Archivo de la etiqueta: Superhéroes

171. Kick-Ass

Kick-Ass. 2010

Matthew Vaughn

No es otra tonta película de adolescentes losers


A todos nos cae bien Michael Cera, y seguramente será un tipo genial y gracioso, pero en torno a su apariencia de loser y/o geek se han generado ya tantos personajes, así como un tipo de humor que algunos sabrán hacer bien, mientras que otros no tanto. La verdad renté “Kick-Ass” pensando en que me toparía con otra comedia sobre adolescentes tontos (no es que “Napoleon Dynamite” o “Supercool” tengan algo de malo), pero me encontré con algo que llegó a ser mucho más.

Matthew Vaughn es un tipo que principalmente se ha dedicado a la producción, colaborando en filmes como “Layer Cake”, los tres primeros de Guy Ritchie y, más recientemente, en “Harry Brown”, por mencionar algunos. ¡Y yo que lo había confundido con el actor Vince Vaughn!

Bien, pues la cinta sí comienza como un filme más de adolescentes, con Dave Lizewski, un aficionado a los cómics al que se le ocurre la brillante idea de convertirse en superhéroe y con un crush que parece imposible con la chica bonita de su escuela. Luego de que le patean el trasero en su primera misión, su alter-ego Kick-Ass toma gran fama gracias a un video que circula en Internet en el cual se le puede ver recibiendo y resistiendo a una gran dosis de golpes para al final salir airoso de la situación, convirtiéndose así en el héroe local a la vez que, sin saberlo, se coloca en la mira del mafioso más poderoso de Nueva York.

Entonces hacen su aparición dos personajes más: Hit Girl y Big Daddy, superhéroes de verdad, y la película cambia por completo, introduciendo una carga impresionante de violencia, con la cual se abre paso a algunas de las mejores y más espectaculares secuencias de acción que se hayan visto en el género, acompañadas de una música adecuada para la ocasión. La película causó gran controversia en algunos países ya que no es común ver este tipo de secuencias sangrientas y asesinatos tan explícitos en los filmes de superhéroes, pero aunque “Kick-Ass” se vende y se publicita como tal, hay un momento en que por una parte deja de serlo.

8 de 10.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

169. Batman: Under the Red Hood

Batman: Under the Red Hood. 2010

Brandon Vietti

Un mundo ficticio con vida propia


Una de las tantas virtudes o aciertos de la mitología de Batman, un personaje que tiene más de 70 años de existencia, es su continúa evolución, así como la forma en que ésta ha sucedido.

Para los que han seguido la línea temporal de esta historia, principalmente a través de los cómics, no les será sorprenderá descubrir que Robin ya no es Robin sino que ahora responde al nombre de Nightwing, que otro joven de nombre Jason Todd tomó su puesto años después, que éste último fue asesinado por el Joker con la complicidad de los seguidores de la saga a través de una votación vía telefónica en 1989, y que ahora, bajo el alias de Red Hood, y con la ayuda de Ra’s al Ghul (un villano con mucha clase y firmes principios), Jason ha vuelto a terminar lo que Batman no ha podido debido a su ética y moral.

Es muy interesante ver que cada personaje en este universo creado y recreado continuamente por tantas mentes creativas tiene una profundidad psicológica importante y convicciones que surgen de sus propias historias, es decir, no son sólo monstruos ni hombres con superpoderes deseando el poder. La mezcla de personajes y sus personalidades resulta en una atractiva historia sobre la justicia, las pérdidas, la ambición, la locura y las convicciones personales. Desgraciadamente, parece que Batman termina siendo el freno de mano para que en Ciudad Gótica finalmente se resuelvan un par de casos importantes, algo así como el sistema judicial norteamericano en “Dirty Harry”.

8 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

165. Superman/Batman: Public Enemies

Superman/Batman: Public Enemies. 2009

Sam Liu

Un episodio de más duración


Es bien peligroso ver películas animadas que van directamente a video, sin pasar por el cine, aunque la verdad es que es peligroso ver cualquier TV movie, pues normalmente se corre el riesgo de no encontrarse con un producto lo suficientemente atractivo, desarrollado o bien hecho.

Esta buddymovie de superhéroes no es la excepción. Por supuesto, uno se esperaría grandes cosas de un filme que une a estos dos personajes, tan queridos por su público (personalmente Superman nunca me llamado la atención, pero Batman sí). El resultado, desgraciadamente, es un tanto mediocre, pues deriva de un guión plano, demasiado simple y, para acabarla de arruinar, con secuencias de acción con enemigos de poco interés. El principal problema de unir a estos dos emblemáticos personajes es que ambos se neutralizan entre sí en el guión y ninguno tiene el menor grado de arco de transformación, limitando sus intervenciones a la forma en que pelean y poco más que eso.

A pesar de un planteamiento interesante en el cual el eterno archienemigo de Superman, Lex Luthor, llega a convertirse en el presidente de los Estados Unidos (después de que Schwarzenegger fuera electo gobernador de California, supongo que todo puede pasar) justo en el preciso momento en el que un meteorito gigante de Kriptonita amenaza con destruir la Tierra. Resulta que Batman y Superman, amigos por siempre, rechazan unirse al arsenal de superhéroes que ahora laboran con el gobierno estadounidense, controlados por Luthor, un personaje que tiene tanta dimensión como una Kotex y cuyas intenciones reales no resultan sorpresa alguna.

Lo bueno es que la película no rebasa los 70 minutos, dejando más bien la impresión de ser un capítulo más de cualquier caricatura, y ni siquiera uno muy bueno. En fin…

6 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

72. Iron Man 2

Iron Man 2. 2010

Jon Favreau

Downey Jr. + Johansson + Paltrow + Rockwell + Rourke + Jackson + Cheadle!

La segunda entrega de la saga “Iron Man” nos llega corregida y aumentada además de tener un súper reparto donde son desaprovechados un par de nombres (o, probablemente, se plantean para tomar más protagonismo en posibles secuelas, como las que se mencionan al final de ésta crítica). Nuevamente Downey Jr. encabeza y cumple brindando ese toque cómico de arrogancia que necesita el personaje, a pesar de no ser tan corpulento como los otros actores que normalmente interpretan a superhéroes. Aquí repite la Paltrow en el papel de “Pepper” Potts, un rol que se antoja pequeño para ella, Jon Favreau (como es de esperarse siendo él el director) también regresa como “Happy” Hogan, pero Terrence Howard es reemplazado por Don Cheadle para interpretar al side-kick de Iron Man, el coronel James “Rhodey” Rhodes, convertido en War Machine. Según se dice, el director no disfrutó el trabajar con Howard, quien por ser el primero en firmar contrato para formar parte del elenco, fue el que mayor salario tenía.

Adicionalmente, se unen a la saga el genial Mickey Rourke, quien siempre parece ir bien acompañado de música rockera de los 80’s y 90’s (otro gran acierto del filme, por cierto), la sensualísima Scarlett Johansson en su primer papel dentro de una saga de superhéroes (por cierto, un personaje un tanto mamón), Sam Rockwell como Justin Hammer, presidente de una compañía que fabrica armas rival de Stark Industries, y Samuel L. Jackson, quien interpreta a Nick Fury (originalmente un personaje de tez blanca), líder del grupo llamado “The Avengers”.

Corrigiendo los pocos errores que tuvo en la primera aunque con un ritmo que en momentos pudo haber estado mejor pulido, Favreau nos presenta una cinta divertida, emocionante y hasta cómica. Tony Stark, ya revelado totalmente como Iron Man tiene conflictos personales producto de su ego que ponen en peligro tanto a las personas más cercanas a él como a sus negocios. El poderoso magnate (muy a la Bruce Wayne, sólo que éste último es un miembro respetable de la sociedad, contrario a Tony Stark, más bien entregado a la farándula y la buena vida) se encuentra desarrollando nuevas tecnologías, buscando alejar a su compañía de la manufactura de armamento militar. El gobierno estadounidense, por su cuenta, busca apropiarse de la tecnología que éste ha desarrollado en su traje para utilizarlo como nueva arma mientras que alrededor del mundo varios científicos intentan copiarla, siendo el único que realmente lo logra el ruso Ivan Vanko, una mezcla entre los villanos Blacklash y Crimson Dynamo, de los cómics. Vanko busca venganza por una supuesta traición a su familia por parte de la familia Stark y desarrolla un potente traje bastante chido que todos quisiéramos tener, al igual que el de Iron Man y su compañero. Ahí ya con eso ya los realizadores se echan fácilmente al bolsillo a mucha gente fascinada por todo lo “cool” que tiene la película.

Desgraciadamente, me volvía a quedar con ganas de más acción y pelea entre Ivan Vanko y Iron Man, ya acompañado por War Machine, pero la cinta plantea una secuela además de algo que se podría llamar, por qué no, un spin-in, con título “The Avengers” (que reuniría personajes como Hulk, Nick Fury, Capitán América y Iron Man, entre otros) y que en teoría se estrenaría en 2012. Esperamos que sean igual de entretenidas.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

71. Iron Man

Iron Man. 2008

Jon Favreau

La vieja fórmula del antihéroe, bien aplicada

Ya hace rato que no escribía, dejé pendiente esto un rato debido a que estoy muy ocupado con otros proyectos a tal grado que esta película la vi hace más de una semana, pero apenas tengo la oportunidad de escribir sobre ella, con lo poco o mucho que mi atrofiada memoria me pueda permitir opinar. Otro que estuvo un rato ausente, pero de papeles importantes, fue el carismático Robert Downey Jr., que hoy, totalmente recuperado, resultó ser la opción perfecta para interpretar a un superhéroe que ya se había tardado en tener su película dentro del furor que existe en Hollywood por llevar a la pantalla grande todos y cada uno de los superhéroes que existen.

Lo bueno es que Tony Stark no es un personaje habitual dentro del universo de los cómics, empezando por el hecho de que él mismo, gracias a su gran ego, revela su identidad secreta de Iron Man a todo el mundo, sin preocuparse ni prever las consecuencias que esto pueda tener. Cabe aclarar que esto no es precisamente un spoiler para la gente que conoce ya un poco al personaje, pero para la gente como yo que no sigue precisamente los cómics, le recomiendo no seguir leyendo esta crítica hasta no haber visto la película.

La fórmula del antihéroe con todos sus vicios de carácter pero también las habilidades al momento de superar con destreza a sus enemigos, la cual ha estado presente en el cine desde hace los tiempos del western y posiblemente desde antes, es reinterpretada o reutilizada dentro del esquema del superhéroe a través del personaje de Tony Stark con muy buenos resultados, al punto de que después de Batman, Iron Man probablemente sea uno de los superhéroes que mejor han sido tratados en sus transición del papel del cómic al celuloide, tras decepciones tan grandes como “Los Cuatro Fantásticos”, “Superman” (la cual me rehusé a ver), “Hulk” (me toca hablar por la de Ang Lee por lo menos), “Daredevil” (también me rehusé a ver esta, por supuesto), y talvez la peor de todas, “Gatubela”, la cual me chuté por ver a Halle Berry.

El director es Jon Favreau, con mayor trayectoria como actor (secundario) que como director, y que también aparece en el papel de “Happy” Hogan, un empleado personal de Tony Stark. Favreau nos entrega una película ante todo “cool”, el adjetivo que se me hace que describe mejor este filme. Con un buen reparto encabezado por Downey Jr., que problemente tenga varios puntos en común con Tony Stark y por eso le queda tan bien el papel, una Gwyneth Paltrow, quien está bien como “Pepper” Potts, un Terrence Howard que no entiendo por qué fue reemplazado en su papel de “Rhodey” en la segunda entrega y un Jeff Bridges que definitivamente no me gusta como villano.

Mi principal queja acerca de esta película precisamente viene de parte del villano, que tiene muy poco arco de transformación, o sea que el guión lo trata muy pobremente y se podría resumir a esto: “Primero es bueno, luego descubrimos que es malo, roba la tecnología, construye en 3 minutos un traje más chingón que el del mismo Iron Man, se convierte en Iron Monger, pelea, y muere”. A mí me huele que Iron Monger realmente era un villano que merecía un poco más de tratamiento, algo que en las películas de Batman se ha sabido manejar muy bien, al punto de que la gente también termina amándolos, y aquí no es necesario siquiera citar ejemplos. Aquí no sólo la pelea se antoja corta sino también el papel de Jeff Bridges y su transformación de Obadiah Stane, socio de Stark, a principal villano de la historia.

Ya hablé demasiado y todavía me quedan 3 críticas por hacer hoy. 8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas