Archivo de la etiqueta: Biopic

213. Red Social

The Social Network. 2010

David Fincher

Una historia que nos concierne a todos los usuarios


El tagline de esta película se me hace fenomenal y acertadísimo: No haces 500 millones de amigos sin hacer algunos enemigos. ¡Bum! Toda la película resumida en una sola frase.

La supuesta historia de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, resulta sumamente interesante, y hoy por hoy es alguien que ha revolucionado la manera en que nos relacionamos, en que interactuamos y hasta en que nos conocemos. La cinta de David Fincher llega en el momento justo, y nos abre la puerta del oscuro sótano en el cual los secretos de la compañía estaban guardados, o talvez es que yo no me mantengo tan al tanto de las noticias…

La cinta está planteada en un ir y venir que parte de una mesa en la cual se sientan algunas de las personas que aseguran haber tenido algo qué ver en la creación de la red social, como partes demandante y demandada en un juicio multimillonario. Así, Fincher recapitula y nos va contando paso a paso el desarrollo de una herramienta online que conocemos, y es una historia tan reciente y tan cercana que la audiencia sólo puede sonreír en ocasiones, y sorprenderse en otras, con verdadera curiosidad por el origen de todo aquello.

Las actuaciones están verdaderamente magníficas, principalmente por Jesse Eisenberg como Zuckerberg, pero la gran sorpresa resulta ser Justin Timberlake, en el papel de Sean Parker, co-fundador del desaparecido pero revolucionario Napster. El casi desconocido Andrew Garfield aparece como un no preparado director de finanzas de Facebook, y también ejecuta su papel a la perfección.

Obviamente, de la película se esperó mucho, y generó tanta expectativa como la suma de los deseos de todos los usuarios activos de checar si tienen nuevas notificaciones, mensajes o solicitudes de amigos. Por su parte, los guionistas aceptan abiertamente haber cambiado o exagerado varias cosas con tal de entregar una historia más entretenida, pues lo lograron. Las fiestas y personalidad de Parker, los conflictos que generan hacia el interior la diferencia de caracteres, el revoltoso crecimiento y la realización de sueños e ideas, la envidia y la avaricia que genera el éxito: todos los elementos para generar una gran película de subidas y bajadas están ahí. Bien por David Fincher, me cae bien. No así Mark Zuckerberg, pues según la película es un hijo de puta.

9 de 10.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

209. A Guide to Reckognizing Your Saints

A Guide to Reckognizing Your Saints. 2006

Dito Montiel

Exorcizando demonios propios con honestidad exagerada


“A Guide to Recognizing Your Saints”, al parecer titulada “Tus santos y tus demonios” en Latinoamérica, tiene como principal atractivo o virtud el hecho de que representa una de las revisiones y confesiones autobiográficas más honestas y directas. El música, escritor y ahora realizador cinematográfico Dito Montiel llevó su novela autobiográfica a la pantalla grande, en la cual presenta a una serie de personajes (entre ellos él mismo) que realmente existieron y que transformaron su vida completamente.

El escenario es un barrio conflictivo de Nueva York, en el cual la violencia es virtualmente ineludible. Dito Montiel no se molesta siquiera en ponerle un alias a su personaje, por lo que Robert Downey Jr. se convierte en él como adulto: un escritor exitoso, que tiene la gran carga de haber abandonado a toda la gente que alguna vez le importó en su niñez y adolescencia. Cuando recibe una llamada pidiéndole que regrese a ver a su padre enfermo para convencer a éste de ingresar al hospital, los recuerdos del pasado llegan para ser revisados y tratar de entender qué fue lo que estuvo mal. Un sorprendente Shia LaBeouf interpreta a un joven Dito que no logra entenderse con su terco padre. El actor de la saga “Transformers” demuestra aquí que puede ser más que un ídolo adolescente y convertirse en un actor bastante serio para el futuro. En el elenco se encuentran otros nombres interesantes como Channing Tatum, Dianne Wiest , Chazz Palminteri y Rosario Dawson.

La película resulta auténtica, con mucha añoranza y carga dramática, destilando con cada secuencia tanta honestidad como algunos de los filmes de Spike Lee. A pesar de su temática, no es un filme pesado de ver y deja una reflexión final propia de un filme tan introspectivo.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

202. La Pontífice

Pope Joan. 2009

Sönke Wortmann

De revoltosos con mitos morbosos


Lo más seguro es que las leyendas y mitos en las que se basa el guión de esta película no sean más que eso, y su veracidad y probabilidades parecen muy poco probables, pero lo que sí es cierto es que el filme genera inevitablemente la controversia y el debate acerca del machismo planteado en el interior de la Iglesia católica, algo que aplica casi de la misma manera en el siglo IX como el día de hoy, aunque muchos prefieran simplemente no cuestionar este tipo de cosas.

En sí esta cinta de origen alemán no se libra de ser la típica biopic y no aporta nada nuevo a un género que tiene la obvia limitante de una estructura demasiado lineal, pero resulta interesante sobre todo por los temas que aborda.

La actriz alemana Johanna Wokalek, que a mí en lo personal me recuerda muchísimo en este filme a Cate Blanchet, interpreta a Johanna von Ingelhelm, quien se convertiría, supuestamente, en la primera y última papisa de la historia. Nacida en el seno de una familia pobre, en una sociedad ultrarreligiosa y machista, Johanna destaca por su gran inteligencia y facilidad para aprender distintos idiomas e interpretar las enseñanzas bíblicas, llamando la atención de un obispo, quien la llama para que continúe sus enseñanzas en una escuela apropiada, a pesar de que esto contradice las “reglas divinas”, según las cuales la mujer es poco más que un sirviente del hombre. Viviendo como hombre una gran parte de su vida, Johanna logra sobrevivir y consigue, sin buscarlo realmente, convertirse en la máxima autoridad de Roma y de la Iglesia.

Wokalek es merecidamente adulada por su papel, y comparte crédito con un John Goodman totalmente inesperado, así como otros cuantos actores poco conocidos, como David Wenham (“El Señor de los Anillos”, “Van Helsing”, “300”), Iain Glen o Lotte Flack.

Por lo pronto, la película logró el objetivo de plantear preguntas y de interesarme mucho por el tema, el cual inmediatamente me puse a investigar.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

161. Vals con Bashir

Waltz with Bashir (Vals Im Bashir). 2008

Ari Folman

Documental animado israelí… Say what?


“Vals con Bashir” es una película un tanto difícil de describir, principalmente por la particularidad de elementos conjugados en la creación de la misma. Se trata nada más y nada menos que de un documental animado sobre la Guerra del Líbano de 1982 y es la primera película animada que se produce en Israel desde hace más de 45 años.

A manera de exorcismo y curación, el israelí Ari Folman presenta una historia sobre una búsqueda para recuperar su memoria, pues su mente ha bloqueado por completo momentos importantes tanto de lo que aconteció en la Guerra, como su propia participación en ella. Accionado por el relato de un extraño sueño de un compañero de unidad suyo, el cineasta viaja a varias ciudades europeas para entrevistarse con otros personajes que también estuvieron en el frente con él, para encontrar que muchos de ellos parecen haber bloqueado sus memorias.

A través de flashblacks, el documental va mostrando escenas de guerra que rayan en lo inverosímil (esto aunado a una estética extraña que parece ser parte de un sueño o alucinación), a la vez que el personaje recupera su memoria, revelando el terror y la inexperiencia de los soldados de su unidad, así como la forma en que el conflicto genera cambios radicales y trastornos en ellos.

Definitivamente no es filme fácil de ver, pero los logros y propuestas técnicas del mismo bastan para que éste resulte llamativo, por lo demás, se trata de un ejercicio introspectivo interesante que trata un tema muy complicado. Y qué impacto al final, cuando se vuelve a la realidad con aquellas terroríficas imágenes de la guerra, con las que el director nos recuerda que, a pesar de que hayamos estado viendo dibujos animados durante 90 minutos, todo aquello es verídico.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

157. Hidalgo: La Historia Jamás Contada

Hidalgo: La Historia Jamás Contada. 2010

Antonio Serrano

Cumple como película bandera del Bicentenario


Resultará muy interesante ver los comentarios de la gente acerca de esta película. Desde mi punto de vista, es importante revisar hechos y personajes históricos nacionales a través del cine como lo hacen muchos otros países (con muy buenos resultados económicos y artísticos de vez en cuando), aprovechar las grandes historias que encierra la complicada historia de nuestro país y, de paso, hacer películas épicas y de otro tipo de géneros que colaboren a la creación de una industria cinematográfica, porque la ridícula cifra anual de producciones nacionales no podría alcanzar tal condición.

Aún a pesar de que en cuanto a términos de producción y ejecución no aporta nada nuevo a la cinematografía internacional sino que, por lo contrario, copia los modelos estadounidenses de storytelling para este tipo de filmes biográficos (no que tenga esto nada de malo, pues es algo que está bien hecho), filmes como “Hidalgo: La Historia Jamás Contada” es una bocanada de aire fresco para nuestro cine, además de un filme entretenido, bien actuado y casi casi bien producido, salvo por un fuego que se nota muy digital y una calle antigua a la cual no le echaron suficiente tierra y se ve claramente la banqueta.

El reparto, conformado por Ana de la Reguera, Cecilia Suárez, Andrés Palacios, Plutarco Haza y Damián Bichir como Miguel Hidalgo, resulta cumplidor, sobre todo por éste último, que brinda al personaje mucho carisma, humor y viveza (quién sabe qué tanto de eso había realmente en el llamado “Padre de la Patria”). Como se apunta arriba, está muy presenta la estructura y factura americana para contar la historia por partes, a través de flash-backs, con ciertos movimientos de cámara y presentando a los personajes en el momento en que se necesitan, aunque por ahí el transcurso de algunos eventos se hace un poco largo (todo aquello relacionado con la preparación de la obra de teatro y el amorío que tiene), omitiendo partes interesantísimas como pudieron haber sido el Grito de Dolores. Sospecho que puede haber sido algún impedimento en cuestiones de producción, pero pues ni modo, ahí pa’ la otra.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

104. W.

W. 2008

Oliver Stone

Un personaje reciente requiere más la Verdad

A Oliver Stone se le pueden criticar muchas cosas, pero nunca se podrá decir que el tipo no tiene agallas. Con esa fascinación que el director tiene por realizar biopics de personajes históricos (ya lleva 3 presidentes norteamericanos), Stone nos entrega un retrato un poco ácido y algo imparcial de un George W. Bush el mismo año en que éste salía de la Casa Blanca tras, increíblemente, su segundo período. Por supuesto, el director se toma ciertas libertades para con su personaje, pero no veo este filme como un desquite ni una manera de satanizar a una persona que hizo tantas cosas mal, pero sí presenta a un texano algo tonto, visceral, desequilibrado y necio que tiene el tacto de un ranchero (es fácil entender por qué él y Fox se llevaban tan bien) y una mentalidad de adolescente. Con este retrato, Stone debe hacer reflexionar a los americanos de por qué en algún momento se les ocurrió votar por un tipo así…

Todos tenemos nuestra idea muy hecha sobre este personaje, y nuestra imagen de él es muy reciente. La última imagen que yo tengo de él es aquella en donde, en medio de abucheos y protestas, se despide del que fue su hogar durante 8 años a bordo de un helicóptero. De ahí lo importante que es que el también director de “JFK”, “Nixon”, y tantas otras más, haya hecho bien su investigación y haya buscado ser lo más fiel a la realidad posible, sin alterar aspectos para beneficio (algo muy dudable) o perjuicio de su personaje. Stone recorre con una estructura de ida y vuelta la juventud y el paso a la adultez del exgobernador de Texas, tomando los momentos que el realizador consideró importantes y suficientemente descriptivos, con un par de secuencias más simbólicas u oníricas donde se plantea lo que sucede a nivel psicológico en el interior del personaje, en las escenas dentro del campo de béisbol. Todo esto, combinado a una supuesta revelación de lo que sucede dentro del núcleo gobernante americano resulta en una película por demás entretenida que relata no sólo un segmento de la vida de George W. Bush sino que aprovecha para mostrar lo que sucedía en aquella familia, con un padre autoritario y exigente.

Josh Brolin, quien hasta este momento no había llamado suficientemente la atención, tiene una interpretación realmente magnífica, haciendo olvidar las diferencias físicas que guarda con el personaje que interpreta, el que por cierto tiene tantos aspectos cómicos. Menos mal que Christian Bale rechazó el personaje. Otros actores del mismo calibre como Jeffrey Wright, Richard Dreyfuss y James Cromwell, quien aparece como George Bush padre, no desentonan y en cambio aportan su veteranía.

8 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

61. El Asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford

The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford. 2007

Andrew Dominik

Excelente western, con magnífica fotografía y destacadas actuaciones

Se nota cuando un realizador consiente a su director de fotografía y lo deja trabajar, y con ello crear. Muy probablemente, el director neozelandés Andrew Dominik buscó y buscó hasta que logró cazar a su director de fotografía, el inglés Roger Deakins, quien creó junto a los hermanos Coen la estéticamente poderosa y majestuosa “El Hombre que Nunca Estuvo Ahí” y que ha colaborado en casi todos los filmes de ellos. Precisamente lo que más me impactó de “El Asesinato de Jesse James por el cobard Robert Ford” (por cierto, un título que tiene sus pros y sus contras) fue el manejo y conjunción de los planos, la fotografía, la composición y la dirección de arte para lograr unas imágenes de belleza excepcional, repletos de poesía y simbolismos.

El consentido Brad Pitt suele tener muy buen ojo para los papeles que elige, y ésta no es la excepción. Tal como lo plantea la película, Jesse James fue una leyenda americana, y como prueba de su trascendencia basta saber que desde 1908 hasta la fecha se han hecho cerca de 40 filmes acerca de o con el personaje, incluyendo una realizada por Fritz Lang y otra por Nicholas Ray. Pitt está muy bien en su interpretación, y si bien no representa un rol muy alejado de lo que suele hacer, Jesse James sí le plantea al actor los retos de mostrarse como una persona ensimismada, distante y en ocasiones, de sangre fría (a final de cuentas se trata de un asesino y ladrón).

Personalmente, creo que el más sobresale es Casey Affleck, quien la da más un aire a Christian Bale y a Cilliam Murphy que a su hermano Ben. Affleck tiene un papel dificilísimo y poco carismático, muy contrario al de Brad Pitt, poca gente aceptaría identificarse con “el cobarde” Robert Ford, pero la verdad es que el rol le plantea al hermano menor de Ben unos retos de los que el actor sale muy bien librado y hasta destacado, compitiendo por el protagonismo con el mismo Pitt y Sam Rockwell, quien generalmente está bien (lástima que haya estado involucrado en “Gentlemen Broncos”).

La cinta plantea un seguimiento a las vidas entrecruzadas de Jesse James y Robert Ford. Ambos, con varios años de diferencia y experiencia, pertenecían a bandas delictivas que asaltaban bancos y trenes tras la Guerra Civil, en un estado como Missouri, que, debido a su céntrica ubicación, se vio mucho más afectado por la guerra que otros. Si bien es de suponer que el guión se toma mil y una libertades con respecto a la realidad, creo que del personaje no se rescata la verdad sino la mística, y lo hace muy bien.

9 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas