Archivo de la etiqueta: Fantasía

242. Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim vs. the World. 2010

Edgar Wright

Napoleon Dynamite + The Strokes + videojuegos arcade


Después de ver esta película lo primero que se viene a la mente es: “¡Qué cool!” Tenía mis dudas acerca de esta película, sobre todo porque es protagonizada por Michael Cera, y ese chico ya está muy encasillado en cierto tipo de personajes. Si bien aquí no sale demasiado de ese arquetipo que se le ha impuesto papel tras papel, la película tiene tantos elementos buena onda que es muy difícil que a alguien de menos de 30 años no le guste, sobre todo si para los amantes del rock alternativo o Indie y los videojuegos arcade. La película está basada en una novela gráfica de reciente creación con referencias a grupos de rock alternativo como The Smashing Pumpkins o a videojuegos como Ninja Gaiden.

Plagada de efectos de impecable factura que emulan el mundo de  este tipo de videojuegos vintage, una muy buena selección musical que incluye a The Rolling Stones, Broken Social Scene, Metric, Nigel Godrich (productor de Radiohead) y Beck, quien también compuso la genial música que interpreta la banda Sex Bob-omb en la película y una edición de audio realmente espectacular que toma samples prestados de diferentes juegos de Nintendo (incluso el director le escribió a la compañía de videojuegos solicitándoles el permiso para utilizar los efectos de sonido de juegos como The Legend of Zelda), la película es un verdadero regalo, una pequeña joya para cierto tipo de público que oscila entre geeks, gamers, rockeros y todos aquellos que se desquitan con la música moderna, con las típicas actitudes juveniles y demostraciones de indiferencia.

La película trata sobre un tímido bajista de un grupo de rock que se enamora de una chica que tiene una buena cantidad de ex-novios/as molestos, a los que tendrá que vencer uno por uno en una serie de enfrentamientos tipo Street Fighter o similar si es que al final quiere quedarse con la chica.

El reparto es genial, y no podría haber otro actor mejor para el rol de Scott Pilgrim que Michael Cera, salvo, quizá, por el tipo que interpretó hace unos años a Napoleon Dynamite. Además, se agradecen mucho las presencias de Kieran Culkin, Alison Pill, Mary Elizabeth Winstead (looking really hot!) y, por supuesto, Jason Schwartzman y Chris Evans.

“Scott Pilgrim vs. the World” es sumamente actual, visualmente impresionante y auditivamente poderosa. En resumen, tiene mucha energía. Indispensable verla con buenos decibeles y buena calidad de imagen. Para recordar aquello que nos hace adolescentes.

8 de 10, and stuff… ¡Ojalá haya una secuela!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

241. The Fall

The Fall. 2006

Tarsem Singh

“Baraka” con elementos de ficción


Todo pintaba para un 10 de 10. Un comienzo espectacular con tomas en blanco y negro a cámara lenta, una fotografía impecable y repleta de arte, rodada en 18 diferentes países (algunos dicen que fueron 24) con locaciones impresionantes, un diseño de producción cuidado hasta el último detalle y, por último, presentada por Spike Jonze y David Fincher.

El hindú Tarsem Singh, quien había realizado previamente “The Cell” y que se ha hecho una fama dirigiendo videos musicales como “Losing My Religion”, de REM, y comerciales para Levi’s, Nike, MTV, NFL, Vodafone, Absolut, Mountain Dew, MasterCard, Coca-Cola, Gatorade, Pepsi, Audi y un largo etcétera de marcas poderosas, financió su película él mismo, aprovechando los viajes que tenía qué hacer para filmar spots en distintas partes del mundo y escogiendo sus proyectos según los que lo dejaran lo más cerca de la locación en la que quería filmar.

Contando con puros actores poco o nada conocidos, además de una niña rumana de 6 años que no sabía siquiera hablar inglés y tenía qué aprenderse sus líneas fonéticamente, Singh entrega una película conmovedora y visualmente perfecta, llena de arte y belleza sólo equiparables con la que uno encuentra en el documental “Baraka” (1992), con la que además comparte una ambiciosa labor de producción y un par de escenas muy parecidas. Para desgracia de todos, tanto los que participaron haciendo esta película como los que la vemos, en algún momento la trama se pierde y se diluye entre analogías del dolor y la autodestrucción del personaje principal, haciendo algunos trámites rumbo al clímax y desenlace un tanto tediosos…

La cinta está ambientada en un hospital en las afueras de Los Ángeles en los años 20’s. Allí, un doble de acrobacias se encuentra en cama producto de una escena que salió mal. Rotos sus huesos y roto su corazón por haber perdido a la mujer a la que amaba, encuentra en una inocente e imaginativa niña su aliada para buscar acabar con su miserable vida. A cambio de relatos fantásticos, la niña deberá conseguirle las drogas que necesita para acabar con su dolor…

Pues ya lo ven, hacer comerciales sí deja dinero, y mucho. Lástima que teniéndolo todo tan cerca para realizar una película perfecta, algo falló. Tampoco puedo evitar pensar que esta película tiene ciertos elementos parecidos a mi corto “El Problema”. Talvez debería demandar a Tarsem, jeje.

8 de 10 por esos 20 minutos que le sobran.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

218. Porco Rosso

Kurenai no buta. 1992

Hayao Miyazaki

No es de lo mejor de Miyazaki, pero es suficiente para entretener


Cuando alguien lleva tanto tiempo haciendo algo tan bien, es difícil encontrar qué decir acerca de su trabajo, como en el caso de Hayao Miyazaki, quien sin duda se ha convertido en el máximo exponente y gurú de la animación en Japón.

“Porco Rosso” es el sexto filme de Miyazaki, y el séptimo que produjo Studio Ghibli. El filme se centra en la figura de un talentoso piloto del cual descubrimos que, producto de una especie de maldición, se ha convertido en un cerdo (literalmente). En las aguas del mar Adriático se dedica a cazar “piratas del aire” hasta que estos, cansados de siempre verse superados por este curioso personaje, contratan a un vanidoso pero hábil piloto americano para que se haga cargo de él.

Curiosamente, el proyecto nació como una producción para ser transmitida durante los vuelos de Japan Airlines, quienes son los principales inversionistas del filme, que pronto mutó en un largometraje por su propia cuenta. Si bien “Porco Rosso” no se puede calificar (a mi parecer) como una de las grandes películas de Miyazaki, si no más bien a las regulares, eso es ya de por sí razón suficiente para darle una oportunidad, y creo que cualquier espectador que al menos tolere la animación japonesa y entienda sus cánones sabrá apreciarla.

Mi único problema con la cinta podría ser el hecho de que, situada en un contexto real como pocas veces sucede en un filme de Miyazaki, se introduce el elemento mágico de un puerco que pilotea avionetas y la explicación (o siquiera mención) de que se trata de un hechizo o algo de carácter mágico se tarda un poco en aparecer. Además, en ciertas ocasiones la misma historia no se toma muy en serio, pero bueno, a veces se me olvida que son dibujos animados que también tienen como objetivo atraer público infantil.

7 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

194. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 1

Harry Potter and the Deathly Hollows – Part I. 2010

David Yates

La saga pierde la magia, y yo voy nomás por cumplir


Pues nuevamente voy atrasado con críticas de películas que ya vi. En este caso, me invitaron a la premiere de esta séptima entrega de la saga del nuevo más famoso del cine, la cual fue hace más de dos semanas, la medianoche de un jueves.

Debo decir que sí me entusiasman las películas de “Harry Potter”, pero de unas 2 ó 3 para acá creo que es más por un afán de cumplir y verlas todas que porque realmente se trate de muy buenas películas, de hecho creo que conforme los personajes van creciendo van dando entrada a más drama de adolescentes (lo cual está bien), pero la magia de anteriores entregas se va perdiendo.

Con una historia totalmente situada fuera de la escuela de magia Hogwarts, que sirvió de fondo para todas las entregas anteriores, Harry, Ron y la cada vez más bella Hermione, una vez que se han visto forzados a quedarse solos y lejos de la protección de los tantos secuaces de Potter, deben buscar, encontrar y destruir los Horcruxes, pedazos del alma de Voldemort. Yo no he leído los libros, y espero que sean diferentes y mejores (como todo mundo que sí los ha leído dice) que los guiones de las películas, pero en este filme en particular se siguen llevando investigaciones y los personajes descubren nuevas sectas, organizaciones y secretos que también forman parte importante de la historia completa.

Los niños han aprendido a actuar conforme avanza la saga, y hoy ya se les puede creer lo que dicen, pero Harry sigue siendo un héroe de poca monta que no resuelve nada por sí mismo (y además le van a quitar a su chica), y varios planteamientos de la serie son un poco tontos y sencillos, como el que alguien no sepa hacer un hechizo (cuando sólo se tiene qué aprender una palabra) o los nombres, construcción y apariencia de muchos personajes, siendo por mucho el peor de todos el que interpreta Helena Bonham Carter, convertida en una caricatura de villana.

El incluir tanta información nueva tan tarde en la historia en vez de encargarse de resolver misterios o jugar con los mismos elementos y personajes con los que ya se contaba parece ser un error, aunque éste puede tener su origen en la saga literaria, no lo sé. En esta misma línea, por primera vez en la saga se introduce animación, que, aunque bien hecha, no tiene cabida. En cuanto a planificación, David Yates comete, a mi juicio, dos errores más grandes aún, con la persecución en el bosque donde hace uso de la cámara a mano y una edición súper macheteada que no permite entender nada de lo que ocurre, y por otra parte una pelea de varitas en un restaurante londinense de comida rápida que parece un duelo de western.

La película tiene sus momentos flojos en un planteamiento de un difícil trayecto similar al que se tenía en la parte que correspondía a Frodo y Sam en “El Señor de los Anillos” (incluso con el Horocrux que también transforma a quien lo carga), pero sin esas otras historias a las que se podía cortar para no quedarse tanto tiempo en la misma línea.

7 de 10. Para la siguiente y última entrega, más vale que cumplan…

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

180. Afro Samurai: Resurrection

Afro Samurai: Resurrection. 2009

Fuminori Kizaki

Resucitar enemigos para tener una historia


La segunda entrega de esta saga de las que ya les había comentado hace unos días es presentada directamente en un formato de película, en vez de una serie de televisión.

En esta ocasión regresa Samuel L. Jackson en dos de los papeles principales, aunque para darle voz a Afro Samurai talvez se habrá tomado una hora en el estudio de grabación, no así con Ninja Ninja, el alter-ego del personaje principal, que también regresa como por arte de magia a la fórmula. Nos quedamos en que Afro recuperó la banda número 1, la cual le da el status del mejor samurai del mundo, y ha también logrado vengar la muerte de su padre, asesinado frente a sus ojos en el inicio de la entrega anterior. Convertido en un cliché de asesino arrepentido que intenta (sin mucho éxito) evitar derramar más sangre, Afro se recluye a sí mismo en la soledad de un templo, ermitaño y solitario, aunque pronto es encontrado por viejos y nuevos enemigos. Básicamente todo aquel que tenga una espada o un superpoder tiene el objetivo de matarle.

Si bien los elementos que hicieron que la serie fuera un producto tan espectacular y “cool” están también aquí, hay varios que nos tan bien utilizados (como la música), además de que la trama es demasiado plana, como si los guionistas se hubieran conformado con muy poco, mientras que los animadores y dibujantes fueron exigidos, nuevamente, al máximo. Es demasiado sencillo y muy reiterativo hacer una historia que sólo se trate de venganza, pues las motivaciones de los personajes son exageradamente fáciles de explicar, y al parecer, con todas las cabezas que corta el personaje, la saga sería una historia sin fin con nuevos personajes que tienen a alguien a quién vengar (de hecho, el final de la película deja abierta esta posibilidad).

En “Afro Samurai: Resurrection”, a pesar de que la forma en que se presenta la historia está bien ejecutada, los personajes son algo gratuitos, llegan de la nada, en una especie de truco barato por parte de los guionistas. De pronto se sabe que existen más personajes que no se presentaron de inicio en la saga pero que también quieren su parte en la historia, además de aquellos que resucitan para terminar de cumplir sus objetivos, los cuales además parecen tener confundidos (dígase el caso de Jinno).

Lucy Liu, Mark Hamill y RZA también participan prestando su voz a personajes, mientras que el último regresa a componer la música original.

7 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

173. Afro Samurai

Afro Samurai. 2007

Takashi Okazaki

364 días de cine y uno para esta mini-serie


No muy frecuentemente me piden que escriba que la crítica de alguna película en específico, así que cuando un amigo me pidió que reseñara la mini-serie “Afro Samurai” decidí hacerlo, además de que el metraje de los cinco capítulos que conforman la primera temporada no rebasa las dos horas, así que para efectos prácticos es casi como una película.

Con toda la mano para hacer una producción que sobre todo se puede calificar como “cool” (y es lo que pretende ser), los japoneses, encabezados por el creador de la serie, el artista manga Takashi Okazaki, entregan una rara pero atractiva mezcla de samuráis y cultura urbana afroamericana (como lo indica claramente el título, por supuesto), contando con las geniales participaciones de Samuel L. Jackson, quien prestó la voz para dos de los papeles principales,y del rapero RZA, quien ya había participado en un proyecto parecido (“Ghost Dog”, de Jim Jarmusch) y que ahora compuso una buena música original que le queda genial perfecta a la serie. Ron Perlman (“Hellboy”) también tiene una pequeña participación.

La selección del casting y la música son dos grandes aciertos, pero ni siquiera los más grandes, pues los trazos, la animación, la exagerada estética japonesa llevada al extremo y el tono general de la serie se roban el show, algo como lo que sucede con “Vampire Hunter D”.

Motivado por una sed de venganza, Afro Samurai dedica su vida entera a convertirse en el samurai número 1, y es que existen siete bandas que dan el rango a su portador, y resulta que quien ahora posee la banda más poderosa es quien hace años asesinó al padre de Afro. Acompañado de un misterioso y parlanchín personaje que aparece como su conciencia, Afro emprende un camino lleno de sangre a través de una montaña para llegar cara a cara con Justice, el asesino de su padre, y vengar la muerte de éste.

“Afro Samurai” es 90% forma y 10% fondo, pero por ese 90% es una experiencia muy interesante. Por cierto, ya está la temporada dos y también un videojuego que se originó de la serie.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

167. Labyrinth

Labyrinth. 1986

Jim Henson

¡Hey, no es tan malo ver una película de muppets!

Hace un poco más de un par de años supe por primera vez de la película “The Dark Crystal”, y sinceramente no me llamó ni tantito la atención. Dirigida también por Jim Henson, creador de “El Show de los Muppets”, aquel filme, que antecedió a “Labyrinth” tenía varios elementos que no me desconcertaron mucho y no me permitieron darle seriedad, principalmente, por supuesto, el uso de los muppets para todos los personajes.

En ese sentido “Labyrinth” es algo diferente. Sin ocultar sus referencias hacia “Alicia en el País de las Maravillas”, el filme presenta la historia de Sarah (una joven Jennifer Connelly), una niña chiflada y fantasiosa que entrega, casi sin quererlo, a su hermano recién nacido al rey de los Goblins (un magnífico David Bowie). Ahora, para recuperarlo, Sarah deberá cruzar un imposible laberinto repleto de criaturas extrañas y adversidades. En este sentido, el filme es fácilmente equiparable a los libros de Lewis Carroll, tanto en situación, personajes y el tipo de humor que se maneja.

Aunque el filme en su momento fue un fracaso comercial, hoy es considerado de culto, y creo que con razón. Por supuesto que es extraño ver a Bowie en este papel, aún si este artista ha hecho de todo. Sus números musicales podrían ser un tanto innecesarios, pero de faltar le restarían un poco de magia y simpatía al filme, que resulta particularmente interesante en cuanto al discurso sobre crecimiento y madurez, mezclando elementos profundos y confusos con personajes graciosos, afables y en ocasiones misteriosos. Al final, creo que nunca se trató de una película para niños, aunque el final intente ocultarlo.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas