Archivo de la etiqueta: Ciencia ficción

248. Parque Jurásico

Jurassic Park. 1993

Steven Spielberg

Película perfecta en su género


No sé qué cosas nuevas o diferentes pueda decir yo acerca de esta película y que no hayan leído, escuchado o pensado antes. “Jurassic Park” llegó a mi vida cuando yo tenía 9 años, y me parece que es la única película que he visto 3 veces en el cine. En aquel momento me maravillé viendo a los dinosaurios cobrar vida ante mis ojos, y hoy no puedo decir algo diferente.

Si “Alien” es una película perfecta en los géneros de terror y ciencia ficción, “Jurassic Park” es lo mismo para la acción y la aventura. Antes de ser arruinadas por sus desastrosas secuelas, ambas presumieron unos efectos especiales sin igual, a tal punto que hoy por hoy a ninguna de las dos se le pueden encontrar defectos en ese rubro.

En mi más reciente visita al parque, me quedé con la impresión de que la película duró menos de lo que yo recordaba, lo cual es una lástima. Pero el filme cuenta con grandes aciertos, aquellos que sí nos hacen ver por qué la figura de Steven Spielberg es respetada en el medio a pesar de otros bodrios que el director ha presentado.

Partiendo del objetivo de hacer un cine espectacular y a la vez entretener a toda la familia, se introducen las clásicas subtramas en personajes con cierta línea de comportamiento apoyadas por frases denominadas “latiguillos” (catch phrases, pues). La trama, que por supuesto no me tomaré el tiempo de sintetizar, siempre está presentándonos nuevas cosas, vertientes, retos o  problemas, convirtiendo a la película en una verdadera montaña rusa de acción, persecuciones, suspenso, aventuras y planteamientos, todo acompañado y fortalecido por la genial y espectacular música de John Williams, sin la cual la cinta no sería la misma. Al final del recorrido, uno tiene la idea de haberse quedado con algo, de que la historia nos intentó transmitir una idea, y aunque la conclusión sea obvia, eso es mucho más de lo que se puede decir de muchas películas del género.

Nunca olvidaré esta película, sobre todo la primera escena en la que finalmente vemos a un dinosaurio levantarse en sus patas traseras para comer de la copa de un árbol. Estoy seguro que algunos de ustedes tampoco. Por eso gracias, Spielberg.

9 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

238. 2033

2033. 2009

Francisco Laresgoiti

Todavía mucho qué aprenderle a los americanos

Siempre he respetado y admirado la audacia y el atrevimiento de los pioneros, aquella gente que se parte el alma con el objetivo de explorar algo nuevo, traer algo distinto en las artes. Desgraciadamente, en algunos de esos “locos” proyectos, como el de revivir el género de la ciencia ficción en México a través de esta cinta, lo más loable y rescatable termina siendo la intención… Ya son varios los audaces mexicanos que se han aventurado en los últimos años, en menor o mayor escala, a explorar vertientes distintas en el cine de este país fuera del drama social o las comedias pícaras a las que estuvimos acostumbrados. Hoy por hoy nuestro cine se ha visto altamente beneficiado por esas iniciativas, algunas aún necesitan trabajo.

La ciencia ficción planteada por “2033” realmente no aporta nada nuevo en un plano internacional. La trama de un gobierno que controla al pueblo a través de suplementos alimenticios, drogas, sistemas políticos o fuerza armada se ha visto en tantas y tantas ocasiones desde películas como “Soylent Green” hasta libros como “Un mundo feliz”. De hecho, muchas veces es la base o punta de partida de cualquier obra del género, lo realmente importante es, de ahí, hacia dónde se lleva la historia.

En el caso de la cinta mexicana, tenemos el problema de que la historia se confunde mucho, se presentan unas cosas y luego se presentan otras que parecen más bien repeticiones de segmentos o ideas prestados de otras películas. La trama se pierde entre una supuesta revolución inconclusa y liderada por gente con cero carisma e ideales muy planos, un entramado familiar poco creíble que introduce la eterna y recurrente idea de “el elegido”, una subtrama romántica más de casualidades que de pasión y unos personajes demasiado simples, con actores que nunca encuentran el balance y siempre parecen sobreactuados o “subactuados”. De lo poco que se agradece en la elección del reparto es la presencia de la guapa Sandra Echeverría, que no sé si actúe bien o mal porque fue muy poco exigida.

A pesar de algunos efectos mal logrados sin duda por limitaciones presupuestales, el filme tiene algunos logros en materia de diseño de producción, aunque por varios segmentos en los que nos encontramos con el grupo subversivo nos olvidamos enteramente de estar en el futuro, por un largo rato. Talvez aprendiéndole un poco de mesura a Alfonso Cuarón aquello hubiera resultado mejor. Todavía mucho qué aprenderle a los americanos, empezando por la idea de revisar que un guión no pierda a su público tan rápidamente y tenga cosas qué ofrecerle durante toda la película.

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

227. Alien Resurrection

Alien Resurrection. 1997

Jean-Pierre Jeunet

Devolviéndole un poco de prestigio a la saga


Ridley Scott, James Cameron, David Fincher y Jean-Pierre Jeunet. Pocas sagas en la historia del cine pueden presumir de contar con directores de primera línea para cada una de sus entregas como la de “Alien”. Si bien David Fincher debutada como director como “Alien 3” y Jean-Pierre Jeunet llegaba después de cosechar dos éxitos con las únicas dos películas que tenía hasta la fecha, “Delicatessen” y “La Ciudad de los Niños Perdidos”, mientras que Scott y Cameron llegaban con un cartel más amplio, hoy por hoy los cuatro son nombres muy pesados e importantes dentro de la industria fílmica internacional.

Luego de que Danny Boyle, Peter Jackson y Bryan Singer desecharan la invitación de dirigir la cuarta entrega, fue Jean-Pierre Jeunet el que finalmente le vino a devolver un poco de su prestigio original a la saga tras dos desastrosas secuelas, apoyado en un guión que finalmente hizo nuevas preguntas y añadió nuevos elementos en juego, porque previamente sólo debería definirse cómo iba a introducirse nuevamente al alienígena, quién sería el primero en morir para que finalmente le creyeran a Ripley de la existencia de tal criatura y quién iba a ser el idiota que la iba a dejar escapar.

Si bien el concepto básico de que la teniente Ripley es clonada con todo y bebe extraterrestre en el interior de su pecho es bastante ridículo, lo importante es que de ahí la película presenta situaciones nuevas y personajes interesantes, incluyendo un buen elenco en el cual se puede encontrar a Winona Ryder, Ron Perlman, Dan Hedaya y, por supuesto, Dominique Pinon, quien ha aparecido en todos los filmes del director francés. A pesar de tener apariencia humana, Ripley tiene condiciones físicas mejoradas por haber mezclado su ADN con el del alienígena, que resulta ser una reina capaz de reproducirse, esta vez, sin la necesidad de poner huevos, producto también de la mezcla con la sangre de Ripley. Después, el guión se aventura a presentar las últimas consecuencias de esto con resultados interesantes pero algo arriesgadas.

El elogiado estilo visual de Jeunet se hace presente, y no sólo eso sino que los efectos digitales, aunque aún perfectibles, son mucho más superiores que el de la entrega pasada. El diseño de producción, uno de los tantos logros de la película original, es nuevamente cuidado y tratado con cariño. Asimismo, el filme toma un giro hacia el tono de la primera entrega, lo cual se agradece mucho.

Ahora sólo nos queda esperar a ver qué hace nuevamente Ridley Scott con una supuesta precuela. Tengo mucha fe en que le irá muy bien.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

224. Tron: Legacy

Tron: Legacy. 2010

Joseph Kosinski

Tron left my head spinning

De entrada debo decir que de la entrega original de 1982 sólo he visto el trailer, y la verdad, a mi parecer y con la poca información que tengo, los efectos visuales utilizados en aquel momento envejecen años luz la película, por lo que creo que a mucha gente el día de hoy se le haría complicado ver la historia detrás de todos esos “fallos”. Bueno, el caso es que esta crítica estará libre de comparaciones con la primera entrega.

Definitivamente recomiendo ir a ver AL CINE “Tron: Legacy”. La película está diseñada para una pantalla grande y un sonido envolvente, pues es un regalo para los sentidos de la vista y el oído, con efectos impresionantes, diseño de producción sin igual y música que te hace vibrar en el asiento.

Vámonos por partes porque hay mucho qué decir de esta película. Concuerdo totalmente con lo que dijo una amiga en su estatus de Facebook: “Tron left my head spinning”. La película tiene unas secuencias de acción que son virtualmente perfectas, sobre todo por aquellas en la primera parte, en la arena de juegos. Con visuales simplemente espectaculares y efectos digitales sin los cuales esta historia, debido a su naturaleza, hubiera sido imposible de contar (incluso todavía hoy es imposible recrear perfectamente los movimientos naturales, principalmente los labios, de un humano), “Tron:Legacy” es una montaña rusa de sensaciones detonadas por colores vibrantes y música electrónica con un alta dosis de energía. Yo me encontraba en mi asiento maravillado y en momentos extasiado, preguntándome si así se sentirían los efectos de las nuevas drogas digitales sonoras, como el iDoser. Viajesotototote.

La música de Daft Punk merece mención aparte. Simplemente es un mundo creado para ellos, que ellos mismos ayudaron a crear con el estilo que ellos impulsan y promueven. “Tron: Legacy” está hecho para el emblemático e innovador dúo francés, e incluso cuando uno los veen pantalla fungiendo como DJ’s de un exclusivo bar del mundo digital, ellos parecen pertenecer allí. A pesar de su gran logro con esta música original, en la que incorporan por igual y según los temas música sinfónica y elementos electrónicos, en ocasiones la primera parte se parece mucho a lo que hace Hans Zimmer para Christopher Nolan tanto en “Inception” como en “Batman Begins” (la segunda en colaboración con James Newton Howard) y la segunda parece tener mucha inspiración de Kraftwerk, principalmente porque suena muy minimalista.

Por otro lado, si bien la película acierta en todo lo anterior, tiene varias carencias en el guión, algo que quizás con un par de meses más de trabajo se hubiera solucionado. A veces la historia se diluye, y uno de los problemas consiste en que la película comienza, como en casi cualquier montaña rusa, demasiado alto, con escenas de acción con muchísima adrenalina, pero después ya no vuelve a tocar esas alturas, y ningún otro segmento de la cinta contiene esas dosis emoción. Asimismo, a veces la historia se vuelve un tanto técnica y hasta errante, simplemente el personaje de Zuse no cumple las expectativas y pudo haber sido reemplazado con un reto más interesante y menos absurdo.

El diseño de producción merece una ovación, pero el mismo guión hace sentir muy limitado a este mundo creado digitalmente, basta con decir que me gustaría que se hubiera explorado más, pero me quedo con la impresión de que la arena ocupa un 80% de la ciudad perfecta defendida por Clu.

Del director Joseph Kosinski, quien ha cobrado fama principalmente por sus comerciales de videojuegos, sólo decir que se la aventó en su debut con una cinta de 300 millones de dólares de presupuesto.

No dije casi nada de la historia, pero ya hablé mucho. Recomendada sobre todo para personas de menos de 35 años…

9 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

223. Alien 3

Alien 3. 1992

David Fincher

Un complicadísimo debut para David Fincher


Vaya manera de arruinar las cosas con las secuelas. Una vez que el público ha comprendido esto y se ha visto una y otra vez del seguimiento que se le ha dado a las historias que lo cautivaron, los estudios inventaron las precuelas, que seguramente durante un rato les darán muchos millones de dólares. De hecho, hace poco se anunció una precuela de “Alien”, dirigida por Ridley Scott, lo que renovó mi interés por ver la saga completa un poco más a conciencia esta vez.

En “Alien 3” se violan algunas “leyes de las secuelas” tan pronto y comienza la cinta. Específicamente, todos los personajes que vimos en la segunda entrega (menos la teniente Ripley, por supuesto) mueren cuando la nave en la que viajaban se estrella en un planeta que sirve como prisión exclusiva para hombres, una prisión bastante deteriorada y olvidada, por cierto. Para hacer justicia, hay qué decir que desde el momento en el que todos los pasajeros de la nave Nostromo (por mucho, los secundarios más interesantes de la saga) fueron asesinados por el alienígena y sólo sobrevivió el personaje de Sigourney Weaver, que es despertada en la secuela después de muchos años e igualmente toda la gente que ella alguna vez conoció (incluida su hija) ha muerto ya, la línea temporal y toda el discurso de la saga se centró en dos cosas: la supervivencia o la batalla entre Ripley y el extraterrestre, y la compañía intentando hacerse de la bestia para su división de armas biológicas.

Habiendo dicho esto, me parece que el hecho de que la gente se indigne porque los personajes de la segunda entrega sean tajantemente asesinados por la pluma del guionista de la tercera tan pronto en el metraje, sin siquiera hacer el experimento de dejar alguno medio moribundo (salvo por el androide Bishop), parece estar un poco de más. La saga se arruinó inmediatamente con las secuelas, pero un novato Fincher, quien entró como substituto del neocelandés Vincent Ward, se vio presionado por el estudio y sin un guión terminado al momento de iniciar rodaje. El acierto que tiene “Alien 3” es el de regresar al género original de la serie: el terror. Desgraciadamente la bestia “ya no es la misma” (en palabras de la misma Ripley) pues ahora supuestamente se mueva más ágilmente, situación que provocó que Fincher echara mano de un alienígena 3D que se ve HORRIBLE y que es, en definitiva, el peor error que tiene la cinta después de un guión insalvable. Aún así, yo considero que la propuesta del director de “Se7en” y “Fight Club” es mejor que la de James Cameron, aunque eso no es precisamente algo que la salve de la quema.

Afortunadamente, David Fincher corrigió rápidamente el camino de su carrera, y todo quedó en un debut lamentable, con mucha presión pero con un presupuesto que difícilmente alguien consiga para su primera película.

5 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

219. Aliens

Aliens. 1986

James Cameron

Le tocó el turno a James Cameron, and he blew it!

Bien, pues era lógico que la Teniente Ripley tenía qué regresar, pero desgraciadamente Ridley Scott se quedó en la nave Nostromo, y la segunda entrega tuvo que ser pilotada por un James Cameron que venía de patear traseros mecánicos con la primera entrega de “Terminator” y de terminar de escribir una versión inicial del guión de la segunda entrega de “Rambo”, que después sufrió las modificaciones de la “mente” de Sylvester Stallone.

En el papel, y con lo que ya le conocemos a Cameron (hablo, pues de “Terminator 2” y de, bueno, nada más esa), el canadiense no sonaría como una mala opción para reemplazar a Scott. Pero las nuevas ideas nacieron, y “Aliens” se convirtió en un filme de acción y aventuras que por ende carecía del terror y el tono oscuro de la entrega original.

En esta ocasión, la Ripley es rescatada de su hiper-sueño 57 años después para encontrarse que su hija ha muerto ya, y siendo que todos sus compañeros de la nave Nostromo fueron aniquilados por el alienígena, se encuentra sola con su estúpido gato que casi le cuesta la vida en la primera película pero que, tan pronto y le dicen que hay gente viviendo en el planeta en el que encontraron a la criatura malévola y que hay qué ir a rescatarlos, abandona en su departamento. Así comienza una nueva cacería de extraterrestres, que han tomado por completo el control de la estación que los ahora desaparecidos colonos habían habitado por unos cuantos años ya.

Sin el ingenio en cuanto a diseño de producción y sin el ritmo pausado que propiciaba el suspenso en la primera entrega, lo que Cameron toma prestado le sirve para hacer una película que emociona por sus escenas de acción y la amenaza de semejante organismo viviente, ahora en mayor número y tamaño, como si el mismo filme necesitara más elementos para generar el suspenso que no se logra con el guión o el planteamiento. Aún así, la curiosidad del fanático lo lleva a querer seguir viendo, con la esperanza de ver a su heroína triunfar y talvez entonces encontrar más información del origen de la enigmática criatura. Bah.

No, James Cameron no era el indicado…

7 de 10. La foto corresponde al equipo de guionistas que en esta ocasión decidieron desviar el rumbo prometedor que tenía la saga.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

216. Alien: El Octavo Pasajero

Alien. 1979

Ridley Scott

Merecedora de todos los aplausos


Ya se ha dicho muchísimo sobre esta película, y muy probablemente cualquier cosa que yo pueda agregar ya alguien más lo dijo. La primera entrega de la saga “Alien” es simplemente una obra maestra del género, por muchas razones. Su complicada concepción y los elementos que poco a poco se fueron sumando para que finalmente esta película fuera realizada son tan interesantes como el resultado final, donde Ridley Scott nos entrega una película de terror con elementos de ciencia ficción.

El filme tardó más en gestarse que lo que le tomó a la criatura matar a toda la tripulación de la nave comercial Nostromo, salvo por la Teniente Ripley, por supuesto. En su origen, mucho tiene qué ver un proyecto fallido de Alejandro Jodorowsky por adaptar la novela “Dune” al cine, (más tarde fue David Lynch quien finalmente tomó este proyecto). Se dice que el chileno había contactado a Salvador Dalí y a Orson Welles para estelarizar la cinta, que sería musicalizada por Pink Floyd (imagínense eso). Más tarde, se incluirá al artista suizo H. R. Giger para ciertos aspectos del diseño de producción, así como al artista de cómics Jean “Moebius”. Al cancelarse este proyecto, Dan O’Bannon, involucrado en el guión de la adaptación, se dedicó a terminar de escribir el guión de “Alien” y finalmente Giger terminó siendo el responsable de algo más que el diseño conceptual de la criatura alienígena (basándose en su obra “Necronom IV”, mostrada en la foto), mientras que los storyboards que Moebius realizó para Ridley Scott sirvieron para que la Fox les doblara el presupuesto de $4.2 a $8.4 millones de dólares.

El filme comienza describiendo lentamente el lugar en el cual se llevará a cabo la mayor parte de la acción, una nave oscura y gigantesca que cuenta con un sistema de inteligencia y pilotaje parecido a HAL 9000, de “2001: Odisea en el Espacio”. Incluso Scott ha dicho que el filme de Kubrick, así como “Star Wars” y “La masacre de Texas” fueron inspiración para la película. El ritmo que toma la película se vuelve clave para generar suspenso, el director sabe manejar los tiempos y darle el metraje necesario a cada segmento para colocar al espectador en una inercia difícil de parar, todo esto a la par de una música y un diseño sonoro ambiental excepcionales donde incluso llegamos a tener 6 minutos del inicio del filme sin diálogos. Por si esto fuera poco, en el reparto de una película de monstruos que el mismo revisor de guiones calificó como una especie de “Tiburón” (la cinta de Spielberg, naturalmente) ambientado en el espacio, se encuentran nombres como Harry Dean Stanton, Ian Holm, Ian Holm y una entonces desconocida Sigourney Weaver.

Scott acierta en todo, no así otros directores de la talla de James Cameron o David Fincher, encargados de las siguientes dos secuelas. Scott utiliza un traje y equipos robotizados para mostrar sólo lo necesario del alienígena y no más. Yo insisto en que en los filmes de terror es mejor no mostrarlo todo y dejar que el resto sea completado por la mórbida imaginación del espectador.

Para los que viven en Monterrey, les habrá tocado ir al Kokoloco antiguo, en el cual el bar que había abajo y que durante algún tiempo fue casi el único lugar donde se podía escuchar buena música, llevaba el nombre de Nostromo, y sus interiores estaban decorados como aquella nave espacial.

9 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas