Archivo de la etiqueta: Históricas

213. Red Social

The Social Network. 2010

David Fincher

Una historia que nos concierne a todos los usuarios


El tagline de esta película se me hace fenomenal y acertadísimo: No haces 500 millones de amigos sin hacer algunos enemigos. ¡Bum! Toda la película resumida en una sola frase.

La supuesta historia de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, resulta sumamente interesante, y hoy por hoy es alguien que ha revolucionado la manera en que nos relacionamos, en que interactuamos y hasta en que nos conocemos. La cinta de David Fincher llega en el momento justo, y nos abre la puerta del oscuro sótano en el cual los secretos de la compañía estaban guardados, o talvez es que yo no me mantengo tan al tanto de las noticias…

La cinta está planteada en un ir y venir que parte de una mesa en la cual se sientan algunas de las personas que aseguran haber tenido algo qué ver en la creación de la red social, como partes demandante y demandada en un juicio multimillonario. Así, Fincher recapitula y nos va contando paso a paso el desarrollo de una herramienta online que conocemos, y es una historia tan reciente y tan cercana que la audiencia sólo puede sonreír en ocasiones, y sorprenderse en otras, con verdadera curiosidad por el origen de todo aquello.

Las actuaciones están verdaderamente magníficas, principalmente por Jesse Eisenberg como Zuckerberg, pero la gran sorpresa resulta ser Justin Timberlake, en el papel de Sean Parker, co-fundador del desaparecido pero revolucionario Napster. El casi desconocido Andrew Garfield aparece como un no preparado director de finanzas de Facebook, y también ejecuta su papel a la perfección.

Obviamente, de la película se esperó mucho, y generó tanta expectativa como la suma de los deseos de todos los usuarios activos de checar si tienen nuevas notificaciones, mensajes o solicitudes de amigos. Por su parte, los guionistas aceptan abiertamente haber cambiado o exagerado varias cosas con tal de entregar una historia más entretenida, pues lo lograron. Las fiestas y personalidad de Parker, los conflictos que generan hacia el interior la diferencia de caracteres, el revoltoso crecimiento y la realización de sueños e ideas, la envidia y la avaricia que genera el éxito: todos los elementos para generar una gran película de subidas y bajadas están ahí. Bien por David Fincher, me cae bien. No así Mark Zuckerberg, pues según la película es un hijo de puta.

9 de 10.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

148. Missing

Missing. 1982

Costa-Gravas

Costa-Gravas y su cine político

Lo poco que he visto de este realizador griego me deja algo perturbado y con una sensación de frustración y apatía por la política. Costa-Gravas ha expuesto abiertamente sus ideologías en torno a las dictaduras y problemas políticos en diferentes regiones del mundo, convirtiéndose así en el blanco de censuras y persecuciones políticas.

Con “Missing”, el aclamado director llamó la atención hacia las problemáticas que persistieron en Chile durante la dictadura de Pinochet tras el golpe de estado de 1973, en el que se derrocó al entonces presidente Salvador Allende. Matanzas, fusilamientos, desapariciones, censura a los medios de información y, más específicamente en el filme, el involucramiento del gobierno estadounidense en el golpe de estado y eventos posteriores.

Charles Horman (John Shea) es un reportero americano que desaparece tras enterarse de cierta información alarmante que incriminaría al gobierno de su país. Su esposa (Sissy Spacek) y su preocupado y conservador padre (Jack Lemmon) inician entonces una frustrante labor de investigación por su propia cuenta para dar con el paradero de Charles, desenmarañando poco a poco la red de mentiras y engaños que compartían los gobiernos de Chile y Estados Unidos.

Personalmente no soy muy adepto al cine demasiado político, y en todo caso lo prefiero a manera de un buen thriller. “Missing”, en cambio, se presenta más como drama y misterio, pero más cargado hacia el primero y con muchos tintes de ideologías políticas que se nota que a Costa-Gravas le resultaba difícil ser un poco más neutral.

El filme ganó el Óscar a Mejor Guión Adaptado, pues está basado en el libro “La Ejecución de Charles Horman”, publicado en 1978 y escrito por Thomas Hauser, para el cual colaboraron los familiares del reportero desaparecido. Spacek y Lemmon estuvieron a su vez nominados por sus roles, y la película perdió el Óscar a Mejor Película a manos de “Ghandi”, aunque logró hacerse de la Palma de Oro en Cannes ese mismo año.

Sin embargo, para mí, a pesar de unas muy buenas actuaciones, es sólo un 6 de 10.

Como nota adicional, la escena de la imagen de arriba es la mejor de la película, muy potente.

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

Prueba 8. Invictus

Invictus. 2009

Clint Eastwood

¿Y si Felipe Calderón le diera un poema a Rafa Márquez?

Como director, Clint Eastwood me parece sobrio y por lo general cumplidor. Ésta película, estelarizada por Morgan Freeman y Matt Damon, es justo así, muy fiel al estilo de su director. Rara casualidad que me hayan tocado tan rápido dos historias basadas en las vidas de líderes africanos, “Invictus” retrata a un Nelson Mandela que recién comienza su mandato, por ahí de 1994, y que ve el deporte, específicamente el rugby, como una manera de unificar a la segregada población sudafricana (algo así como lo que pasó con Alemania en el Mundial de Futbol de 1990).

Morgan Freeman cumple como Nelson Mandela y Matt Damon interpreta sin muchos méritos a François Pienaar, capitán de los Springboks (el equipo de rugby de Sudáfrica), pero a decir verdad ninguno de los dos roles exige mucho de los actores, pues están muy planos. La película toma su título de un poema de William Ernest Henley, que Mandela tenía escrito en un pedazo de papel en la celda que ocupó por 27 años. En la película, Mandela motiva a Pienaar a buscar el campeonato mundial, algo que parece imposible, y le entrega el poema para que éste encuentre inspiración y pueda liderar a su equipo hacia la victoria. En la realidad, Mandela sí le entrega a Pienaar un poema con este mismo fin, pero es “The Man in the Arena”, de Theodore Roosevelt. Se me antoja mucho más como título para la película…

Clint Eastwood parece disfrutar mucho llevando a la pantalla historias inspiradoras, pero en esta película realmente no propone nada nuevo, aunque dudo que sea su intención. La película está bien hecha, sin fallas, pero carece un poco de sorpresa, de carisma y originalidad, aunque es de esos filmes que se encuentran en territorio neutral y si vas a ver en familia talvez tengan un poco para todos, sin emocionar demasiado a ninguno pero dejándoles un bonito mensaje.

Como es de esperar, la película contiene ciertos destellos interesantes de la filosofía de Nelson Mandela, pero creo que para eso mejor leer un libro de su biografía.

6 de 10. Otra película que me encuentro en mi casa por no tener dinero para rentar…

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas