Archivo de la etiqueta: 2000

230. La Comunidad

La Comunidad. 2000

Álex de la Iglesia

Muchos errores inocentes le restan muchos puntos

Aunque Álex de la Iglesia tiene buenas ideas que podrían ayudar a mejor mucho el actual nivel del cine español, a veces, desgraciadamente carece de toque fino tanto en sus guiones como en la forma de ejecutarlos y llevarlos a la pantalla.

El hoy presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y director de filmes que han alcanzado el estatus de culto como “El Día de la Bestia” y “Acción Mutante”, nos presenta en esta ocasión la historia de Julia (Carmen Maura), una agente inmobiliaria en sus 40 que decide tomarse la libertad de quedarse unos días en un elegante departamento que está intentando rentar durante unos días. Para pronto está instalada, el vecino de arriba muere y con ello desata una feroz lucha entre los inquilinos del edificio por una cantidad millonaria en metálico que se encuentra asegurada en el departamento del difunto y que es descubierta y asegurada rápidamente por Julia, para ira de los demás.

Con un marcado tono de humor negro, la cinta tiene momentos muy agradables y en general se deja ver fácilmente, aunque no puede dejar de pensar que con un poco más de trabajo o mejor gusto se podría haber alcanzado una verdadera joya en el género de comedia. La mano de Álex de la Iglesia es notoria, aunque esto no es precisamente algo completamente bueno. Al guión le faltan algunas adecuaciones puesto a que muchas cosas menores se resuelven muy gratuitamente, haciendo que las acciones de los personajes resulten demasiado estúpidas y sin sentido, con el único fin de llevar la trama hacia algún lugar que le conviene al director, pero que no atrapa al espectador. Un claro ejemplo de esto es que Julia, al día siguiente que se separa de su novio, y con maleta cargada de dinero en mano, lista para escapar, decide quedarse un rato más en el edificio porque uno de los inquilinos, un cubano dizque ligador, la invita a una fiesta esa noche. Digo, con ese dinero para qué necesita irse con el primer tipo que se le insinúe y poner en riesgo su fortuna tan fácil e inocentemente… Como esto, hay fácil unas 4 ó 5 decisiones importantes que toman los personajes sin hacer uso de la simple lógica, algo que, por cierto, sucede con frecuencia en el cine español, principalmente en la comedia. Además, los españoles limitan su audiencia y el entendimiento de la gente de habla hispana con su pésima dicción y  la velocidad en la que sus actores recitan los diálogos, han de pensar que todos son madrileños de La Latina.

A veces, al director también se le nota cierta ingenuidad al momento de dirigir o poner en un mismo plano a un gran grupo de actores, dándoles acciones tontas que parecen ser sólo para llenar el cuadro. Algunos diálogos también pecan de ser demasiado inocentes, fáciles, lo mismo que sucede con la forma en la que el director finalmente resuelve todo.

Como dije, y haciendo estos aspectos un poco más especializados a un lado, la película se deja ver y aún con todas sus fallas resulta disfrutable, desgraciadamente no llega a una calificación más alta de un 6 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 6 de 10, Críticas

228. Pícaros Ladrones

Small Time Crooks. 2000

Woody Allen

A lesser Woody Allen is still a great Woody Allen


Si bien a esta película no le fue tan bien ni obtuvo el reconocimiento que sí se les dio a otros filmes de este director, lo que contiene es más que suficiente para hacerle pasar un buen rato a cualquier espectador que ya haya adquirido el gusto por el estilo cómico de Woody Allen.

“Small Time Crooks” parece estar conformada por dos películas claramente divididas rumbo a la mitad del metraje, muy al estilo de lo que pasa, por ejemplo, con “Full Metal Jacket” o en menor escala con “Mulholland Drive” o hasta el “Scarface” de Brian de Palma. En la primera parte de la película se presenta a un grupo de ladrones con un mínimo grado de inteligencia que rentan un local cercano a un banco para hacer un túnel por debajo que los lleve hasta la bóveda de éste, mientras ponen un negocio de galletas, atendido por la esposa de uno de ellos, como fachada. El toque irónico de Allen sale a relucir cuando los ladrones interpretan mal los planos y llegan a una tienda de ropa, pero ya para entonces el negocio de galletas ha crecido tanto y se ha hecho tan popular hasta convertirse en un emporio.

Entonces se presenta un segmentito en estilo de reportaje (algo al estilo de otro filme de Woody Allen, “Take the Money and Run”) en el cual se hace ver que los 5 socios se han hecho millonarios, y todos ocupan un cargo en la imparable empresa de galletas que sin querer han creado. Con el dinero vienen los cambios, y se hacen notar en la persona de Frenchy (una genial Tracey Ullman), esposa de Ray (Woody Allen), que busca obtener estatus social a través del arte, apoyada de un artista oportunista (un poco exigido Hugh Grant que se limita a repetir la misma persona que ya ha interpretado cientos de veces) que es contratado por Frenchy para “educarlos” en las cuestiones sociales para dejar de ser unos Beverly Ricos, aunque Ray no quiere realmente cambiar su forma de ser.

La estructura del filme es un poco rara, aunque el director logra mantener un interés a través de los personajes y la comedia que estos generan, apoyados en muy buenas interpretaciones por parte de Ullman, Allen, Jon Lovitz y Elaine May. En esta ocasión, el filme tiene muy poco o nada de carácter autobiográfico, algo que pocas veces sucede en la filmografía del realizador neoyorquino.

Varias personas dicen que Woody Allen es un gusto adquirido, a mí en principio no me gustaban sus películas, pero ahora las disfruto mucho, aunque estoy a nada de terminar de ver su filmografía completa y quedarme sin material nuevo, lo bueno es que él sigue estrenando una película por año como ha sido desde 1982.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

135. Alta Fidelidad

High Fidelity. 2000

Stephen Frears

Been there, done that kind-of-feeling

A cierta edad, ya todos (o casi todos) hemos tenido un rompimiento amoroso (o varios) de esos que nos marcan y se quedan como estigmas. De esto precisamente se trata “Alta Fidelidad”, un filme sobre música, desamor y un crecimiento obligado y doloroso, que comparte ciertos puntos de encuentro con la masoquista “(500) Days of Summer”, en el sentido del sentimiento general que va dejando el ir y venir de los personajes.

Hace poco más de un par de semanas vi “The Hit”, película de 1984 del mismo inglés Frears, y es sorprendente ver lo distintas que son la una de la otra, tanto en temática como en estilo, al grado de que sería difícil asociar ambas a la misma personaje sin consultar IMDb. Asimismo es curioso que la película del 2000 parece mucho más vieja, talvez en parte por la selección musical presentada (aunque también se incluyen grupos más recientes como, curiosamente, Belle and Sebastian, al cual también se hace referencia en “500 días sin ella”), pero también porque este tipo de filmes fueron más frecuentes en la década de los 80’s, e incluso los personajes parecen estar sacados de otra época, de otro filme, sin decir por esto que sean copia, que no sean originales o que se sientan fuera de tiempo.

El filme es estelarizado por John Cusack (favor de no confundir con Matthew Broderick), Jack Black, Catherine Zeta Jones, Tim Robbines, Lisa Bonet e Iben Hjejle. Cusack interpreta a Rob Gordon, un melómano algo frustrado y fastidiado en su vida personal y profesional, dueño de una tienda de discos de colección. Tras su último rompimiento con su novia Laura, Rob examina su vida presente y repasa su pasado a manera de listas Top 5, sintiéndose a la vez víctima y culpable de sus infortunios amorosos. Es esta especie de coming-of-age que a algunos hará reír en complicidad y a otros afectará un poco, dependiendo las vivencias personales de cada quien.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

123. Happy Accidents

Happy Accidents. 2000

Brad Anderson

Comedia romántica + Ciencia ficción

“Happy Accidents” me parecía una película demasiado ordinaria y común hasta que, de pronto, con un solo pero radical punto de giro en el argumento que da paso hacia el desarrollo, todo cambió para transforme en una comedia romántica mezclada con ciencia ficción. Muy bien.

Vincent D’Onofrio (“Law & Order”, “Full Metal Jacket”) con su cara de dañado estelariza esta cinta como Sam Deed, un hombre aparentemente común que resulta ser un viajero del tiempo procedente del año 2470 que ha regresado para conocer a Ruby Weaver (Marisa Tomei con su eterno aspecto de recién cogida), una chica de la cual se ha enamorada a través de una vieja fotografía. La trama es mucho más bizarra que sólo esto, como es de esperarse como resultado de esta interesante y poco común mezcla, y uno como espectador nunca sabe con certeza qué es lo que está sucediendo realmente, cayendo en el ingenioso juego planteado por el director, también responsable de títulos como “The Machinist” y “Transsiberian”.

“Happy Accidents” es un filme pequeño pero muy entretenido, refrescante y cero pretencioso. Personalmente no me gusta y nunca me ha gustado Marisa Tomei, lo único que me molestó de la película fue su presencia. Por todo lo demás, no quería que acabara… Sólo se me puede ocurrir alguien que hubiera salido con una historia similar, y talvez mejor librado que Anderson: Woody Allen.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

60. Vampire Hunter D: Bloodlust

Vampire Hunter D: Bloodlust. 2000

Yoshiaki Kawajiri

No soy el público meta, pero me entretuvo bastante

Con la tristeza que me provoca ver las estadísticas de mi blog que no han sido nada favorables en el último par de días pero la alegría de ver que cada vez más gente se une al grupo de Facebook, les escribo para contarles de esta película de animación japonesa de la cual ya me habían hablado un par de amigos.

En realidad me considerado un inexperto en el manga, pero es que realmente es un tema taaaan basto y con tantos seguidores taaaan clavados que saltan de inmediato cuando alguien que no sabe suficiente habla sobre estos temas. Habiendo dicho esto, debo decir que disfruté ver esta película a pesar de no ser muy fanático ni del manga ni de las historias de vampiros. “Vampire Hunter D: Bloodlust” es el segundo filme de una franquicia que tiene origen en 1983 con una novela gráfica de Hideyuki Kikuchi y que hasta a la fecha ha dado dos películas y un videojuego para PlayStation. Ambientada en un supuesto futuro lejano en donde todo tiene algo de western, la película en cuestión presenta a D, un damphir (mitad vampiro-mitad humano) que tiene el oficio de cazarrecompensas o asesino a sueldo, únicamente de vampiros, con todas los clichés de un anti-héroe callado, ensimismado, solitario y oscuro pero hábil y todopoderoso.

El universo presentado incluye por igual a vampiros, zombies, hombres lobo, mutantes, demonios, mitología y demás, en fin, toda la fantasía que quepa, todo esto con el uso de tecnologías propias del futuro lejano, por allá del año 12,090. D es contratado por un magnate cuya hija, Charlotte, ha sido abducida por el poderosísimo vampiro Baron Meier Link. A su vez, el hermano de Charlotte ha contratado a otro equipo de cazarrecompensas conocidos como los hermanos Marcus. El trayecto hacia el castillo de Chaythe, el destino del Baron y su amada Charlotte, resulta lleno de contratiempos, obstáculos y enfrentamientos para todos los involucrados. Aquí, el realizador acierta dando los tiempos justos para cada secuencia de acción, también muy bien manejada durante todo el filme, que se va facilito y sin contratiempos, dando al espectador lo que sabe que va a encontrar en el género y la forma.

En cuestión de ilustraciones, la película se maneja en un nivel muy destacado aunque un poco más estilizado de lo que a mí me gusta, con líneas muy largas y exageradas y trazos más cercanos a la serie “Caballeros del Zodiaco” (por citar algún ejemplo). En cuestión de animación, habrá que dar el beneficio de la duda al lip-sync siendo que el idioma original es japonés, porque en inglés está muy mal, y ¡qué difícil es ver esta película sin subtítulos!

Creo que 8 de 10 está bien.

4 comentarios

Archivado bajo 8 de 10, Críticas