Archivo de la etiqueta: 1984

150. Broadway Danny Rose

Broadway Danny Rose. 1984

Woody Allen

De lo tibio de Woody Allen


En esta ocasión, Woody Allen interpreta a Danny Rose, un representante de talentos con un muy mal tino para escoger a sus clientes, entre los que se encuentra Lou Canova (Nick Apollo Forte), un cantante que tuvo un éxito hace muchos años y que ahora batalla para hacer despegar nuevamente su carrera. Para una presentación importante donde puede conseguir más contratos y shows, Lou pide de favor a Danny que traiga a su amante, Tina (Mia Farrow), y que se haga pasar por su novio para que a su vez la esposa de Lou no sospeche. Pero Tina tiene su propia historia, y habiendo sido novia de un mafioso italiano, la vida de Danny, así como su carrera, se ponen pronto en peligro.

A pesar de que “Broadway Danny Rose” es una buena comedia, se encuentra muy lejos de ser de lo mejor de Allen y podría considerarse más una película “de fórmula” que carece de esa genialidad del director, quien en muchas ocasiones ha demostrado ser capaz de manejar con mucho humor e ironía diferentes temas adultos. Aunque Allen logra tocar temas de la naturaleza humana en su aspecto más básico y darnos una idea de lo decepcionado que talvez alguna vez estuvo de la gente, sobre todo de la que está en el mundo del espectáculo (él a su vez comenzó su carrera como comediante), ni la historia ni los personajes alcanzan el encanto o la complejidad que sí se puede encontrar en filmes como “Deconstructing Harry”, “Sweet and Lowdown”, “Manhattarn Murder Mystery” y tantas otras.

Es bueno tener muchas películas de Woody Allen, en las cuales aún las malas (contando desde “Annie Hall”) son entretenidas o entrañables. Ojala este incansable creador no se nos vaya pronto…

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

129. La Venganza

The Hit. 1984

Stephen Frears

Una rara mezcla, una agradable sorpresa

No muchas veces se ve una mezcla de géneros como la que se presenta en “The Hit”. La película tiene toques de road movie, tiene algo (poco) de coming-of-age, de drama, de crimen y además elementos filosóficos. El filme está situado en su mayoría en España, principalmente entre carreteras perdidas mientras un par de matones conducen hacia París a Willie Parker, un otrora criminal de origen inglés que hace una década denunció a sus socios en un juicio y que había estado escondido en algún pueblo andaluz hasta la fecha, y a Margarita, una española que, sin deberla ni temerla, se ve inmiscuida en la situación.

Contratados por un mafioso, Braddock (John Hurt) y Myron (un joven pero espectacular Tim Roth, en su primer papel en cine), poco a poco se ven absorbidos por la peculiar y astuta personalidad del hombre que han raptado, algo así como el síndrome de Estocolmo pero al revés. Como es habitual de una road movie, se presentan pocos personajes como un núcleo confinado al espacio de un coche y lo que la carretera va presentando, en este caso tratándose principalmente de obstáculos para los raptores. Lo interesante aquí es ver la diversidad de los personajes y cómo un guión inteligente plantea valiosas aportaciones a la trama de cada uno de ellos, cada uno con un importante y verosímil arco de transformación.

Willie (Terence Stamp) es presentado como un hombre maduro que aparentemente ha llegado a una paz interior producto de tantos años de haber esperado una inminente venganza. Braddock, de la misma edad que Willie, es un criminal frío y callado, del cual vamos descubriendo un poco de su lado humano. Myron, por su parte, es de sangre caliente, y su juventud le hace cometer estupideces que ponen en riesgo el trabajo, además de lo que aporta su simpatía por Willie y la chica. Maggie (Laura del Sol) es una chica ruda e inteligente que se las ingenia para seguir con vida. Es muy agradable ver a Fernando Rey, aquel que fuera actor fetiche de Luis Buñuel, como el jefe de policía, siguiendo el caso y pisándole los talones a los criminales, quienes de alguna forma u otra dejan un rastro de sangre y asesinatos a su paso.

La mezcla de situaciones que se genera entre estos personajes es algo muy rico, que no se ve muy seguido en el cine. Además, el reparto realmente se luce haciéndolo todo muy verídico, muy real. Como dato adicional interesante, Paco de Lucía hace la música y Eric Clapton también participa con la canción que abre el filme.

8 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

87. Érase Una Vez en América

Once Upon a Time in America. 1984

Sergio Leone

De esas películas que marcan época

Si tienes un blog de cine en el cual pretendes postear una crítica al día probablemente sea una terrible idea escoger películas que sobrepasen las 3 horas de duración. Por ese motivo, quedará seguramente pendiente “1900”, pero “Once Upon a Time in America”, con sus casi 4 horas de duración, se coló en la lista de alguna manera.

Esta genial co-producción ítalo-estadounidense supuso no sólo la última película filmada por Sergio Leone, cuya filmografía de apenas un decena de trabajos incluye joyas del spaghetti western como “Por un puñado de dólares”, “El bueno, el feo y el malo” y “Once Upon a Time in the West”, entre otros, sino también su proyecto más ambicioso y el que lo llevó a tener tantos y tantos problemas con los estudios Warner Bros, quienes recortaron más de una hora del film, dejándola en 139 minutos. Talvez a raíz de un complicado y largo juicio al realizador italiano se le agudizaron los problemas cardíacos que lo llevaron a su muerte en 1989.

La cinta es del tipo de aquellas que marcaron época en las décadas anteriores, esos proyectos con directores importantes, un gran elenco (que normalmente incluye a Robert De Niro, Joe Pesci y/o Al Pacino) y un guión que exploraba ciertos aspectos históricos y culturales de alguna minoría de los Estados Unidos, comúnmente enfocado al tema de la mafia, como es el caso de “Goodfellas”, “Casino”, la saga “El Padrino”, “Scarface” y esta película de Sergio Leone, que, raro caso, lidia con personajes que son judíos y no italianos, como se podría suponer.

La película, que guarda alguna relación con una de las obras maestras de Stanley Kubrick, “Naranja Mecánica”, presenta a un grupo de niños bandidos que comienzan a muy temprana edad su propia pandilla. Robert De Niro interpreta a “Noodles” y un también genial James Woods a Max, ambos co-líderes de una organización criminal que se va haciendo más fuerte y peligrosa con el pasar de los años y tras la salida del primero de la cárcel por asesinar a un jefe enemigo y un policía. En el reparto también destacan una hermosísima pero muy joven Jennifer Connelly, Elizabeth McGovern y Joe Pesci, quien apenas tiene participación.

Técnicamente la película es casi perfecta, y se dice que la banda sonora compuesta por Sergio Leone para ella es la mejor de todos los tiempos (algo que yo no comparto). Algunas escenas son de terco ritmo semi-lento, algo que sí pudo haber mejorado con un mejor sentido de ritmo en relación al metraje completo, pero en ningún momento la película resulta aburrida ni lenta, algo que resulta difícil de creer para un filme tan largo.

9 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

47. This is Spinal Tap

This is Spinal Tap. 1984

Rob Reiner

Mockumentary rockumentary, el primero en su clase

Muchas buenas cosas salieron del año 1984 (ja!), entre ellas este falso documental, que prácticamente bautizó un nuevo subgénero, que hoy ya cuenta con grandiosos títulos como la magnífica cinta belga “Man Bites Dog” (“C’est arrivé près de chez vous”), la simpática “Zelig”, de Woody Allen, y otras como “Borat” o “Take the Money and Run”, también de Allen, que fue estrenada incluso 15 años antes que “This is Spinal Tap”.

El simpático documental sigue a una banda de rock británica venida a menos. Con todos los clichés, sátiras y parodias propias de una época bastante bizarra como sólo pudieron alcanzar a ser los ochentas, la película es introducida por su “director”, Marty DiBergi (interpretado por el verdadero realizador, Rob Reiner, también a cargo de “EDtv” y “Alex & Emma”), quien se dedica a documentar las andanzas del grupo por una gira por los Estados Unidos replete de decepciones, cancelaciones y, consecuentemente, peleas y discusiones dentro del grupo. David St. Hubbins, Derek Smalls y Nigel Tufnel son los miembros del grupo Spın̈al Tap (nombre con parodia metalera incluida), quienes promueven su nuevo disco “Smell the Glove”, el cual no pueden lograr colocar en tiendas debido a una portada sexista y algo porno.

En realidad, esta película se siente aún muy fresca, honesta y sin más pretensiones que las de hacer pasar un buen momento a aquellos que saben identificar todo lo que se está parodiando (esto no siempre demasiado claro). Los gags a veces son muy simples, los diálogos en ocasiones son tontos y los chistes muy básicos, pero también a ratos se deja ver dentro de todo esto el ingenio de un realizador para retratar fielmente y parodiar perfectamente a una banda de rock, con todo y sus vicios, ingenuidad, soberbia y estupidez. No sólo se logró que la película hoy en día sea considerada como un filme de culto, sino que desembocó en que los actores realmente editaran tres discos, aún dentro de sus personajes, y hasta aparecieran en un capítulo de “Los Simpsons”.

Recomiendo mucho ver esta película sobre todo a la gente que gusta o alguna vez gustó del rock y el metal ochentero, y para los que no recomiendo MUCHÍSIMO ver la ya mencionada “Man Bites Dog”, filme de 1992 que tiene muchas similitudes con “This is Spinal Tap”, hasta el chiste de los bateristas/sonidistas que mueren continuamente.

Después de ver “Airheads” y esta película me queda claro que a los rockeros ochenteros tiene mucho que parodiárseles. 7 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas