta la fecha se han hecho cerca de 40 filmes acerca de o con el personaje, incluyendo una realizada por Fritz Lang y otra por Nicholas Ray. Pitt está muy bien en su interpretación, y si bien no representa un rol muy alejado de lo que suele hacer, Jesse James sí le plantea al actor los retos de mostrarse como una persona ensimismada, distante y en ocasiones, de sangre fría (a final de cuentas se trata de un asesino y ladrón).

Personalmente, creo que el más sobresale es Casey Affleck, quien la da más un aire a Christian Bale y a Cilliam Murphy que a su hermano Ben. Affleck tiene un papel dificilísimo y poco carismático, muy contrario al de Brad Pitt, poca gente aceptaría identificarse con “el cobarde” Robert Ford, pero la verdad es que el rol le plantea al hermano menor de Ben unos retos de los que el actor sale muy bien librado y hasta destacado, compitiendo por el protagonismo con el mismo Pitt y Sam Rockwell, quien generalmente está bien (lástima que haya estado involucrado en “Gentlemen Broncos”).

La cinta plantea un seguimiento a las vidas entrecruzadas de Jesse James y Robert Ford. Ambos, con varios años de diferencia y experiencia, pertenecían a bandas delictivas que asaltaban bancos y trenes tras la Guerra Civil, en un estado como Missouri, que, debido a su céntrica ubicación, se vio mucho más afectado por la guerra que otros. Si bien es de suponer que el guión se toma mil y una libertades con respecto a la realidad, creo que del personaje no se rescata la verdad sino la mística, y lo hace muy bien.

9 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

Prueba 15. El Libro de los Secretos

The Boof of Eli. 2010

The Hughes Brothers

Western profético y post-apocalíptico de acción

Anoche fui al cine sabiendo de antemano a lo que iba: entretenimiento algo mamón. Y fue precisamente lo que encontré.

El filme en sí no tiene nada nuevo, pero tiene un reparto bastante decente, con las participaciones de Denzel Washington, Gary Oldman, Mila Kunis, Ray Stevenson (¡qué buena, buena, buena serie era “Roma”, lástima que la Historia sólo daba para dos temporadas), Michael Gambon (a.k.a. New Dumbledore en la franquicia de “Harry Potter”), y hasta el músico/ya actor Tom Waits, quien sabe escoger casi, casi muy bien las películas en las que se involucra. Incluso pensé que salía por ahí el buen Flea de los Red Hot Chili Peppers como el líder de una banda de malosos, pero resultó que era otro tipo, y Malcolm McDowell (“Naranja Mecánica”, “Heroes” y “Calígula”, entre otras) aparece también en un papel pequeño. Ningún solo actor es realmente exigido, pero creo que el error está en poner a Mila Kunis, que me encanta en “That 70’s Show”, pero a la cual es muy difícil tomar aunque sea un poco en serio, como a Asthon Kutcher (sin comentarios).

Bueno, por lo demás la película avanza sin muchos problemas, y es que también hay que darse cuenta que las líneas en este tipo de películas ya están bien trazadas. Aún así, el filme tiene algunos destellitos que la hacen destacar un poco dentro de su género. Dentro de la trama existe una pequeña crítica hacia la Iglesia y las religiones, nada demasiado atrevido, pero que al menos le ayuda a dar algo de sentido a lo que está sucediendo. Se supone que estamos en un mundo post-apocalíptico donde un hombre negro (una vez más se demuestra que esta raza es más fuerte y capaz de sobrevivir) se convierte en una especie de profeta con buen gusto musical (Al Green, baby!) y súper habilidades con las armas y pistolas. El hombre carga con un “misterioso” libro mientras trata de no meterse en problemas, pero parece que los problemas lo buscan a él. Entonces conoce a una chavita que decide seguirlo, con todo lo que esto trae consigo.

Los directores, los un tanto desconocidos hermanos Hughes, abusan de un par de fenómenos de edición que están choteándose demasiado rápido y que yo podría llamar montaje de edición y hero-shot (o también U.S. Army slow-motion). Saben a qué me refiero, ¿verdad? El primer término es ese tipo de edición que varios directores de acción incluyen a veces sin darse cuenta que YA NO ESTÁN EN EL TRAILER, si no en la película, por lo que ya no tiene sentido incluir los flashes y hacer tantas hero-shots. Este segundo término es muy fácil de comprender. Basta ver los anuncios que se lanzaron para la campaña estadounidense de Join the Army hace algunos años, pero se trata de hacer tomas (generalmente en cámara lenta) para engrandecer a un personaje al que debemos ver como héroe. Algunas secuencias de peleas dejando ver claramente que ya “Kill Bill” empezó a dictar cómo se van a rodar las escenas de acción y otras escenas de balaceras pues tienen toques creativos de dizque-plano-secuencias pero recuerdo haber ya visto algo similar. Y dentro de todo esto, se utiliza a la religión para patear traseros de maneras espectaculares, algo así como lo que sucede en la realidad…

La película es entretenida, y uno ya sabe a lo que se atiene al entrar a ver este tipo de películas por lo que yo sólo digo que sobre aviso no hay engaño. Aplausos para la dirección de arte y en un poco menor escala la dirección de foto, que juntas logran hacer un ambiente peculiar a pesar del cliché de que en el futuro lo único que jala es lo del pasado (exceptuando el iPod, por supuesto). Por otra parte, yo sé que la trama lo justifica, pero al ponerle lentes oscuros a algunos personajes, se pierde en definitiva una de las dos más poderosas armas de un actor: su mirada.

Para los que vieron el capítulo de South Park acerca de los mormones (temporada 7, “All About Mormons”), el final les hará reír un poco. Y con el final, no me refiero a la tontera que siembran como “posibilidad de secuela”.

6 de 10. Pfff ya extrañaba hacer una crítica… Esta fue la última prueba, ahora sí arrancamos este domingo con una vieja conocida.

3 comentarios

Archivado bajo Críticas