Archivo de la etiqueta: Comedia

250. Exit Through the Gift Shop

Exit Through the Gift Shop. 2010

Banksy

Someone is trying to mess with our brains

Alguien está intentando joder con nuestra cabeza. Su nombre es Thierry Guetta, quien se hace llamar artísticamente “Mr. Brainwash”. Guetta es un francés que, a su llegada a Los Ángeles a finales de los 90’s, puso una tienda de antigüedades. Resulta que este peculiar personaje grababa todo con su cámara, más a manera de obsesión que de hobby, y así, casi por accidente, un día se vio convertido en el encargado registrar en video todo lo que ocurría en el mundo del arte urbano en el transcurso de varios años, con la excusa de estar, supuestamente, planeando hacer un documental con el material recabado.

Un buen día, y tras una larga espera, el más importante, reconocido y revolucionario artista urbano de todos los tiempos, el misterioso inglés que trabaja bajo el pseudónimo de Banksy y del cual muy pocos conocen su verdadera identidad* (por razones de seguridad, principalmente), llega a Los Ángeles, y el encargado de ayudarlo a pintar y colocar stencils, prints y demás por la ciudad es Thierry, todavía en su papel de documentalista. El resultado de tal relación lleva al francés a convertirse en artista luego de que como cineasta, según palabras del mismo Banksy, es pésimo. Sinceramente, tampoco el trabajo que a final de cuentas realiza el inglés tiene una forma demasiado fuera de lo común, y si no fuera por la presencia de éste mismo, así como los dilemas que plantea a través de los diferentes personajes que presenta, éste sería un documental más o menos común y corriente.

Lo verdaderamente interesante es que entre todo esto ha surgido inminentemente la teoría de que Thierry Guetta es un personaje falso, un alterego, una broma más de Banksy, cuya principal característica es ser transgresor. MBW o Mr. Brainwash representa todo lo que está mal en el arte, todo lo que puede estar mal las ideas básicas del arte urbano convirtiéndose en un producto de moda, fabricado en serie y vendido a precios de pieza única e irrepetible por variaciones mínimas y estúpidas, de ahí el excelente y acertado título del documental. Su éxito podría ser la broma más grande de la historia del arte, convirtiendo a Banksy en el Dalí de nuestros tiempos. ¿Estará intentando darnos una lección?

Los cinéfilos, medios especializados y demás gente relacionada con el séptimo arte se encuentran muy a la defensiva en relación a los documentales el día de hoy, tratando de desmentir historias como “Catfish” luego de que “I’m Still Here” engañara a unos cuantos. Yo creo que Banksy está detrás de todo esto, así que tiene todo mi respeto y admiración por este y muchos motivos más. En el cine, como en el arte, no existe tal cosa de “no hagas nada buenoo que parezca malo ni nada malo que parezca bueno”.

9 de 10.

* Su verdadero nombre, según diversas fuerntes, es Robin Gunningham. Hace unos días, su verdadera identidad estaba siendo subastada en eBay hasta que la compañía removió la oferta, que había llegado al límite de $999,999 dólares.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

249. Del Perdón al Olvido

Life During Wartime. 2009

Todd Solondz

Las mismas obsesiones, diez años después


Fui el día de ayer a la Cineteca y me la pasé muy bien. Mis palomitas, mi refresco y mi hotdog me costaron en total 45 pesos, y el boleto otros 40. Fuera de que las butacas no tienen para poner los vasos y la copia de la película por momentos mostraba cierto deterioro, todo lo demás fue bastante agradable, hasta la presencia de una chica hermosa en la sala, una desconocida que creo haber visto antes. Digo todo esto porque iba con la idea que ver un filme de Solondz es echar la mano al aire. Te puede tocar una película divertida como “Happiness” o una sumamente malviajante como “Palíndromos”.

Precisamente este filme retoma de cierta manera a los personajes que vimos en “Happiness” para perpetuar su sufrimiento un rato más, aunque de forma algo entretenida. El director sigue buscando el origen de su obsesión por la sexualidad (más específicamente el incesto y la pedofilia) y finalmente parece haberlo encontrado esta ocasión, dando en pantalla y a través de escenas fuertes, interesantes y hasta cierto punto graciosas, las explicaciones que pudieron faltar (o no) en sus filmes anteriores.

Este tipo de filmes de Solondz me recuerdan un poco tanto a cintas de Woody Allen por sus personajes obsesivos y la forma en que estos están presentados, otras de Noah Baumbach por casi los mismos motivos, aunque enfocado más bien a tramas familiares, y en el caso de “Life During Wartime”, a una de las obras maestras de los hermanos Coen, “A Serious Man”. Supongo que algo tendrá qué ver que todos son judíos.

“Life During Wartime” presenta un entramado familiar en el cual cada uno tiene certezas, miedos y obsesiones casi en la misma dosis. Está la madre que intenta proteger a su hijo del trauma que le puede generar a éste el saber que su padre es un pedófilo convicto, está la mujer frágil que se pone en pie de cañón con un novio exconvicto depresivo, pervertido y suicida, y finalmente está la escritora exitosa, paranoica y ególatra que se está follando a Keanu Reeves. Las tres hermanas intentan hacer sus vidas, hasta cierto punto aspirando a la normalidad, como el punto más alto al que pueden aspirar después de tantos años tormentosos llenos de malas decisiones.

Algunos personajes resultan muy molestos, seguramente a propósito. Pero el guión imprime varios momentos cargados de ingenio para la ironía, la parodia humana y la sátira social, que sin duda enriquecen mucho el filme y lo hacen algo digno de ver.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

246. Micmacs

Micmacs à tire-larigot. 2009

Jean-Pierre Jeunet

Tiene los colores, le falta la magia


Uno pensaría que la gran mayoría de los franceses tienen una gran afición por el clown, los circos, las acrobacias y ese tipo de artes y espectáculos. Lo cierto es que Jean-Pierre Jeunet tiene desde hace rato ya un estilo consagrado y reconocible que demuestra que el punto que acabo de mencionar.

En “Micmacs”, talvez más que en cualquiera de sus anteriores películas, el realizador de “Amélie”, “Alien Resurrection” y “Delicatessen”, cuenta su historia con personajes muy caricaturizados que parecen haber salido de un espectáculo de circo. Dany Boon es Bazil, un hombre un tanto anormal y torpe sólo en apariencia que tras recibir un balazo en la frente pierde su trabajo y queda en la calle. Entonces conoce a una pequeña comunidad de extraños personajes que se dedican principalmente a reciclar basura y crear cosas inusuales con ella. Muy pronto en la historia Bazil entiende que su misión en la vida es vengarse de las dos compañías de armamento responsables de la bala que ahora quedó encarnada en el interior de su cabeza y la mina que mató a su padre.

Lo malo es que Jeunet llevaba “a very long absense” de las pantallas tras su cinta del 2004, y “Micmacs” no parece llenar el vacío que había dejado. Aún con toda la mano y estilo de su director, la cinta trata de una manera muy ligera a sus personajes, centrándose más en la forma en la que la venganza se va llevando a cabo, paso por paso. A veces sólo les falta utilizar aparatos marca Acme, aunque talvez esté exagerando un poco… Sin embargo, ni la trama ni los personajes logran tener la magia que sí tenían otros desarrollados por el mismo director.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

243. Machete

Machete. 2010

Ethan Maniquis, Robert Rodriguez

Cambiando la guitarra por el machete


Ya todos o casi todos sabrán que “Machete” es una película que nació de un trailer falso incluido en la película “Grindhouse”, una doble presentación por parte de los secuaces Tarantino y Rodriguez, ambos muy enfocados en glorificar el cine serie B.

Sin otras pretensiones que las de divertir, entretener y reírse de su propia cultura, Rodriguez nos presenta su más reciente flick que co-dirige con su editor de toda la vida, Ethan Maniquis, con una trama sencilla y hasta cierto punto repetida que sirve de parodia en parte hacia los cientos de filmes de acción que se toman muy en serio sus guiones vacíos, pero también hacia sus mismas creaciones, dígase la saga Mariachi. El director nacido en Texas sabe perfectamente a lo que le está tirando y conoce muy bien su juego. En realidad, el personaje de su sonada ópera prima no dista mucho del que hoy presenta en la emblemática figura de Danny Trejo, al cual por fin se le cumple el sueño de protagonizar un filme interpretando a este recurrente personaje, que al parecer también ha salido en la saga “Spy Kids”. La verdad no pienso corroborarlo por mi cuenta.

Me imagino que Rodriguez ha de ser un personaje muy carismático, y que poco ha cambiado en su forma de ser, de rodar y de soñar desde que comenzó su carrera. De esta manera, me imagino, consigue tener nuevamente un reparto de súper lujo. Yo creo que los demás actores le siguen el juego y simplemente se divierten con sus ocurrencias, burlándose de su misma profesión, sobreactuando, caricaturizando y demás. Es así que “Machete” podemos ver a Robert De Niro, Jessica Alba, un rescatado pero graciosísimo Steven Seagal en su primer papel de villano, una Michelle Rodriguez que se ve mejor que nunca, una Lindsay Lohan en un rol que le queda muy bien, Cheech Marin y, por supuesto, Danny Trejo. Se sabe que Chris Cooper rechazó un papel que le ofrecían por considerar el guión “lo más absurdo que he leído”. Todo está en saber ver el juego, pero esta habilidad del director es algo realmente destacable, sea cual sea su método de reclutamiento.

La verdad es que el filme tiene muy buenos gags, algunas buenas escenas de acción, y cumple perfectamente su objetivo de divertir mofándose de las películas del género.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

242. Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim vs. the World. 2010

Edgar Wright

Napoleon Dynamite + The Strokes + videojuegos arcade


Después de ver esta película lo primero que se viene a la mente es: “¡Qué cool!” Tenía mis dudas acerca de esta película, sobre todo porque es protagonizada por Michael Cera, y ese chico ya está muy encasillado en cierto tipo de personajes. Si bien aquí no sale demasiado de ese arquetipo que se le ha impuesto papel tras papel, la película tiene tantos elementos buena onda que es muy difícil que a alguien de menos de 30 años no le guste, sobre todo si para los amantes del rock alternativo o Indie y los videojuegos arcade. La película está basada en una novela gráfica de reciente creación con referencias a grupos de rock alternativo como The Smashing Pumpkins o a videojuegos como Ninja Gaiden.

Plagada de efectos de impecable factura que emulan el mundo de  este tipo de videojuegos vintage, una muy buena selección musical que incluye a The Rolling Stones, Broken Social Scene, Metric, Nigel Godrich (productor de Radiohead) y Beck, quien también compuso la genial música que interpreta la banda Sex Bob-omb en la película y una edición de audio realmente espectacular que toma samples prestados de diferentes juegos de Nintendo (incluso el director le escribió a la compañía de videojuegos solicitándoles el permiso para utilizar los efectos de sonido de juegos como The Legend of Zelda), la película es un verdadero regalo, una pequeña joya para cierto tipo de público que oscila entre geeks, gamers, rockeros y todos aquellos que se desquitan con la música moderna, con las típicas actitudes juveniles y demostraciones de indiferencia.

La película trata sobre un tímido bajista de un grupo de rock que se enamora de una chica que tiene una buena cantidad de ex-novios/as molestos, a los que tendrá que vencer uno por uno en una serie de enfrentamientos tipo Street Fighter o similar si es que al final quiere quedarse con la chica.

El reparto es genial, y no podría haber otro actor mejor para el rol de Scott Pilgrim que Michael Cera, salvo, quizá, por el tipo que interpretó hace unos años a Napoleon Dynamite. Además, se agradecen mucho las presencias de Kieran Culkin, Alison Pill, Mary Elizabeth Winstead (looking really hot!) y, por supuesto, Jason Schwartzman y Chris Evans.

“Scott Pilgrim vs. the World” es sumamente actual, visualmente impresionante y auditivamente poderosa. En resumen, tiene mucha energía. Indispensable verla con buenos decibeles y buena calidad de imagen. Para recordar aquello que nos hace adolescentes.

8 de 10, and stuff… ¡Ojalá haya una secuela!

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

236. La Cruda Verdad

The Ugly Truth. 2009

Robert Luketic

Si al menos Katherine Heigl estuviera más buena…


Bueno, pues estamos a unos días de que llegue mi cumpleaños y así termine oficialmente este reto personal que poco a poco se fue volviendo más y más imposible de cumplir, y con ello terminará mi suscripción patrocinada de Videodromo, pero cuando llegue el día les compartiré lo que tengo pensado hacer con este espacio en el futuro. Por lo pronto, vamos con “La Cruda Verdad”.

Honestamente, yo no sé qué hago viendo este tipo de películas, sólo voy a decir que soy una persona que cultiva amistades muy diversas porque creo que casi todo mundo te puede aportar algo a tu vida, aunque las diferencias se hacen notar mucho en los gustos musicales y de cine.

Este tipo de comedias románticas son bastante obvias, fáciles y predecibles. Una controladora y obsesiva productora de televisión (un tipo de personaje que ya hemos visto en varias películas recientes, como “The Devil Wears Prada”) tiene qué lidiar con el nuevo presentador de su programa, un pelado sexista y cínico que busca el placer sin arriesgar nada y da consejos a los hombres para conquistar a cuanta mujer se cruce enfrente, algo así como el personaje de Tom Cruise en “Magnolia”, pero versión filme de Matthew McConaughey. Ya sabemos que se van a enamorar y ya sabemos cómo, así que lo que está en medio de todo eso debería ser lo suficientemente interesante como para mantenernos entretenidos la hora y media que dura el filme. Sin embargo, fuera de 2 ó 3 momentos graciosos (también con bromas algo esperadas), lo que le sucede a una pareja tan poco carismática como la que conforman Gerard Butler y Katherine Heigl, la verdad, importa poco.

Mención aparte para la pésima elección musical para las secuencias inicial y final, haz de cuenta que el director revisó las listas de Billboard de hace dos años y puso las primeras canciones pop que vio. Este tipo de películas se hacían mejor en los años 30’s ó 40’s.

Aunque lo vendan como una película de comedia para ambos sexos, no se dejen engañar: es un chick-flick y se acabó. La cruda verdad es que me hubiera costado mucho menos ver esta película con alguien como Jessica Alba o Scarlett Johansson (aunque espero que ella no se preste para este tipo de filmes) de protagonistas…

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

235. I’m Still Here

I’m Still Here. 2010

Casey Affleck

Hollywood, you’ve just been Punk’d!


Hay muchísimo qué decir acerca de esta película, aunque no sé ni por dónde empezar ni si todo lo que diré sea correcto. Supongo que “I’m Still Here” es uno de esas cintas que verdaderamente o te gusta o NO TE GUSTA, pero sin duda te deja contrariado. Aunque el resultado final personalmente no me gustó, hay muchas cosas que le aplaudo (y hasta me pongo de pie) tanto a Joaquin Phoenix como a Casey Affleck, quien dirige, fotografía, edita y co-escribe el filme con su cuñado, el actor que cobró fama tras sus participaciones en “Gladiator”, “Señales” y “Walk the Line”.

Creo que “I’m Still Here” es el documental falso más arriesgado que he visto. No creo que nadie que haya visto este filme haya podido evitar correr a la computadora más cercana (o Blackberrys, iPhones o lo que sea) para quitarse la duda si se trataba de algo real o no. A pesar de que la vida de Joaquin Phoenix no me importa en lo absoluto, yo me sentí muy aliviado de comprobar en Wikipedia que todo había sido, aparentemente, una farsa, aunque varias escenas en el filme parecían ya demasiado pensadas o muy bien cubiertas por diferentes cámaras, algunas en lugares en los que difícilmente se le hubiera ocurrido al director colocarlas de no saber exactamente lo que iba a suceder. Además, sería difícil pensar que dos actores con tanto qué hacer se tomaran tanto tiempo para “ver si jala”. Con esto no quiero decir que yo no caí en la trampa.

La mayor broma de la historia de Hollywood comenzó hace un par de años cuando Phoenix declaró en la alfombra roja su retiro de la actuación para perseguir su sueño de convertirse en artista hip-hop, argumentando estar harto de estar interpretando a alguien que él no era, sin poder contribuir creativamente ni expresarse a través de sus personajes. La noticia, así como las posteriores desastrosas apariciones en público de Phoenix, causaron revuelo en la industria del entretenimiento de los Estados Unidos. El actor fue aparentemente obligado a asistir al show de David Letterman, en donde el presentador hace mofa de la apariencia, aspiraciones y estado actual de su entrevistado, algo que fue parodiado por Ben Stiller cuando éste apareció presentando un premio en los Óscares del 2009 junto a Natalie Portman. Stiller además aparece yendo a la casa de Phoenix para proponerle un papel en la reciente cinta “Greenberg”, siendo desairado cruelmente. Además de esto está toda la supuesta participación de P. Diddy como productor del disco de Phoenix.

En el filme hay muchos segmentos muy desagradables y fuertes, mostrando al actor drogándose, bailando con prostitutas, vomitando, siendo defecado en la cara y unas cuantas cosas más, además de mostrar una personalidad muy, digamos, mierda…

Aplaudo, como siempre, el atrevimiento que tuvieron este par de actores en sacudir por completo a la industria cinematográfica y del entretenimiento, sin importarles todo lo que ambos estaban arriesgando. A final de cuentas, se trata de una película muy subversiva que ataca a consciencia y en palabras del mismo Phoenix la idea básica de los reality shows y la gente que lo consume, algo que va un poco más allá de lo que hace, por ejemplo, Sacha Baron Cohen.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas