Archivo de la etiqueta: Manga

190. Batman: Gotham Knight

Batman: Gotham Knight. 2008

Varios directores

Batman en anime es menos de lo que se podría esperar


La gran mayoría de los tantísimos fans de Batman que habemos en el mundo se emocionaría al enterarse del siguiente experimento: se juntan a cuatro de los más importantes estudios japoneses de anime (ya sé, es redundante) para realizar seis cortometrajes sobre uno de los personajes más interesantes del mundo de los superhéroes, se trae a Kevin Conroy, quien fuera la voz de Batman en las serie animada de DC, y se da libertad creativa a los directores y animadores de reinventar al personaje desde una óptica inédita y ajena al origen de éste.

Para el proyecto se reunieron a los estudios Bee Train, Production I.G, Madhouse y Studio 4°C, los últimos teniendo dos segmentos cada uno a su cargo. Contrario a otro proyecto similar que viene rápidamente a la mente como es “Animatrix” (incluso Studio 4°C también participó en aquella película), aquí la línea de tiempo se intenta ubicar entre las dos películas de la nueva saga a cargo de Christopher Nolan, y la trama de cada corto tienen relación y continuidad entre sí, aunque a veces no presentan historias demasiado trascendentes o interesantes.

Si se piensa que en el proyecto se han incluido a los creadores de obras tan emblemáticas del anime como lo son “Tekkon Kinkreet”, “Ghost in the Shell” o “Vampire Hunter D: Bloodlust”, entonces estaríamos ante un proyecto al cual se le debió haber dedicado un poco más de tiempo, por el significado y el interés que tiene en tantos niveles, por la misma mezcla de culturas y una renovación de un personaje que ha tenido ya varias intervenciones exitosas, pero nunca ninguna tan arriesgada e innovadora como lo pudo haber sido ésta. La animación y las ilustraciones están bien, pero no llegan al toque de maestría, excelencia o extravagancia que se antojaba, o al menos esa es mi percepción, de hecho al personaje lo reinventan poco, lo cual es una lástima.

En el filme se presentan historias diversas como la de unos niños que cuentan supuestas anécdotas relacionadas con Batman al estilo de “Rashomon”, un par de policías transportando a un criminal que se ven en medio de un tiroteo entre los dos grupos de mafiosos más importantes de Ciudad Gótica, Batman probando un nueva sistema incorporado a su traje para repeler las balas, luego persiguiendo a Killer Croc y al Espantapájaros por los conductos subterráneos de la ciudad, donde tiene una serie flash-backs de un tiempo que pasó en La India en un entrenamiento para controlar y trabajar con su dolor para finalmente enfrentar a Deadshot en el último segmento.

Habrá qué decir que se hace el esfuerzo y se logra mucho más que muchos filmes de antología (multi-director, ómnibus o como se quiera llamarles), pero yo personalmente esperaba una obra maestra. “Batman: Gotham Knight” es un buen experimento que pudo haber estado mejor.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

173. Afro Samurai

Afro Samurai. 2007

Takashi Okazaki

364 días de cine y uno para esta mini-serie


No muy frecuentemente me piden que escriba que la crítica de alguna película en específico, así que cuando un amigo me pidió que reseñara la mini-serie “Afro Samurai” decidí hacerlo, además de que el metraje de los cinco capítulos que conforman la primera temporada no rebasa las dos horas, así que para efectos prácticos es casi como una película.

Con toda la mano para hacer una producción que sobre todo se puede calificar como “cool” (y es lo que pretende ser), los japoneses, encabezados por el creador de la serie, el artista manga Takashi Okazaki, entregan una rara pero atractiva mezcla de samuráis y cultura urbana afroamericana (como lo indica claramente el título, por supuesto), contando con las geniales participaciones de Samuel L. Jackson, quien prestó la voz para dos de los papeles principales,y del rapero RZA, quien ya había participado en un proyecto parecido (“Ghost Dog”, de Jim Jarmusch) y que ahora compuso una buena música original que le queda genial perfecta a la serie. Ron Perlman (“Hellboy”) también tiene una pequeña participación.

La selección del casting y la música son dos grandes aciertos, pero ni siquiera los más grandes, pues los trazos, la animación, la exagerada estética japonesa llevada al extremo y el tono general de la serie se roban el show, algo como lo que sucede con “Vampire Hunter D”.

Motivado por una sed de venganza, Afro Samurai dedica su vida entera a convertirse en el samurai número 1, y es que existen siete bandas que dan el rango a su portador, y resulta que quien ahora posee la banda más poderosa es quien hace años asesinó al padre de Afro. Acompañado de un misterioso y parlanchín personaje que aparece como su conciencia, Afro emprende un camino lleno de sangre a través de una montaña para llegar cara a cara con Justice, el asesino de su padre, y vengar la muerte de éste.

“Afro Samurai” es 90% forma y 10% fondo, pero por ese 90% es una experiencia muy interesante. Por cierto, ya está la temporada dos y también un videojuego que se originó de la serie.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

60. Vampire Hunter D: Bloodlust

Vampire Hunter D: Bloodlust. 2000

Yoshiaki Kawajiri

No soy el público meta, pero me entretuvo bastante

Con la tristeza que me provoca ver las estadísticas de mi blog que no han sido nada favorables en el último par de días pero la alegría de ver que cada vez más gente se une al grupo de Facebook, les escribo para contarles de esta película de animación japonesa de la cual ya me habían hablado un par de amigos.

En realidad me considerado un inexperto en el manga, pero es que realmente es un tema taaaan basto y con tantos seguidores taaaan clavados que saltan de inmediato cuando alguien que no sabe suficiente habla sobre estos temas. Habiendo dicho esto, debo decir que disfruté ver esta película a pesar de no ser muy fanático ni del manga ni de las historias de vampiros. “Vampire Hunter D: Bloodlust” es el segundo filme de una franquicia que tiene origen en 1983 con una novela gráfica de Hideyuki Kikuchi y que hasta a la fecha ha dado dos películas y un videojuego para PlayStation. Ambientada en un supuesto futuro lejano en donde todo tiene algo de western, la película en cuestión presenta a D, un damphir (mitad vampiro-mitad humano) que tiene el oficio de cazarrecompensas o asesino a sueldo, únicamente de vampiros, con todas los clichés de un anti-héroe callado, ensimismado, solitario y oscuro pero hábil y todopoderoso.

El universo presentado incluye por igual a vampiros, zombies, hombres lobo, mutantes, demonios, mitología y demás, en fin, toda la fantasía que quepa, todo esto con el uso de tecnologías propias del futuro lejano, por allá del año 12,090. D es contratado por un magnate cuya hija, Charlotte, ha sido abducida por el poderosísimo vampiro Baron Meier Link. A su vez, el hermano de Charlotte ha contratado a otro equipo de cazarrecompensas conocidos como los hermanos Marcus. El trayecto hacia el castillo de Chaythe, el destino del Baron y su amada Charlotte, resulta lleno de contratiempos, obstáculos y enfrentamientos para todos los involucrados. Aquí, el realizador acierta dando los tiempos justos para cada secuencia de acción, también muy bien manejada durante todo el filme, que se va facilito y sin contratiempos, dando al espectador lo que sabe que va a encontrar en el género y la forma.

En cuestión de ilustraciones, la película se maneja en un nivel muy destacado aunque un poco más estilizado de lo que a mí me gusta, con líneas muy largas y exageradas y trazos más cercanos a la serie “Caballeros del Zodiaco” (por citar algún ejemplo). En cuestión de animación, habrá que dar el beneficio de la duda al lip-sync siendo que el idioma original es japonés, porque en inglés está muy mal, y ¡qué difícil es ver esta película sin subtítulos!

Creo que 8 de 10 está bien.

4 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas