Archivo de la etiqueta: 2003

237. La Corporación

The Corporation. 2003

Mark Achbar, Jennifer Abbott

Todos los problemas del mundo moderno en un solo documental


Hacer un documental redondo y completo es muy difícil, sobre todo mientras más grandes sean los temas a tratar. Un buen documental debería exponer de la manera más objetiva posible las problemáticas que sus autores hayan considerado importantes y de ahí presentar opiniones distintas y opuestas así como los datos duros relevantes que lleven hacia una conclusión, preferentemente positiva, de la situación planteada.

“The Corporation” intenta, ya desde su portada, linchar a un poderosísimo enemigo de muchas cabezas, quizás la verdadera bestia del Apocalipsis que llevará a que este planeta tenga un desenlace terrible. El documental de Mark Achbar y Jennifer Abbott tiene un propósito muy claro, y en 145 minutos se dedica a exponer el abanico de actitudes negativas que las corporaciones tienen para con los demás y su entorno, exponiéndolos, punto por punto y a manera de examen psicológico, como unos verdaderos sociopatas.

Empresas americanas colaborando en las operaciones de los Nazis, gigantescos complots en la industria de los alimentos para engañar a los consumidores que pueden estar adquiriendo productos dañinos a su salud, televisoras que descaradamente editan sus noticias, gobiernos latinoamericanos sometidos a un modelo de inversión extranjera diseñado como un método moderno de esclavitud, tremendos daños ecológicos provocados por una falta de conciencia por parte de las organizaciones, leyes y reformas que han equivocado el rumbo de una manera talvez incorregible… Todos estos y algunos temas más son tratados en este documental, presentados de una manera muy clara. Pero el que mucho abarca poco aprieta y los realizadores fallan en presentar entrevistas que aporten posibles salidas o soluciones al declive de nuestro mundo, que parece condenado a la autodestrucción, por lo que creo que este documental debería tener una secuela más propositiva.

Por cada documental como “The Corporation”, hay un comercial de Coca-Cola que nos hace volver a creer.

7 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

89. Memories of Murder

Salinui chueco. 2003

Joon-ho Bong

Una promesa del cine coreano que va cuajando

Mientras estuve estudiando en Madrid me di cuenta que los europeos realmente siguen mucho el cine oriental, al grado de que cuando fue estrenada allá la película “The Host”, toda la gente con la que me juntaba hablada de ella, así que fui a verla en un pequeño cine de versión original. Si bien mi chica de ese entonces no entendía todo el furor en torno a la película, y ciertamente se trataba solamente de una versión alterna y modernizada de una monster movie tipo Godzilla, al menos yo sí logré encontrarle ciertos aspectos nuevos y diferentes que podrían llegar a refrescar el género, con un punto de vista distinto.

“Memories of Murder” es una película anterior del mismo director, Bong Joon-ho, oriundo de Seúl y que estrenó el año pasado en Cannes su más reciente película, “Mother”, apenas su tercer largometraje. La película aquí reseñada es un muy pero muy buen thriller policiaco con unos toques de humor tan peculiares como buenos, aprovechando los vicios de carácter de sus personajes y a la vez poniendo en evidencia ciertas deficiencias en el sistema judicial coreano. Basado en la historia real del primer asesino en serie conocido en aquel país y situado entre los años 1986 y 2003, el filme se centra en un pequeño grupo de detectives encargados del caso, a pesar de que en la realidad más de 300,000 policías participaron en el caso y se interrogaron a más de 3,000 sospechosos.

Una pareja de detectives rurales comienza investigando la escena del primer crimen, en el cual una mujer ha sido violada y estrangulada. Ambos personajes son excesivos, abusivos y algo tontos, e incluso uno de ellos insiste durante toda la película que puede detectar a un criminal con tan sólo mirarlo fijamente a los ojos y, aunque nunca parece acertar, basa su investigación en este tipo de cosas. Este par, con sus estúpidos métodos de investigación e interrogación, aportan gran parte de la comedia que tiene la película, como cuando (pequeño spóiler) uno de ellos sugiere que, como no han encontrado vello púbico en las víctimas, lo cual los lleva a creer que el asesino está afeitado de esa zona, entonces deben investigar en el monasterio budista del área. Para tratar de nivelar y hacer avanzar las cosas, llega un detective de la capital con mucha más preparación, pero que continuamente tiene que enfrentarse con los ineficaces métodos de los locales, que buscan confesiones a base de torturas y entorpecen cualquier avance de la investigación.

“Memories of Murder” es una muy buena película, bien actuada, sumamente bien fotografíada y un guión interesante y bien balanceado entre comedia y misterio que me dejó con muchas ganas de ver más…

9 de 10. Muy recomendable.

2 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

34. Muero Por Ti

Anything Else. 2003

Woody Allen

Otra comedia neurótica más de Woody Allen

No sé por qué me he arrancado a ver tantas películas de Woody Allen desde que inicié el blog, pero ya me faltan pocas para cubrir su extensa filmografía. “Muero Por Ti” aparenta de entrada, principalmente por la elección de un irregular reparto y un cartel de película para adolescentes, no ser un típico filme de los que hace el director neoyorquino, pero esta impresión se cae en el primer diálogo, donde los personajes de Woody Allen y Jason Biggs discuten en tono de comedia ciertos aspectos filosóficos relacionados con los problemas típicos de la vida, entre ellos las mujeres.

Mi problema con esta película, que aún mantiene la esencia tan reconocible del director, es que aporta muy poco a su filmografía y, por supuesto, innova poco, aunque esto nunca ha sido precisamente una característica del cine de Allen, quien gusta de repetir tanto temas como situaciones, actores y hasta equipo técnico. “Muero Por Ti” tiene como particularidad lo ya mencionado: el hecho que se utilicen actores tan inesperados como Jason Biggs, Danny DeVito, Jimmy Fallon (de “Saturday Night Live”) y Christina Ricci, cuyo papel es, en ocasiones, demasiado desesperante. La historia fluye como una serie de enredos provocados por la desidia y falta de carácter de Jerry Falk (Biggs, de la saga “American Pie”), un escritor de actos de comedia que tiene que lidiar con una novia insegura, indecisa e irritante, la madre de ésta, un representante incompetente que depende de él y un psiquiatra incapaz de aconsejarle en lo más mínimo. Entonces Falk conoce a Dobel, también escritor, y entre ellos se desarrolla una relación de amistad y complicidad que alentará al primero a, lentamente, cambiar algunos aspectos de su miserable vida.

Con el mismo ingenio de siempre, Allen presenta diálogos y monólogos interesantes pero incesantes, haciendo que, sumando a esto a la presencia de Ricci y su fastidioso personaje, la película resulte algo tediosa, sobre todo a la mitad del metraje. Es de suponer que los filmes del director exista la neurosis y la paranoia, pero en éste caso en particular la trama es menos interesante y, para mí, resulta fallida a pesar de tener buenos momentos de comedia y contar con buenas actuaciones.

6 de 10. Es una película que se debe ver sin esperar mucho más que reírse de repente y ver una trama medianamente ingeniosa, pero muy lejos de lo que nos ha presentado en otras ocasiones el mismo director. La “fórmula Woody Allen” resulta insuficiente.

“Al reloj parado le queda el orgullo de que dos veces al día señala la hora que es,” – Ramón Gómez de la Serna.

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas