Archivo de la etiqueta: Crimen

246. Micmacs

Micmacs à tire-larigot. 2009

Jean-Pierre Jeunet

Tiene los colores, le falta la magia


Uno pensaría que la gran mayoría de los franceses tienen una gran afición por el clown, los circos, las acrobacias y ese tipo de artes y espectáculos. Lo cierto es que Jean-Pierre Jeunet tiene desde hace rato ya un estilo consagrado y reconocible que demuestra que el punto que acabo de mencionar.

En “Micmacs”, talvez más que en cualquiera de sus anteriores películas, el realizador de “Amélie”, “Alien Resurrection” y “Delicatessen”, cuenta su historia con personajes muy caricaturizados que parecen haber salido de un espectáculo de circo. Dany Boon es Bazil, un hombre un tanto anormal y torpe sólo en apariencia que tras recibir un balazo en la frente pierde su trabajo y queda en la calle. Entonces conoce a una pequeña comunidad de extraños personajes que se dedican principalmente a reciclar basura y crear cosas inusuales con ella. Muy pronto en la historia Bazil entiende que su misión en la vida es vengarse de las dos compañías de armamento responsables de la bala que ahora quedó encarnada en el interior de su cabeza y la mina que mató a su padre.

Lo malo es que Jeunet llevaba “a very long absense” de las pantallas tras su cinta del 2004, y “Micmacs” no parece llenar el vacío que había dejado. Aún con toda la mano y estilo de su director, la cinta trata de una manera muy ligera a sus personajes, centrándose más en la forma en la que la venganza se va llevando a cabo, paso por paso. A veces sólo les falta utilizar aparatos marca Acme, aunque talvez esté exagerando un poco… Sin embargo, ni la trama ni los personajes logran tener la magia que sí tenían otros desarrollados por el mismo director.

7 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

244. The American

The American. 2010

Anton Corbijn

Mucho estilo, poco contenido


El holandés Anton Corbijn es reconocido y adulado principalmente por su trabajo como director de videos musicales, entre los que se encuentran algunos cuantos de Depeche Mode, “One”, de U2, “Heart-Shaped Box”, de Nirvana, “Hero of the Day”, de Metallica, así como la primera versión de “My Friends”, de Red Hot Chili Peppers, y me parece que “The American” es su primer largometraje de ficción.

Si bien “The American” tiene un estilo europeo que la hace interesante, también esto en ocasiones parece una repetición o hasta copia de algunos trabajos de Jim Jarmusch (dígase “Limits of Control”), Stephen Frears (“The Hit”, por ejemplo) o Steven Soderbergh (“The Limey”). El resultado es un poco gris y carente de originalidad. Y no sé a ustedes, pero tras el año pasado yo quedé asqueado de ver a George Clooney, que estuvo en no sé cuántas películas, pero algo similar me pasó cuando Nicole Kidman, hace unos años, era el pan de todos los días.

“The American” es un poco la típica historia de un criminal que se quiere retirar pero acepta un último trabajo. Ya todos sabemos que no se va a salir con la suya. Ahora, el personaje recluido y aislado de Clooney, el cual éste interpreta decentemente, es casi lo suficientemente interesante (aunque asimismo predecible) como para mantener cierto interés por la trama, que también se apoya en una buena fotografía, locaciones remotas y por demás atractivas, así como un ritmo peculiar, pero que hoy por hoy se ha vuelto regla para cierto tipo de películas que intentan hacer thrillers de una manera un poco más “artística”.

Sé que virtualmente he destrozado esta película con mi crítica, pero la verdad es que talvez cayó en mal momento, en medio de filmes que me han cautivado muchísimo. De todas maneras, estoy seguro que los fans de este director estarían esperando más.

6 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

243. Machete

Machete. 2010

Ethan Maniquis, Robert Rodriguez

Cambiando la guitarra por el machete


Ya todos o casi todos sabrán que “Machete” es una película que nació de un trailer falso incluido en la película “Grindhouse”, una doble presentación por parte de los secuaces Tarantino y Rodriguez, ambos muy enfocados en glorificar el cine serie B.

Sin otras pretensiones que las de divertir, entretener y reírse de su propia cultura, Rodriguez nos presenta su más reciente flick que co-dirige con su editor de toda la vida, Ethan Maniquis, con una trama sencilla y hasta cierto punto repetida que sirve de parodia en parte hacia los cientos de filmes de acción que se toman muy en serio sus guiones vacíos, pero también hacia sus mismas creaciones, dígase la saga Mariachi. El director nacido en Texas sabe perfectamente a lo que le está tirando y conoce muy bien su juego. En realidad, el personaje de su sonada ópera prima no dista mucho del que hoy presenta en la emblemática figura de Danny Trejo, al cual por fin se le cumple el sueño de protagonizar un filme interpretando a este recurrente personaje, que al parecer también ha salido en la saga “Spy Kids”. La verdad no pienso corroborarlo por mi cuenta.

Me imagino que Rodriguez ha de ser un personaje muy carismático, y que poco ha cambiado en su forma de ser, de rodar y de soñar desde que comenzó su carrera. De esta manera, me imagino, consigue tener nuevamente un reparto de súper lujo. Yo creo que los demás actores le siguen el juego y simplemente se divierten con sus ocurrencias, burlándose de su misma profesión, sobreactuando, caricaturizando y demás. Es así que “Machete” podemos ver a Robert De Niro, Jessica Alba, un rescatado pero graciosísimo Steven Seagal en su primer papel de villano, una Michelle Rodriguez que se ve mejor que nunca, una Lindsay Lohan en un rol que le queda muy bien, Cheech Marin y, por supuesto, Danny Trejo. Se sabe que Chris Cooper rechazó un papel que le ofrecían por considerar el guión “lo más absurdo que he leído”. Todo está en saber ver el juego, pero esta habilidad del director es algo realmente destacable, sea cual sea su método de reclutamiento.

La verdad es que el filme tiene muy buenos gags, algunas buenas escenas de acción, y cumple perfectamente su objetivo de divertir mofándose de las películas del género.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

233. Sangre por Sangre

Blood In, Blood Out. 1993

Taylor Hackford

La película épica sobre mexicanos en Estados Unidos


Bien, pues finalmente vi esta película que mi vecino me había recomendado varias veces y lo tuve qué hacer de la manera en que él me dijo: doblada al español. El doblaje de “Sangre por Sangre” es quizá el peor y a la vez el mejor que he visto, la verdad no me arrepiento de haberla visto así. Ya que muchos personajes son de origen latino, en el doblaje y traducciones se hace un verdadero desmadre que ningún mexicano no puede evitar reírse por la mezcla de acentos, frases que suenan rarísimas y demás.

Con todo y todo, la cinta es para los chicanos y mexicanos del este de Los Ángeles lo que las cintas de Scorsese son para los inmigrantes italianos o lo que “Scarface” pudo haber sido para los cubanos exiliados en Miami, aunque desgraciadamente no tiene el nivel de factura de ninguna de éstas. “Sangre por sangre” habla de muchísimas cosas, como queriendo abarcar todos y cada uno de los temas y problemas inminentes a la migración, al racismo, a la violencia de pandillas, a tragedias en las familias, a los excesos en el arte, las drogas, la pelea por el honor y un largo, largo etcétera. Esto podría ser un error, pero de alguna manera la película se sale con la suya porque entre que es una cosa o es la otra se mantiene entretenido e interesado al espectador, sobre todo a través de unos personajes con arcos de transformación muy interesantes y dramáticos.

Basada en las experiencias reales del poeta y escritor Jimmy Santiago Baca, la cinta se centra en el personaje de Miklo (Damian Chapa) un americano rubio y de ojos azules de padre estadounidense y madre mexicana que por su mezcla no encuentra lugar en un entorno dominado por la guerra entre las pandillas Tres Puntos y Vatos Locos. Buscando probarse ante sus familiares y amigos, principalmente ante sus primos Cruz (Jesse Borrego, que le da un aire a Gael García Bernal) y Paco (Benjamin Bratt), Miklo mata casi accidentalmente al jefe de la pandilla rival en un enfrentamiento y va a prisión. Entonces la vida de cada uno de ellos toma rumbos muy distintos. Miklo sufre una radical e interesante transformación que lo lleva a colocarse como el jefe de una nueva y poderosa organización criminal (verdaderamente este personaje nos podría dar algunas pistas de cómo alguien llega a transformarse en un peligroso líder), mientras que Cruz se convierte en un artista con problemas de drogadicción y su hermano Paco en un destacado detective antinarcóticos de la policía. Un interesante discurso nos habla de la sangre y la hermandad más allá de los pecados y errores de cada uno, un dilema bastante difícil de sortear… Lo que alguna vez fuiste contra lo que crees que es correcto ser, por lo que siempre has luchado y lo que no puedes evitar ser si creces en un ambiente tan hostil.

Aunque a veces el exagerado drama presentado parece de telenovela, impresión ayudada por unas actuaciones regulares, este filme es emblemático, fuerte y sin duda representa la más cercana aproximación en el cine a la cultura chicana hasta el momento, razón suficiente para echarle un ojo.

8 de 10, ese.

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

230. La Comunidad

La Comunidad. 2000

Álex de la Iglesia

Muchos errores inocentes le restan muchos puntos

Aunque Álex de la Iglesia tiene buenas ideas que podrían ayudar a mejor mucho el actual nivel del cine español, a veces, desgraciadamente carece de toque fino tanto en sus guiones como en la forma de ejecutarlos y llevarlos a la pantalla.

El hoy presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y director de filmes que han alcanzado el estatus de culto como “El Día de la Bestia” y “Acción Mutante”, nos presenta en esta ocasión la historia de Julia (Carmen Maura), una agente inmobiliaria en sus 40 que decide tomarse la libertad de quedarse unos días en un elegante departamento que está intentando rentar durante unos días. Para pronto está instalada, el vecino de arriba muere y con ello desata una feroz lucha entre los inquilinos del edificio por una cantidad millonaria en metálico que se encuentra asegurada en el departamento del difunto y que es descubierta y asegurada rápidamente por Julia, para ira de los demás.

Con un marcado tono de humor negro, la cinta tiene momentos muy agradables y en general se deja ver fácilmente, aunque no puede dejar de pensar que con un poco más de trabajo o mejor gusto se podría haber alcanzado una verdadera joya en el género de comedia. La mano de Álex de la Iglesia es notoria, aunque esto no es precisamente algo completamente bueno. Al guión le faltan algunas adecuaciones puesto a que muchas cosas menores se resuelven muy gratuitamente, haciendo que las acciones de los personajes resulten demasiado estúpidas y sin sentido, con el único fin de llevar la trama hacia algún lugar que le conviene al director, pero que no atrapa al espectador. Un claro ejemplo de esto es que Julia, al día siguiente que se separa de su novio, y con maleta cargada de dinero en mano, lista para escapar, decide quedarse un rato más en el edificio porque uno de los inquilinos, un cubano dizque ligador, la invita a una fiesta esa noche. Digo, con ese dinero para qué necesita irse con el primer tipo que se le insinúe y poner en riesgo su fortuna tan fácil e inocentemente… Como esto, hay fácil unas 4 ó 5 decisiones importantes que toman los personajes sin hacer uso de la simple lógica, algo que, por cierto, sucede con frecuencia en el cine español, principalmente en la comedia. Además, los españoles limitan su audiencia y el entendimiento de la gente de habla hispana con su pésima dicción y  la velocidad en la que sus actores recitan los diálogos, han de pensar que todos son madrileños de La Latina.

A veces, al director también se le nota cierta ingenuidad al momento de dirigir o poner en un mismo plano a un gran grupo de actores, dándoles acciones tontas que parecen ser sólo para llenar el cuadro. Algunos diálogos también pecan de ser demasiado inocentes, fáciles, lo mismo que sucede con la forma en la que el director finalmente resuelve todo.

Como dije, y haciendo estos aspectos un poco más especializados a un lado, la película se deja ver y aún con todas sus fallas resulta disfrutable, desgraciadamente no llega a una calificación más alta de un 6 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

228. Pícaros Ladrones

Small Time Crooks. 2000

Woody Allen

A lesser Woody Allen is still a great Woody Allen


Si bien a esta película no le fue tan bien ni obtuvo el reconocimiento que sí se les dio a otros filmes de este director, lo que contiene es más que suficiente para hacerle pasar un buen rato a cualquier espectador que ya haya adquirido el gusto por el estilo cómico de Woody Allen.

“Small Time Crooks” parece estar conformada por dos películas claramente divididas rumbo a la mitad del metraje, muy al estilo de lo que pasa, por ejemplo, con “Full Metal Jacket” o en menor escala con “Mulholland Drive” o hasta el “Scarface” de Brian de Palma. En la primera parte de la película se presenta a un grupo de ladrones con un mínimo grado de inteligencia que rentan un local cercano a un banco para hacer un túnel por debajo que los lleve hasta la bóveda de éste, mientras ponen un negocio de galletas, atendido por la esposa de uno de ellos, como fachada. El toque irónico de Allen sale a relucir cuando los ladrones interpretan mal los planos y llegan a una tienda de ropa, pero ya para entonces el negocio de galletas ha crecido tanto y se ha hecho tan popular hasta convertirse en un emporio.

Entonces se presenta un segmentito en estilo de reportaje (algo al estilo de otro filme de Woody Allen, “Take the Money and Run”) en el cual se hace ver que los 5 socios se han hecho millonarios, y todos ocupan un cargo en la imparable empresa de galletas que sin querer han creado. Con el dinero vienen los cambios, y se hacen notar en la persona de Frenchy (una genial Tracey Ullman), esposa de Ray (Woody Allen), que busca obtener estatus social a través del arte, apoyada de un artista oportunista (un poco exigido Hugh Grant que se limita a repetir la misma persona que ya ha interpretado cientos de veces) que es contratado por Frenchy para “educarlos” en las cuestiones sociales para dejar de ser unos Beverly Ricos, aunque Ray no quiere realmente cambiar su forma de ser.

La estructura del filme es un poco rara, aunque el director logra mantener un interés a través de los personajes y la comedia que estos generan, apoyados en muy buenas interpretaciones por parte de Ullman, Allen, Jon Lovitz y Elaine May. En esta ocasión, el filme tiene muy poco o nada de carácter autobiográfico, algo que pocas veces sucede en la filmografía del realizador neoyorquino.

Varias personas dicen que Woody Allen es un gusto adquirido, a mí en principio no me gustaban sus películas, pero ahora las disfruto mucho, aunque estoy a nada de terminar de ver su filmografía completa y quedarme sin material nuevo, lo bueno es que él sigue estrenando una película por año como ha sido desde 1982.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

221. El Asesino Dentro de Mí

The Killer Inside Me. 2010

Michael Winterbottom

Violencia exagerada o no, un thriller mediocre


En los muchos intentos por adaptar al cine la aclamada novela policiaca de Jim Thompson, publicada en 1952, aparecen nombres desde Marilyn Monroe hasta Brad Pitt, pasando Charlize Theron, Marlon Brando, Tom Cruise, Quentin Tarantino, Demi Moore, Uma Thurman, Leonardo DiCaprio, Elizabeth Taylor, Maggie Gyllenhaal, Juliette Lewis y más. A final de cuentas y por muchas diversas razones, sólo ha sido posible una adaptación en 1976, probablemente mediocre, mientras que los demás intentos se quedaron en sólo eso, hasta ahora.

Michael Winterbotton, conocido principalmente por “24 Hour Party People”, incluye en su reparto a Casey Affleck, Jessica Alba y Kate Hudson, secundados por un Bill Pullman que estaba algo perdido. En el reparto el único que sobresale es Affleck, quien realiza una muy buen interpretación de un ayudante de sheriff que no encuentra dificultad en convertirse en un asesino psicótico a la primera que se le presenta la oportunidad, cuando conoce a una bella prostituta (Alba) que busca chantajear al hijo del magnate del pueblo. A Affleck lo he visto poco y lo considero un gran actor, aunque su apariencia de inadaptado lo ha encasillado en un cierto tipo de papeles, o talvez eso es en lo que él los convierte.

El filme ha sido duramente criticado por el nivel gráfico de violencia (incluso a veces rídiculo), principalmente por algunas escenas donde las mujeres son maltratadas, golpeadas y eventualmente asesinadas, pero tras esa cortina de sangre se encuentra un thriller mediocre y extraño, y con tantas fallas como aciertos. En un ritmo semi-lento, la película va presentando la inminente transformación de su personaje, aunque la distancia del público con los eventos es considerable, y eso puede considerarse o una falla, o una manera diferente de relatar una historia, según la óptica.

6 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 6 de 10, Críticas