Archivo de la etiqueta: Aventuras

248. Parque Jurásico

Jurassic Park. 1993

Steven Spielberg

Película perfecta en su género


No sé qué cosas nuevas o diferentes pueda decir yo acerca de esta película y que no hayan leído, escuchado o pensado antes. “Jurassic Park” llegó a mi vida cuando yo tenía 9 años, y me parece que es la única película que he visto 3 veces en el cine. En aquel momento me maravillé viendo a los dinosaurios cobrar vida ante mis ojos, y hoy no puedo decir algo diferente.

Si “Alien” es una película perfecta en los géneros de terror y ciencia ficción, “Jurassic Park” es lo mismo para la acción y la aventura. Antes de ser arruinadas por sus desastrosas secuelas, ambas presumieron unos efectos especiales sin igual, a tal punto que hoy por hoy a ninguna de las dos se le pueden encontrar defectos en ese rubro.

En mi más reciente visita al parque, me quedé con la impresión de que la película duró menos de lo que yo recordaba, lo cual es una lástima. Pero el filme cuenta con grandes aciertos, aquellos que sí nos hacen ver por qué la figura de Steven Spielberg es respetada en el medio a pesar de otros bodrios que el director ha presentado.

Partiendo del objetivo de hacer un cine espectacular y a la vez entretener a toda la familia, se introducen las clásicas subtramas en personajes con cierta línea de comportamiento apoyadas por frases denominadas “latiguillos” (catch phrases, pues). La trama, que por supuesto no me tomaré el tiempo de sintetizar, siempre está presentándonos nuevas cosas, vertientes, retos o  problemas, convirtiendo a la película en una verdadera montaña rusa de acción, persecuciones, suspenso, aventuras y planteamientos, todo acompañado y fortalecido por la genial y espectacular música de John Williams, sin la cual la cinta no sería la misma. Al final del recorrido, uno tiene la idea de haberse quedado con algo, de que la historia nos intentó transmitir una idea, y aunque la conclusión sea obvia, eso es mucho más de lo que se puede decir de muchas películas del género.

Nunca olvidaré esta película, sobre todo la primera escena en la que finalmente vemos a un dinosaurio levantarse en sus patas traseras para comer de la copa de un árbol. Estoy seguro que algunos de ustedes tampoco. Por eso gracias, Spielberg.

9 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

241. The Fall

The Fall. 2006

Tarsem Singh

“Baraka” con elementos de ficción


Todo pintaba para un 10 de 10. Un comienzo espectacular con tomas en blanco y negro a cámara lenta, una fotografía impecable y repleta de arte, rodada en 18 diferentes países (algunos dicen que fueron 24) con locaciones impresionantes, un diseño de producción cuidado hasta el último detalle y, por último, presentada por Spike Jonze y David Fincher.

El hindú Tarsem Singh, quien había realizado previamente “The Cell” y que se ha hecho una fama dirigiendo videos musicales como “Losing My Religion”, de REM, y comerciales para Levi’s, Nike, MTV, NFL, Vodafone, Absolut, Mountain Dew, MasterCard, Coca-Cola, Gatorade, Pepsi, Audi y un largo etcétera de marcas poderosas, financió su película él mismo, aprovechando los viajes que tenía qué hacer para filmar spots en distintas partes del mundo y escogiendo sus proyectos según los que lo dejaran lo más cerca de la locación en la que quería filmar.

Contando con puros actores poco o nada conocidos, además de una niña rumana de 6 años que no sabía siquiera hablar inglés y tenía qué aprenderse sus líneas fonéticamente, Singh entrega una película conmovedora y visualmente perfecta, llena de arte y belleza sólo equiparables con la que uno encuentra en el documental “Baraka” (1992), con la que además comparte una ambiciosa labor de producción y un par de escenas muy parecidas. Para desgracia de todos, tanto los que participaron haciendo esta película como los que la vemos, en algún momento la trama se pierde y se diluye entre analogías del dolor y la autodestrucción del personaje principal, haciendo algunos trámites rumbo al clímax y desenlace un tanto tediosos…

La cinta está ambientada en un hospital en las afueras de Los Ángeles en los años 20’s. Allí, un doble de acrobacias se encuentra en cama producto de una escena que salió mal. Rotos sus huesos y roto su corazón por haber perdido a la mujer a la que amaba, encuentra en una inocente e imaginativa niña su aliada para buscar acabar con su miserable vida. A cambio de relatos fantásticos, la niña deberá conseguirle las drogas que necesita para acabar con su dolor…

Pues ya lo ven, hacer comerciales sí deja dinero, y mucho. Lástima que teniéndolo todo tan cerca para realizar una película perfecta, algo falló. Tampoco puedo evitar pensar que esta película tiene ciertos elementos parecidos a mi corto “El Problema”. Talvez debería demandar a Tarsem, jeje.

8 de 10 por esos 20 minutos que le sobran.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

238. 2033

2033. 2009

Francisco Laresgoiti

Todavía mucho qué aprenderle a los americanos

Siempre he respetado y admirado la audacia y el atrevimiento de los pioneros, aquella gente que se parte el alma con el objetivo de explorar algo nuevo, traer algo distinto en las artes. Desgraciadamente, en algunos de esos “locos” proyectos, como el de revivir el género de la ciencia ficción en México a través de esta cinta, lo más loable y rescatable termina siendo la intención… Ya son varios los audaces mexicanos que se han aventurado en los últimos años, en menor o mayor escala, a explorar vertientes distintas en el cine de este país fuera del drama social o las comedias pícaras a las que estuvimos acostumbrados. Hoy por hoy nuestro cine se ha visto altamente beneficiado por esas iniciativas, algunas aún necesitan trabajo.

La ciencia ficción planteada por “2033” realmente no aporta nada nuevo en un plano internacional. La trama de un gobierno que controla al pueblo a través de suplementos alimenticios, drogas, sistemas políticos o fuerza armada se ha visto en tantas y tantas ocasiones desde películas como “Soylent Green” hasta libros como “Un mundo feliz”. De hecho, muchas veces es la base o punta de partida de cualquier obra del género, lo realmente importante es, de ahí, hacia dónde se lleva la historia.

En el caso de la cinta mexicana, tenemos el problema de que la historia se confunde mucho, se presentan unas cosas y luego se presentan otras que parecen más bien repeticiones de segmentos o ideas prestados de otras películas. La trama se pierde entre una supuesta revolución inconclusa y liderada por gente con cero carisma e ideales muy planos, un entramado familiar poco creíble que introduce la eterna y recurrente idea de “el elegido”, una subtrama romántica más de casualidades que de pasión y unos personajes demasiado simples, con actores que nunca encuentran el balance y siempre parecen sobreactuados o “subactuados”. De lo poco que se agradece en la elección del reparto es la presencia de la guapa Sandra Echeverría, que no sé si actúe bien o mal porque fue muy poco exigida.

A pesar de algunos efectos mal logrados sin duda por limitaciones presupuestales, el filme tiene algunos logros en materia de diseño de producción, aunque por varios segmentos en los que nos encontramos con el grupo subversivo nos olvidamos enteramente de estar en el futuro, por un largo rato. Talvez aprendiéndole un poco de mesura a Alfonso Cuarón aquello hubiera resultado mejor. Todavía mucho qué aprenderle a los americanos, empezando por la idea de revisar que un guión no pierda a su público tan rápidamente y tenga cosas qué ofrecerle durante toda la película.

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

224. Tron: Legacy

Tron: Legacy. 2010

Joseph Kosinski

Tron left my head spinning

De entrada debo decir que de la entrega original de 1982 sólo he visto el trailer, y la verdad, a mi parecer y con la poca información que tengo, los efectos visuales utilizados en aquel momento envejecen años luz la película, por lo que creo que a mucha gente el día de hoy se le haría complicado ver la historia detrás de todos esos “fallos”. Bueno, el caso es que esta crítica estará libre de comparaciones con la primera entrega.

Definitivamente recomiendo ir a ver AL CINE “Tron: Legacy”. La película está diseñada para una pantalla grande y un sonido envolvente, pues es un regalo para los sentidos de la vista y el oído, con efectos impresionantes, diseño de producción sin igual y música que te hace vibrar en el asiento.

Vámonos por partes porque hay mucho qué decir de esta película. Concuerdo totalmente con lo que dijo una amiga en su estatus de Facebook: “Tron left my head spinning”. La película tiene unas secuencias de acción que son virtualmente perfectas, sobre todo por aquellas en la primera parte, en la arena de juegos. Con visuales simplemente espectaculares y efectos digitales sin los cuales esta historia, debido a su naturaleza, hubiera sido imposible de contar (incluso todavía hoy es imposible recrear perfectamente los movimientos naturales, principalmente los labios, de un humano), “Tron:Legacy” es una montaña rusa de sensaciones detonadas por colores vibrantes y música electrónica con un alta dosis de energía. Yo me encontraba en mi asiento maravillado y en momentos extasiado, preguntándome si así se sentirían los efectos de las nuevas drogas digitales sonoras, como el iDoser. Viajesotototote.

La música de Daft Punk merece mención aparte. Simplemente es un mundo creado para ellos, que ellos mismos ayudaron a crear con el estilo que ellos impulsan y promueven. “Tron: Legacy” está hecho para el emblemático e innovador dúo francés, e incluso cuando uno los veen pantalla fungiendo como DJ’s de un exclusivo bar del mundo digital, ellos parecen pertenecer allí. A pesar de su gran logro con esta música original, en la que incorporan por igual y según los temas música sinfónica y elementos electrónicos, en ocasiones la primera parte se parece mucho a lo que hace Hans Zimmer para Christopher Nolan tanto en “Inception” como en “Batman Begins” (la segunda en colaboración con James Newton Howard) y la segunda parece tener mucha inspiración de Kraftwerk, principalmente porque suena muy minimalista.

Por otro lado, si bien la película acierta en todo lo anterior, tiene varias carencias en el guión, algo que quizás con un par de meses más de trabajo se hubiera solucionado. A veces la historia se diluye, y uno de los problemas consiste en que la película comienza, como en casi cualquier montaña rusa, demasiado alto, con escenas de acción con muchísima adrenalina, pero después ya no vuelve a tocar esas alturas, y ningún otro segmento de la cinta contiene esas dosis emoción. Asimismo, a veces la historia se vuelve un tanto técnica y hasta errante, simplemente el personaje de Zuse no cumple las expectativas y pudo haber sido reemplazado con un reto más interesante y menos absurdo.

El diseño de producción merece una ovación, pero el mismo guión hace sentir muy limitado a este mundo creado digitalmente, basta con decir que me gustaría que se hubiera explorado más, pero me quedo con la impresión de que la arena ocupa un 80% de la ciudad perfecta defendida por Clu.

Del director Joseph Kosinski, quien ha cobrado fama principalmente por sus comerciales de videojuegos, sólo decir que se la aventó en su debut con una cinta de 300 millones de dólares de presupuesto.

No dije casi nada de la historia, pero ya hablé mucho. Recomendada sobre todo para personas de menos de 35 años…

9 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

218. Porco Rosso

Kurenai no buta. 1992

Hayao Miyazaki

No es de lo mejor de Miyazaki, pero es suficiente para entretener


Cuando alguien lleva tanto tiempo haciendo algo tan bien, es difícil encontrar qué decir acerca de su trabajo, como en el caso de Hayao Miyazaki, quien sin duda se ha convertido en el máximo exponente y gurú de la animación en Japón.

“Porco Rosso” es el sexto filme de Miyazaki, y el séptimo que produjo Studio Ghibli. El filme se centra en la figura de un talentoso piloto del cual descubrimos que, producto de una especie de maldición, se ha convertido en un cerdo (literalmente). En las aguas del mar Adriático se dedica a cazar “piratas del aire” hasta que estos, cansados de siempre verse superados por este curioso personaje, contratan a un vanidoso pero hábil piloto americano para que se haga cargo de él.

Curiosamente, el proyecto nació como una producción para ser transmitida durante los vuelos de Japan Airlines, quienes son los principales inversionistas del filme, que pronto mutó en un largometraje por su propia cuenta. Si bien “Porco Rosso” no se puede calificar (a mi parecer) como una de las grandes películas de Miyazaki, si no más bien a las regulares, eso es ya de por sí razón suficiente para darle una oportunidad, y creo que cualquier espectador que al menos tolere la animación japonesa y entienda sus cánones sabrá apreciarla.

Mi único problema con la cinta podría ser el hecho de que, situada en un contexto real como pocas veces sucede en un filme de Miyazaki, se introduce el elemento mágico de un puerco que pilotea avionetas y la explicación (o siquiera mención) de que se trata de un hechizo o algo de carácter mágico se tarda un poco en aparecer. Además, en ciertas ocasiones la misma historia no se toma muy en serio, pero bueno, a veces se me olvida que son dibujos animados que también tienen como objetivo atraer público infantil.

7 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

208. Samurai Fiction

SF: Episode One. 1998

Hiroyuki Nakano

Los samuráis que verdaderamente rockean


Lo que algunos llaman homenaje, otros podrían llamarlo copia. Para la suerte de uno de los directores más populares de los últimos años, Quentin Tarantino, no mucha gente conoce “Samurai Fiction”, y aunque la conocieran, el director americano acepta el origen de las referencias directas que toma prestadas en la saga “Kill Bill”, pues a muchos de sus fans no les importa más que que sus películas sean cool.

Habiendo dicho esto, también debe decirse que “Samurai Fiction” contiene su propio grado de homenaje, con referencias claras principalmente a la cinematografía de Kurosawa, pero incluso podría encontrarse relación con otro filme del mismo Tarantino, “Pulp Fiction”, tanto en el título como en la estructura de la trama.

La cinta japonesa retoma en la mayor parte de su metraje el blanco y negro usado de las películas antiguas para dar solamente algunas notas de color en secuencias especiales, sobre todo cuando hay violencia, acción y sangre. Los personajes, metidos en una historia de batalla por el honor de un pueblo y de una familia muy típica del género, se encuentran caricaturizados y resultan muy simpáticos como parodia de otros personajes que ya hemos visto en otras películas de aquel país. Todo gira en torno a una espada que un samurai se roba, y los intentos estúpidos del hijo tonto del jefe de un clan por recuperarla, y así ganarse el respeto de su padre. En la cinta incluso hay cabida para los ninjas, que también tienen un par de chascarrillos.

El elemento adicional que aporta Hiroyuki Nakano a su primer filme proviene quizá de su experiencia como director de videos de rock para MTV Japón, no sólo en el estilo de dirección y edición, sino principalmente en la selección de la banda sonora, que incluye temas entre el funk y el rock, compuestos por el rockstar japonés Tomoyasu Hotei, quien interpreta al villano Kazamatsuri, en su primera aparición en cine.

Los samuráis pocas veces fueron tan cool como en esta película. Realmente recomendable para unas risas con los compas. 9 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

194. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 1

Harry Potter and the Deathly Hollows – Part I. 2010

David Yates

La saga pierde la magia, y yo voy nomás por cumplir


Pues nuevamente voy atrasado con críticas de películas que ya vi. En este caso, me invitaron a la premiere de esta séptima entrega de la saga del nuevo más famoso del cine, la cual fue hace más de dos semanas, la medianoche de un jueves.

Debo decir que sí me entusiasman las películas de “Harry Potter”, pero de unas 2 ó 3 para acá creo que es más por un afán de cumplir y verlas todas que porque realmente se trate de muy buenas películas, de hecho creo que conforme los personajes van creciendo van dando entrada a más drama de adolescentes (lo cual está bien), pero la magia de anteriores entregas se va perdiendo.

Con una historia totalmente situada fuera de la escuela de magia Hogwarts, que sirvió de fondo para todas las entregas anteriores, Harry, Ron y la cada vez más bella Hermione, una vez que se han visto forzados a quedarse solos y lejos de la protección de los tantos secuaces de Potter, deben buscar, encontrar y destruir los Horcruxes, pedazos del alma de Voldemort. Yo no he leído los libros, y espero que sean diferentes y mejores (como todo mundo que sí los ha leído dice) que los guiones de las películas, pero en este filme en particular se siguen llevando investigaciones y los personajes descubren nuevas sectas, organizaciones y secretos que también forman parte importante de la historia completa.

Los niños han aprendido a actuar conforme avanza la saga, y hoy ya se les puede creer lo que dicen, pero Harry sigue siendo un héroe de poca monta que no resuelve nada por sí mismo (y además le van a quitar a su chica), y varios planteamientos de la serie son un poco tontos y sencillos, como el que alguien no sepa hacer un hechizo (cuando sólo se tiene qué aprender una palabra) o los nombres, construcción y apariencia de muchos personajes, siendo por mucho el peor de todos el que interpreta Helena Bonham Carter, convertida en una caricatura de villana.

El incluir tanta información nueva tan tarde en la historia en vez de encargarse de resolver misterios o jugar con los mismos elementos y personajes con los que ya se contaba parece ser un error, aunque éste puede tener su origen en la saga literaria, no lo sé. En esta misma línea, por primera vez en la saga se introduce animación, que, aunque bien hecha, no tiene cabida. En cuanto a planificación, David Yates comete, a mi juicio, dos errores más grandes aún, con la persecución en el bosque donde hace uso de la cámara a mano y una edición súper macheteada que no permite entender nada de lo que ocurre, y por otra parte una pelea de varitas en un restaurante londinense de comida rápida que parece un duelo de western.

La película tiene sus momentos flojos en un planteamiento de un difícil trayecto similar al que se tenía en la parte que correspondía a Frodo y Sam en “El Señor de los Anillos” (incluso con el Horocrux que también transforma a quien lo carga), pero sin esas otras historias a las que se podía cortar para no quedarse tanto tiempo en la misma línea.

7 de 10. Para la siguiente y última entrega, más vale que cumplan…

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas