Archivo de la etiqueta: 2001

214. El beso del escorpión

The curse of the jade scorpion. 2001

Woody Allen

Una gema de la comedia


Mi falta de tiempo me hizo revisar mi propia videoteca, así que finalmente me decidí por este filme. En este blog ya se ha hablado de Woody Allen talvez más que de cualquier otro director, y cualquiera que haya estado leyendo sabrá que lo considero simplemente un genio. Esta película, que lleva en México el innecesariamente desacertado título de “El beso del escorpión” (lo más lógico hubiera sido haber utilizado la traducción literal), es una gema de la comedia, como bien lo expresó el crítico de la revista Rolling Stone.

Woody Allen tiene un ingenio para mezclar comedia, romance, drama y algunas veces también misterio como pocos lo han tenido en la historia del cine. La simpleza de las historias que presenta sólo se puede equiparar con la destreza en la que después los elementos inicialmente presentados funcionan entre sí para crear los necesarios enredos propios del género. La mayoría de las historias puramente cómicas de Allen parten de un punto básico e inocente que después le permite al director mostrar su inteligencia a través de los diálogos y situaciones cómicas.

En este caso, la historia se centra en CW Briggs, un excéntrico pero exitoso investigador (quién más que Allen) de una compañía de seguros que está siendo renovado por Betty Ann, una exigente y retraída experta en eficiencia (Helen Hunt), a su vez amante del jefe de la compañía, casado, por supuesto. Desde el primer instante, CW y Betty Ann se odian mutuamente, pero su participación en un show de hipnotismo los une definitivamente. Ambos se ven envueltos, sin saberlo y bajo los efectos de la hipnosis, en una serie de misteriosos robos, en casas en las que la compañía instaló los complicados sistemas de seguridad. CW se vuelve el principal sospechoso y acude a Betty Ann para que ésta le ayude. Charlize Theron también aparece en el filme, como la mimada pero aventurera hija de una de las víctimas.

Long live Woody Allen.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

1. Mulholland Drive

Mulholland Dr. 2001

David Lynch

Empiezo el reto de las 365 críticas con mi película favorita

Bueno, la verdad es que me viene muy bien entre celebraciones y festejos empezar con esta película, principalmente porque considero que a estas alturas y tras haberla visto unas 10 ó 15 veces ya puedo al menos hablar de ella sin necesidad de verla otra vez, algo que me beneficia mucho por cuestiones de tiempo. Además, quería empezar el reto de los 365 días con esta película por la razón más obvia: es mi película favorita. Se la he presentado a toda novia que he tenido (no que hayan sido demasiadas) desde que la vi en 2001 ó 2002, además de unos cuantos amigos y unos pocos familiares que se dejan recomendar.

Como todo fan de esta película, que no somos pocos, he discutido y leído del posible significado de este gran rompecabezas, llegando a la conclusión de que no se trata de una película que busque darse a entender, sino que según la filosofía de su creador, es más un filme de sensaciones que de trama. Y vaya que, al menos en mí, “Sueños, Misterios y Secretos” (otro LAMENTABLE título en español) logra emocionarme, inquietarme, intrigarme, perturbarme y demás. En serio me es muy difícil saber con qué empezar. La historia presenta a una mujer en problemas, una constante en Lynch y de hecho convertido ya en tagline de “Inland Empire”.

En una noche muy oscura, un auto circula por la famosa calle de Los Ángeles Mulholland Drive (chin que no pude ir) con esta mujer a bordo. Un accidente provoca que la mujer pierda el conocimiento y también la memoria, haciéndola deambular hasta llegar a una tranquila calle de departamentos. A uno de ellos llega la inocente, ingenua y encantadora Betty, una aspirante a actriz con el sueño de triunfar en Hollywood, a la cual su famosa tía también actriz le ha prestado el departamento mientras filma una película en otra ciudad. Para sorpresa de Betty, la mujer del accidente se encuentra bañándose en el departamento de su tía, creando una confusión (una de tantas pues). Betty decide ayudar a Rita, el nombre que adopta la mujer, a recuperar la memoria y esto sirve como motor de una historia de amor, engaños, asesinatos, sueños, misterios y secretos. La verdad fue una mala descripción de los acontecimientos, pero para qué contar una película si la debes ver.

“Mulholland Dr.” contiene tantas escenas que rayan en la perfección, tanto en ejecución como en drama y narrativa. Concretamente, está mi secuencia favorita de todos los tiempos en el cine, que empieza desde el acto de amor lésbico hasta que la cajita azul cae al suelo, abriendo paso a la segunda parte de la película, pasando por la mag-ní-fi-ca escena en el Club Silencio. Poderosísima, inquietante e irrepetible. Por igual, nos encontramos escenas memorables como aquella terrorífica que toma lugar dentro y fuera del Winkie’s, que logra colocar al espectador en una posición tan angustiosa a plena luz de día y en el estacionamiento de un aparentemente inofensivo diner americano. Asimismo, está la secuencia medio chuscona de un asesino que entra a robar un pequeño libro negro, aparentemente una agenda telefónica, y termina haciendo un reverendo desmadre error tras error.

Otras escenas a destacar son las que toman lugar en las pequeñas vecindades, un microcosmos que se traduce como aquellos pueblos aparentemente quietos donde a Lynch le gusta situar sus perturbadoras y algo enfermas historias, entre esas escenas está la de la adivina que siembra más la sospecha de que algo está mal tras la llegada de Rita, filmada con un lente especial que sólo permite enfocar un sector horizontal de la imagen y que le gusta mucho utilizar a este director en planos detalles de teléfonos y demás. Como siempre, el buen David logra crear expectativas y generar enorme tensión con cosas ridículas, como el expreso que le sirven al importante y súper excéntrico ejecutivo de la industria fílmica, magníficamente interpretado por Angelo Badalamenti, quien también se luce con la música. Realmente hay muchas y muchas más escenas geniales en esta película, y creo que dentro de todo, se logra respirar una unidad de discurso y también de trama, haciendo que quien la vea quede prendido y deseoso de entender qué demonios acaba de pasar entre tanta llave azul (yo tenía una llave azul igualita, de mi primer departamento en Madrid, pero bastó que le prestara una vez mi carro a mi papá para que perdiera las llaves, chale).

Algo que es curioso pero que además podría llegar a explicar un poco cómo llegó “Mulholland Dr.” a ser lo que es: el proyecto nació como un piloto para un programa de televisión de suspenso/thriller, pero al no lograr cerrar un trato con una televisora luego de un par de fracasos y proyectos enlatados, Lynch recibió un dinero de una productora de cine para filmar más y convertirlo en una película. Eso explicaría un poco el “caos”.

Por último, hablar un poco de los actores, pues Naomi Watts está espectacular, sobre todo en esa escena donde interpreta una escena de una película para un casting, etc. La sinaloense Laura Elena Harring está en el mejor papel de su vida y Lynch le saca lo mejor. Justin Theroux es el alter-ego de David Lynch como en su momento lo fueron Bill Pullman y Kyle MacLachlan, quienes incluso se parecen físicamente al director/artista plástico/fotógrafo/músico/caricaturista. En una de las escenas más graciosas del filme aparece Billy Ray Cyrus (Lynch, en una escala mucho menor a Jim Jarmusch, también usa a muchos músicos como actores) y, en general, todo el reparto, incluso la resucitada Ann Miller, cumple maravillosamente. Importante estar atentos a Rebekah del Rio. Como nota adicional, el personaje del vaquero está bien, pero dentro de la línea de personajes bizarros y übermisteriosos que aparecen una y otra vez en las películas de Lynch, me quedo con el Mistery Man interpretado por Roberto Blake en “Lost Highway”.

Cuántas emociones genera esta película y por ella David Lynch sigue siendo mi cineasta favorito, perdonándole casi todo lo hecho en video para su página web y “Inland Empire”, la cual he dicho que tengo que volver a ver…

10 de 10 y creo que ésta es la peor “crítica” que he hecho, por eso mejor vean la película, y si ya la vieron, por favor comenten acerca de ella y sus escenas favoritas.

3 comentarios

Archivado bajo 10 de 10, Críticas