Archivo de la etiqueta: Thriller

245. La Reunión del Diablo

Devil. 2010

John Erick Dowdle

No es otra tonta película de M. Night Shyamalan (bueno, sí lo es)

Debo confesar que hace rato que quería usar este título para una crítica, pero tuve que esperar hasta el momento en el que no tuviera que pagar un solo centavo por ver este filme del cual realmente tenía muy malas expectativas.

Para los guiones de M. Night Shyamalan hay qué aplicar la siguiente regla: imaginarse el final más inesperado. Como dicen muy atinadamente los de College Humor en un video/sketch (muy recomendado) que parodia de espléndida manera al director hindú, sus películas están basadas en puntos de giro en el argumento, y desde hace rato que éstos APESTAN. Lo que comenzó como una carrera muy pero muy prometedora con títulos como “El Sexto Sentido”, “Unbreakable” y hasta “The Village” (la cual yo sí defiendo) para luego caer en picada en el último lustro.

En esta ocasión es el director norteamericano John Erick Dowdle el encargado de traducir un guión de Shyamalan (co-escrito con Brian Nelson) a la pantalla de cine. El también realizador de la versión estadounidense de “Rec” hace lo que puede con lo que tiene a la mano, y en cierta manera se sale con la suya entregando una película medianamente entretenida con los factores de suspenso tipo “Saw” y similares, confinando a una serie de personajes a un espacio cerrado y claustrofóbico, en este caso un elevador, en el cual poco a poco sacarán sus verdaderas personalidades.

Se echa de menos el ingenio que Shyamalan, hoy batido contra las cuerdas, imprimía en sus primeras obras. Hoy todo es muy claro, evidente o simplemente absurdo.

6 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

243. Machete

Machete. 2010

Ethan Maniquis, Robert Rodriguez

Cambiando la guitarra por el machete


Ya todos o casi todos sabrán que “Machete” es una película que nació de un trailer falso incluido en la película “Grindhouse”, una doble presentación por parte de los secuaces Tarantino y Rodriguez, ambos muy enfocados en glorificar el cine serie B.

Sin otras pretensiones que las de divertir, entretener y reírse de su propia cultura, Rodriguez nos presenta su más reciente flick que co-dirige con su editor de toda la vida, Ethan Maniquis, con una trama sencilla y hasta cierto punto repetida que sirve de parodia en parte hacia los cientos de filmes de acción que se toman muy en serio sus guiones vacíos, pero también hacia sus mismas creaciones, dígase la saga Mariachi. El director nacido en Texas sabe perfectamente a lo que le está tirando y conoce muy bien su juego. En realidad, el personaje de su sonada ópera prima no dista mucho del que hoy presenta en la emblemática figura de Danny Trejo, al cual por fin se le cumple el sueño de protagonizar un filme interpretando a este recurrente personaje, que al parecer también ha salido en la saga “Spy Kids”. La verdad no pienso corroborarlo por mi cuenta.

Me imagino que Rodriguez ha de ser un personaje muy carismático, y que poco ha cambiado en su forma de ser, de rodar y de soñar desde que comenzó su carrera. De esta manera, me imagino, consigue tener nuevamente un reparto de súper lujo. Yo creo que los demás actores le siguen el juego y simplemente se divierten con sus ocurrencias, burlándose de su misma profesión, sobreactuando, caricaturizando y demás. Es así que “Machete” podemos ver a Robert De Niro, Jessica Alba, un rescatado pero graciosísimo Steven Seagal en su primer papel de villano, una Michelle Rodriguez que se ve mejor que nunca, una Lindsay Lohan en un rol que le queda muy bien, Cheech Marin y, por supuesto, Danny Trejo. Se sabe que Chris Cooper rechazó un papel que le ofrecían por considerar el guión “lo más absurdo que he leído”. Todo está en saber ver el juego, pero esta habilidad del director es algo realmente destacable, sea cual sea su método de reclutamiento.

La verdad es que el filme tiene muy buenos gags, algunas buenas escenas de acción, y cumple perfectamente su objetivo de divertir mofándose de las películas del género.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

239. Winter’s Bone

Winter’s Bone. 2010

Debra Granik

Magníficas actuaciones y reparto


Creo que las dos cosas más importantes que uno como director tiene qué tener a su disposición antes de comenzar a filmar cualquier cosa de ficción son un buen guión y buenos actores. La fotografía, el diseño de producción y otras cosas adicionales pueden ser simplificadas, reemplazadas, intencionalmente saboteadas o simplemente mal realizadas, pero si los dos elementos antes mencionados tienen la fuerza suficiente, la película terminará por triunfar. Con esto no quiero decir que en “Winter’s Bone” fallen los aspectos técnicos, pero la película parte de una base muy sólida con una cautivadora trama y unas actuaciones soberbias. Alguien hizo un magnífico trabajo de casting y selección de reparto.

Con su segundo largometraje, la norteamericana Debra Granik nos trae una interesante historia acerca de una joven de 17 años que tiene que trabajar para sostener a su familia mientras busca a su prófugo padre, quien tiene que presentarse en una audiencia en la corte, porque de otra manera perderán la casa en la que viven. El filme, basado en la novela homónima de Daniel Woodrell, está ambientado en un pequeño poblado de los Estados Unidos, una especie de Twin Peaks versión white-trash y plagado de laboratorios de metanfetaminas.

Con las recientes nominaciones a los Óscar, la película recibió nominaciones por Mejor Película, Mejor Guión Adaptado, Mejor Actriz Principal y Mejor Actor de Reparto, todas ellas muy merecidas, principalmente para Jennifer Lawrence. Los críticos no han hecho más que adular el filme, yo me enteré de su existencia porque alguien me lo recomendó en Twitter y no tenía expectativas acerca de él, así que me llevé una grata sorpresa, pero ni siquiera cercana a la que me llevé con ver “Catfish” un poco más tarde…

8 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

233. Sangre por Sangre

Blood In, Blood Out. 1993

Taylor Hackford

La película épica sobre mexicanos en Estados Unidos


Bien, pues finalmente vi esta película que mi vecino me había recomendado varias veces y lo tuve qué hacer de la manera en que él me dijo: doblada al español. El doblaje de “Sangre por Sangre” es quizá el peor y a la vez el mejor que he visto, la verdad no me arrepiento de haberla visto así. Ya que muchos personajes son de origen latino, en el doblaje y traducciones se hace un verdadero desmadre que ningún mexicano no puede evitar reírse por la mezcla de acentos, frases que suenan rarísimas y demás.

Con todo y todo, la cinta es para los chicanos y mexicanos del este de Los Ángeles lo que las cintas de Scorsese son para los inmigrantes italianos o lo que “Scarface” pudo haber sido para los cubanos exiliados en Miami, aunque desgraciadamente no tiene el nivel de factura de ninguna de éstas. “Sangre por sangre” habla de muchísimas cosas, como queriendo abarcar todos y cada uno de los temas y problemas inminentes a la migración, al racismo, a la violencia de pandillas, a tragedias en las familias, a los excesos en el arte, las drogas, la pelea por el honor y un largo, largo etcétera. Esto podría ser un error, pero de alguna manera la película se sale con la suya porque entre que es una cosa o es la otra se mantiene entretenido e interesado al espectador, sobre todo a través de unos personajes con arcos de transformación muy interesantes y dramáticos.

Basada en las experiencias reales del poeta y escritor Jimmy Santiago Baca, la cinta se centra en el personaje de Miklo (Damian Chapa) un americano rubio y de ojos azules de padre estadounidense y madre mexicana que por su mezcla no encuentra lugar en un entorno dominado por la guerra entre las pandillas Tres Puntos y Vatos Locos. Buscando probarse ante sus familiares y amigos, principalmente ante sus primos Cruz (Jesse Borrego, que le da un aire a Gael García Bernal) y Paco (Benjamin Bratt), Miklo mata casi accidentalmente al jefe de la pandilla rival en un enfrentamiento y va a prisión. Entonces la vida de cada uno de ellos toma rumbos muy distintos. Miklo sufre una radical e interesante transformación que lo lleva a colocarse como el jefe de una nueva y poderosa organización criminal (verdaderamente este personaje nos podría dar algunas pistas de cómo alguien llega a transformarse en un peligroso líder), mientras que Cruz se convierte en un artista con problemas de drogadicción y su hermano Paco en un destacado detective antinarcóticos de la policía. Un interesante discurso nos habla de la sangre y la hermandad más allá de los pecados y errores de cada uno, un dilema bastante difícil de sortear… Lo que alguna vez fuiste contra lo que crees que es correcto ser, por lo que siempre has luchado y lo que no puedes evitar ser si creces en un ambiente tan hostil.

Aunque a veces el exagerado drama presentado parece de telenovela, impresión ayudada por unas actuaciones regulares, este filme es emblemático, fuerte y sin duda representa la más cercana aproximación en el cine a la cultura chicana hasta el momento, razón suficiente para echarle un ojo.

8 de 10, ese.

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

230. La Comunidad

La Comunidad. 2000

Álex de la Iglesia

Muchos errores inocentes le restan muchos puntos

Aunque Álex de la Iglesia tiene buenas ideas que podrían ayudar a mejor mucho el actual nivel del cine español, a veces, desgraciadamente carece de toque fino tanto en sus guiones como en la forma de ejecutarlos y llevarlos a la pantalla.

El hoy presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y director de filmes que han alcanzado el estatus de culto como “El Día de la Bestia” y “Acción Mutante”, nos presenta en esta ocasión la historia de Julia (Carmen Maura), una agente inmobiliaria en sus 40 que decide tomarse la libertad de quedarse unos días en un elegante departamento que está intentando rentar durante unos días. Para pronto está instalada, el vecino de arriba muere y con ello desata una feroz lucha entre los inquilinos del edificio por una cantidad millonaria en metálico que se encuentra asegurada en el departamento del difunto y que es descubierta y asegurada rápidamente por Julia, para ira de los demás.

Con un marcado tono de humor negro, la cinta tiene momentos muy agradables y en general se deja ver fácilmente, aunque no puede dejar de pensar que con un poco más de trabajo o mejor gusto se podría haber alcanzado una verdadera joya en el género de comedia. La mano de Álex de la Iglesia es notoria, aunque esto no es precisamente algo completamente bueno. Al guión le faltan algunas adecuaciones puesto a que muchas cosas menores se resuelven muy gratuitamente, haciendo que las acciones de los personajes resulten demasiado estúpidas y sin sentido, con el único fin de llevar la trama hacia algún lugar que le conviene al director, pero que no atrapa al espectador. Un claro ejemplo de esto es que Julia, al día siguiente que se separa de su novio, y con maleta cargada de dinero en mano, lista para escapar, decide quedarse un rato más en el edificio porque uno de los inquilinos, un cubano dizque ligador, la invita a una fiesta esa noche. Digo, con ese dinero para qué necesita irse con el primer tipo que se le insinúe y poner en riesgo su fortuna tan fácil e inocentemente… Como esto, hay fácil unas 4 ó 5 decisiones importantes que toman los personajes sin hacer uso de la simple lógica, algo que, por cierto, sucede con frecuencia en el cine español, principalmente en la comedia. Además, los españoles limitan su audiencia y el entendimiento de la gente de habla hispana con su pésima dicción y  la velocidad en la que sus actores recitan los diálogos, han de pensar que todos son madrileños de La Latina.

A veces, al director también se le nota cierta ingenuidad al momento de dirigir o poner en un mismo plano a un gran grupo de actores, dándoles acciones tontas que parecen ser sólo para llenar el cuadro. Algunos diálogos también pecan de ser demasiado inocentes, fáciles, lo mismo que sucede con la forma en la que el director finalmente resuelve todo.

Como dije, y haciendo estos aspectos un poco más especializados a un lado, la película se deja ver y aún con todas sus fallas resulta disfrutable, desgraciadamente no llega a una calificación más alta de un 6 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

229. Serial Mom

Serial Mom. 1994

John Waters

“El único serial que conozco es Rice Krispies”

Yo creo que a mucha gente se nos han ocurrido personajes como los que John Waters presenta en “Serial Mom”. Una madre cariñosa, ama de casa ejemplar, que tiene un lado oculto y se convierte en una sanguinaria asesina que escoge a sus víctimas según sus estándares morales, es decir, quien viola sus férreos códigos de conducta y modales. Quizá sería un buen personaje para un sketch de comedia.

Desde el inicio, Waters presenta un texto en el que afirma que los personajes que va a presentar son reales, y que la historia está basada en cosas que verdaderamente sucedieron, algo que por supuesto no es cierto. “Serial Mom” tiene el acierto de no tomarse en serio a sí misma nunca, y así es mucho más fácil de llevar y de digerir los errores que pueda haber en la trama. A John Waters, el llamado rey del mal gusto (y creo que con mucha razón), no le interesa construir una comedia inteligente, sino que desenfadadamente, en un estilo muy adolescente, presenta a sus personajes y sus acciones entre la ironía, la sátira y el humor negro, le guste a quien le guste…

Todos los personajes están exagerados pero resultan agradables y cómicos, principalmente la familia americana en apariencia perfecta conformada por Kathleen Turner en el papel de la mamá psicótica, Sam Waterson como el padre de familia (un simple dentista), y los hijos Ricki Lake y Matthew Lillard, a quien hemos visto en la saga “Scream” y más reciente también en la de “Scooby Doo”.

7 de 10. Resulta una buena opción para pasar el rato y echarse unas buenas risas, nada más, aunque tampoco es para todos los gustos…

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

227. Alien Resurrection

Alien Resurrection. 1997

Jean-Pierre Jeunet

Devolviéndole un poco de prestigio a la saga


Ridley Scott, James Cameron, David Fincher y Jean-Pierre Jeunet. Pocas sagas en la historia del cine pueden presumir de contar con directores de primera línea para cada una de sus entregas como la de “Alien”. Si bien David Fincher debutada como director como “Alien 3” y Jean-Pierre Jeunet llegaba después de cosechar dos éxitos con las únicas dos películas que tenía hasta la fecha, “Delicatessen” y “La Ciudad de los Niños Perdidos”, mientras que Scott y Cameron llegaban con un cartel más amplio, hoy por hoy los cuatro son nombres muy pesados e importantes dentro de la industria fílmica internacional.

Luego de que Danny Boyle, Peter Jackson y Bryan Singer desecharan la invitación de dirigir la cuarta entrega, fue Jean-Pierre Jeunet el que finalmente le vino a devolver un poco de su prestigio original a la saga tras dos desastrosas secuelas, apoyado en un guión que finalmente hizo nuevas preguntas y añadió nuevos elementos en juego, porque previamente sólo debería definirse cómo iba a introducirse nuevamente al alienígena, quién sería el primero en morir para que finalmente le creyeran a Ripley de la existencia de tal criatura y quién iba a ser el idiota que la iba a dejar escapar.

Si bien el concepto básico de que la teniente Ripley es clonada con todo y bebe extraterrestre en el interior de su pecho es bastante ridículo, lo importante es que de ahí la película presenta situaciones nuevas y personajes interesantes, incluyendo un buen elenco en el cual se puede encontrar a Winona Ryder, Ron Perlman, Dan Hedaya y, por supuesto, Dominique Pinon, quien ha aparecido en todos los filmes del director francés. A pesar de tener apariencia humana, Ripley tiene condiciones físicas mejoradas por haber mezclado su ADN con el del alienígena, que resulta ser una reina capaz de reproducirse, esta vez, sin la necesidad de poner huevos, producto también de la mezcla con la sangre de Ripley. Después, el guión se aventura a presentar las últimas consecuencias de esto con resultados interesantes pero algo arriesgadas.

El elogiado estilo visual de Jeunet se hace presente, y no sólo eso sino que los efectos digitales, aunque aún perfectibles, son mucho más superiores que el de la entrega pasada. El diseño de producción, uno de los tantos logros de la película original, es nuevamente cuidado y tratado con cariño. Asimismo, el filme toma un giro hacia el tono de la primera entrega, lo cual se agradece mucho.

Ahora sólo nos queda esperar a ver qué hace nuevamente Ridley Scott con una supuesta precuela. Tengo mucha fe en que le irá muy bien.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas