Archivo de la etiqueta: Terror

245. La Reunión del Diablo

Devil. 2010

John Erick Dowdle

No es otra tonta película de M. Night Shyamalan (bueno, sí lo es)

Debo confesar que hace rato que quería usar este título para una crítica, pero tuve que esperar hasta el momento en el que no tuviera que pagar un solo centavo por ver este filme del cual realmente tenía muy malas expectativas.

Para los guiones de M. Night Shyamalan hay qué aplicar la siguiente regla: imaginarse el final más inesperado. Como dicen muy atinadamente los de College Humor en un video/sketch (muy recomendado) que parodia de espléndida manera al director hindú, sus películas están basadas en puntos de giro en el argumento, y desde hace rato que éstos APESTAN. Lo que comenzó como una carrera muy pero muy prometedora con títulos como “El Sexto Sentido”, “Unbreakable” y hasta “The Village” (la cual yo sí defiendo) para luego caer en picada en el último lustro.

En esta ocasión es el director norteamericano John Erick Dowdle el encargado de traducir un guión de Shyamalan (co-escrito con Brian Nelson) a la pantalla de cine. El también realizador de la versión estadounidense de “Rec” hace lo que puede con lo que tiene a la mano, y en cierta manera se sale con la suya entregando una película medianamente entretenida con los factores de suspenso tipo “Saw” y similares, confinando a una serie de personajes a un espacio cerrado y claustrofóbico, en este caso un elevador, en el cual poco a poco sacarán sus verdaderas personalidades.

Se echa de menos el ingenio que Shyamalan, hoy batido contra las cuerdas, imprimía en sus primeras obras. Hoy todo es muy claro, evidente o simplemente absurdo.

6 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

227. Alien Resurrection

Alien Resurrection. 1997

Jean-Pierre Jeunet

Devolviéndole un poco de prestigio a la saga


Ridley Scott, James Cameron, David Fincher y Jean-Pierre Jeunet. Pocas sagas en la historia del cine pueden presumir de contar con directores de primera línea para cada una de sus entregas como la de “Alien”. Si bien David Fincher debutada como director como “Alien 3” y Jean-Pierre Jeunet llegaba después de cosechar dos éxitos con las únicas dos películas que tenía hasta la fecha, “Delicatessen” y “La Ciudad de los Niños Perdidos”, mientras que Scott y Cameron llegaban con un cartel más amplio, hoy por hoy los cuatro son nombres muy pesados e importantes dentro de la industria fílmica internacional.

Luego de que Danny Boyle, Peter Jackson y Bryan Singer desecharan la invitación de dirigir la cuarta entrega, fue Jean-Pierre Jeunet el que finalmente le vino a devolver un poco de su prestigio original a la saga tras dos desastrosas secuelas, apoyado en un guión que finalmente hizo nuevas preguntas y añadió nuevos elementos en juego, porque previamente sólo debería definirse cómo iba a introducirse nuevamente al alienígena, quién sería el primero en morir para que finalmente le creyeran a Ripley de la existencia de tal criatura y quién iba a ser el idiota que la iba a dejar escapar.

Si bien el concepto básico de que la teniente Ripley es clonada con todo y bebe extraterrestre en el interior de su pecho es bastante ridículo, lo importante es que de ahí la película presenta situaciones nuevas y personajes interesantes, incluyendo un buen elenco en el cual se puede encontrar a Winona Ryder, Ron Perlman, Dan Hedaya y, por supuesto, Dominique Pinon, quien ha aparecido en todos los filmes del director francés. A pesar de tener apariencia humana, Ripley tiene condiciones físicas mejoradas por haber mezclado su ADN con el del alienígena, que resulta ser una reina capaz de reproducirse, esta vez, sin la necesidad de poner huevos, producto también de la mezcla con la sangre de Ripley. Después, el guión se aventura a presentar las últimas consecuencias de esto con resultados interesantes pero algo arriesgadas.

El elogiado estilo visual de Jeunet se hace presente, y no sólo eso sino que los efectos digitales, aunque aún perfectibles, son mucho más superiores que el de la entrega pasada. El diseño de producción, uno de los tantos logros de la película original, es nuevamente cuidado y tratado con cariño. Asimismo, el filme toma un giro hacia el tono de la primera entrega, lo cual se agradece mucho.

Ahora sólo nos queda esperar a ver qué hace nuevamente Ridley Scott con una supuesta precuela. Tengo mucha fe en que le irá muy bien.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

223. Alien 3

Alien 3. 1992

David Fincher

Un complicadísimo debut para David Fincher


Vaya manera de arruinar las cosas con las secuelas. Una vez que el público ha comprendido esto y se ha visto una y otra vez del seguimiento que se le ha dado a las historias que lo cautivaron, los estudios inventaron las precuelas, que seguramente durante un rato les darán muchos millones de dólares. De hecho, hace poco se anunció una precuela de “Alien”, dirigida por Ridley Scott, lo que renovó mi interés por ver la saga completa un poco más a conciencia esta vez.

En “Alien 3” se violan algunas “leyes de las secuelas” tan pronto y comienza la cinta. Específicamente, todos los personajes que vimos en la segunda entrega (menos la teniente Ripley, por supuesto) mueren cuando la nave en la que viajaban se estrella en un planeta que sirve como prisión exclusiva para hombres, una prisión bastante deteriorada y olvidada, por cierto. Para hacer justicia, hay qué decir que desde el momento en el que todos los pasajeros de la nave Nostromo (por mucho, los secundarios más interesantes de la saga) fueron asesinados por el alienígena y sólo sobrevivió el personaje de Sigourney Weaver, que es despertada en la secuela después de muchos años e igualmente toda la gente que ella alguna vez conoció (incluida su hija) ha muerto ya, la línea temporal y toda el discurso de la saga se centró en dos cosas: la supervivencia o la batalla entre Ripley y el extraterrestre, y la compañía intentando hacerse de la bestia para su división de armas biológicas.

Habiendo dicho esto, me parece que el hecho de que la gente se indigne porque los personajes de la segunda entrega sean tajantemente asesinados por la pluma del guionista de la tercera tan pronto en el metraje, sin siquiera hacer el experimento de dejar alguno medio moribundo (salvo por el androide Bishop), parece estar un poco de más. La saga se arruinó inmediatamente con las secuelas, pero un novato Fincher, quien entró como substituto del neocelandés Vincent Ward, se vio presionado por el estudio y sin un guión terminado al momento de iniciar rodaje. El acierto que tiene “Alien 3” es el de regresar al género original de la serie: el terror. Desgraciadamente la bestia “ya no es la misma” (en palabras de la misma Ripley) pues ahora supuestamente se mueva más ágilmente, situación que provocó que Fincher echara mano de un alienígena 3D que se ve HORRIBLE y que es, en definitiva, el peor error que tiene la cinta después de un guión insalvable. Aún así, yo considero que la propuesta del director de “Se7en” y “Fight Club” es mejor que la de James Cameron, aunque eso no es precisamente algo que la salve de la quema.

Afortunadamente, David Fincher corrigió rápidamente el camino de su carrera, y todo quedó en un debut lamentable, con mucha presión pero con un presupuesto que difícilmente alguien consiga para su primera película.

5 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

216. Alien: El Octavo Pasajero

Alien. 1979

Ridley Scott

Merecedora de todos los aplausos


Ya se ha dicho muchísimo sobre esta película, y muy probablemente cualquier cosa que yo pueda agregar ya alguien más lo dijo. La primera entrega de la saga “Alien” es simplemente una obra maestra del género, por muchas razones. Su complicada concepción y los elementos que poco a poco se fueron sumando para que finalmente esta película fuera realizada son tan interesantes como el resultado final, donde Ridley Scott nos entrega una película de terror con elementos de ciencia ficción.

El filme tardó más en gestarse que lo que le tomó a la criatura matar a toda la tripulación de la nave comercial Nostromo, salvo por la Teniente Ripley, por supuesto. En su origen, mucho tiene qué ver un proyecto fallido de Alejandro Jodorowsky por adaptar la novela “Dune” al cine, (más tarde fue David Lynch quien finalmente tomó este proyecto). Se dice que el chileno había contactado a Salvador Dalí y a Orson Welles para estelarizar la cinta, que sería musicalizada por Pink Floyd (imagínense eso). Más tarde, se incluirá al artista suizo H. R. Giger para ciertos aspectos del diseño de producción, así como al artista de cómics Jean “Moebius”. Al cancelarse este proyecto, Dan O’Bannon, involucrado en el guión de la adaptación, se dedicó a terminar de escribir el guión de “Alien” y finalmente Giger terminó siendo el responsable de algo más que el diseño conceptual de la criatura alienígena (basándose en su obra “Necronom IV”, mostrada en la foto), mientras que los storyboards que Moebius realizó para Ridley Scott sirvieron para que la Fox les doblara el presupuesto de $4.2 a $8.4 millones de dólares.

El filme comienza describiendo lentamente el lugar en el cual se llevará a cabo la mayor parte de la acción, una nave oscura y gigantesca que cuenta con un sistema de inteligencia y pilotaje parecido a HAL 9000, de “2001: Odisea en el Espacio”. Incluso Scott ha dicho que el filme de Kubrick, así como “Star Wars” y “La masacre de Texas” fueron inspiración para la película. El ritmo que toma la película se vuelve clave para generar suspenso, el director sabe manejar los tiempos y darle el metraje necesario a cada segmento para colocar al espectador en una inercia difícil de parar, todo esto a la par de una música y un diseño sonoro ambiental excepcionales donde incluso llegamos a tener 6 minutos del inicio del filme sin diálogos. Por si esto fuera poco, en el reparto de una película de monstruos que el mismo revisor de guiones calificó como una especie de “Tiburón” (la cinta de Spielberg, naturalmente) ambientado en el espacio, se encuentran nombres como Harry Dean Stanton, Ian Holm, Ian Holm y una entonces desconocida Sigourney Weaver.

Scott acierta en todo, no así otros directores de la talla de James Cameron o David Fincher, encargados de las siguientes dos secuelas. Scott utiliza un traje y equipos robotizados para mostrar sólo lo necesario del alienígena y no más. Yo insisto en que en los filmes de terror es mejor no mostrarlo todo y dejar que el resto sea completado por la mórbida imaginación del espectador.

Para los que viven en Monterrey, les habrá tocado ir al Kokoloco antiguo, en el cual el bar que había abajo y que durante algún tiempo fue casi el único lugar donde se podía escuchar buena música, llevaba el nombre de Nostromo, y sus interiores estaban decorados como aquella nave espacial.

9 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

203. Antichrist

Antichrist. 2009

Lars von Trier

Densa, confusa, claustrofóbica y algo gore


Escribir esta crítica y traer de nuevo las imágenes de esta película a mi mente resulta especialmente complicado por el dolor de cabeza que me cargo.

“Antichrist” es la película de un Lars von Trier que no terminaba aún de salir de una fuerte depresión que logra permear en la obra final, resultando en un filme difícil de disfrutar, pesado, confuso, claustrofóbica, oscuro, gore y algo redundante, como esas ideas negativas que vuelven una y otra vez a la mente de cualquiera que sufre en ese estado.

Desgraciadamente, la historia no toma una dirección clara, sino que parece que deliberadamente confunde conceptos para nunca explicar claramente los motivos de los únicos dos personajes que aparecen en el filme, muy bien interpretados por Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg, ésta última muy aclamada por su interpretación. El filme presenta a una pareja completamente desbalanceada tras la muerte irresponsable de su hijo de escasos meses de edad.

A pesar de una muy buena ejecución, con bellas imágenes que se mueven entre la poesía, la metáfora, el surrealismo, la religión y la violencia explícita, el filme logró que 4 personas se desmayaran en la premiere en el festival de Cannes. Tras la presentación, Trier se autoproclamó el mejor director del mundo entero en una entrevista. Mucho se le podrá agradecer a este compadre, pero no esta película, que parece un proyecto arruinado por un productor imbécil que dio a conocer la mayor revelación del guión original: que el mundo había sido creado por Satanás, y no por Dios. De haber persistido esa idea, otra película hubiera resultado, quizá mucho mejor…

6 de 10. Ver bajo su propio riesgo, yo no la recomiendo…

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

201. The Changeling

The Changeling. 1980

Peter Medak

Terror y suspenso en una dosis perfecta


Nuevamente desempolvando películas de terror que talvez no tienen el estatus que se merecen. “The Changeling” es una mezcla tan perfecta como difícil de conseguir entre dos géneros que normalmente conviven juntos: el terror y el suspenso, siendo el segundo el que le da sustento al primero. El director de origen húngaro Peter Medak sabe cuando le conviene virar de un género a otro para mantener siempre el interés del espectador por una historia tan interesante como espeluznante acerca de un compositor (George C. Scott) que se muda a una casa antigua y de dimensiones totalmente exageradas para sus necesidades. En ella se encuentra al espíritu enfadado de un niño que fue asesinado mucho tiempo atrás y que busca, como todos, que se haga justicia y que se sepa una incómoda y peligrosa verdad que toma tintes de complot político.

“The Changeling”, titulada “El intermediario del diablo” tanto en México como en Argentina, es otro claro ejemplo de lo que el terror debe significar, lo que se debe hacer con este tipo de historias, toda vez que todo (o casi todo) en la historia parece estar justificado, y por si esto fuera poco, está basada en las experiencias personales del escritor Russell Hunter, quien argumenta haber vivido algo muy similar en su casa en Denver, su ciudad natal, en la cual descubrió un ático en el cual una familia había encerrado a su hijo paralítico para recibir una jugosa herencia. Básicamente, algo muy parecido a lo que terminó siendo su guión…

La música está muy bien, aún con algunos soniditos pasados de moda, pero sospecho que precisamente esas notas de sintetizador ayudan a situar la película en una época en la que se hizo muy buen terror, ayudando (talvez sin siquiera buscarlo) esta disociación con otras joyas del género.

La cinta tuvo una secuela no oficial en 1987 realizada en Italia, que muy probablemente no valga la pena ver.

9 de 10 también.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

200. The Innocents

The Innocents. 1961

Jack Clayton

Directores de terror, tomen nota


A veces, en el pasado, encontramos enseñanzas valiosas, cosas que se sabían y que, por el motivo que sea, se han dejado de hacer o se han olvidado. Si hoy intentáramos buscar cineastas que hicieran buen terror, talvez nos sobrarían dedos en la mano. “The Innocents” es un ejemplo de alternativas que incluso el día de hoy se pueden tomar en un género que pocos se atreven a intentar renovar.

Ambientada en una epoca anterior (una de las cosas que también se hacen poco el día de hoy), la película también tiene la constante de estar ambientada en una casa gigantesca en la cual han sucedido eventos trágicos y desafortunados, pero en este caso la casa no toma poderes mágicos ni es la encargada de asustar, repeler o hacer ruidos, sino que dos fantasmas, cuya presencia se puede sentir y “sufrir” durante casi todo el metraje, son los que inyectan la tensión a la historia, a veces a través de dos niños, una niña y un niño, que parecen en ocasiones actuar como poseídos por estos espíritus, y a los cuales se les ha asignado una institutriz nueva.

La curiosa manera en que está planteada esta historia y su ejecución hacen que el espectador se involucre en ella y aporte su propia imaginación, deducciones y miedos, pues las cosas no son tan claras ni tan sencillas como a veces se quiere hacer creer en otras películas de terror, en otras palabras, no se sabe quién es el enemigo realmente, algo que resulta tan desconcertante como perturbador.

El inglés Jack Clayton también sabe arrancarle unas muy buenas actuaciones tanto a Deborah Kerr como al resto del elenco, aunque las actuaciones deben entenderse en el contexto de otra época y otra escuela actoral más cercana a la teatralidad.

9 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas