Archivo de la categoría: 5 de 10

238. 2033

2033. 2009

Francisco Laresgoiti

Todavía mucho qué aprenderle a los americanos

Siempre he respetado y admirado la audacia y el atrevimiento de los pioneros, aquella gente que se parte el alma con el objetivo de explorar algo nuevo, traer algo distinto en las artes. Desgraciadamente, en algunos de esos “locos” proyectos, como el de revivir el género de la ciencia ficción en México a través de esta cinta, lo más loable y rescatable termina siendo la intención… Ya son varios los audaces mexicanos que se han aventurado en los últimos años, en menor o mayor escala, a explorar vertientes distintas en el cine de este país fuera del drama social o las comedias pícaras a las que estuvimos acostumbrados. Hoy por hoy nuestro cine se ha visto altamente beneficiado por esas iniciativas, algunas aún necesitan trabajo.

La ciencia ficción planteada por “2033” realmente no aporta nada nuevo en un plano internacional. La trama de un gobierno que controla al pueblo a través de suplementos alimenticios, drogas, sistemas políticos o fuerza armada se ha visto en tantas y tantas ocasiones desde películas como “Soylent Green” hasta libros como “Un mundo feliz”. De hecho, muchas veces es la base o punta de partida de cualquier obra del género, lo realmente importante es, de ahí, hacia dónde se lleva la historia.

En el caso de la cinta mexicana, tenemos el problema de que la historia se confunde mucho, se presentan unas cosas y luego se presentan otras que parecen más bien repeticiones de segmentos o ideas prestados de otras películas. La trama se pierde entre una supuesta revolución inconclusa y liderada por gente con cero carisma e ideales muy planos, un entramado familiar poco creíble que introduce la eterna y recurrente idea de “el elegido”, una subtrama romántica más de casualidades que de pasión y unos personajes demasiado simples, con actores que nunca encuentran el balance y siempre parecen sobreactuados o “subactuados”. De lo poco que se agradece en la elección del reparto es la presencia de la guapa Sandra Echeverría, que no sé si actúe bien o mal porque fue muy poco exigida.

A pesar de algunos efectos mal logrados sin duda por limitaciones presupuestales, el filme tiene algunos logros en materia de diseño de producción, aunque por varios segmentos en los que nos encontramos con el grupo subversivo nos olvidamos enteramente de estar en el futuro, por un largo rato. Talvez aprendiéndole un poco de mesura a Alfonso Cuarón aquello hubiera resultado mejor. Todavía mucho qué aprenderle a los americanos, empezando por la idea de revisar que un guión no pierda a su público tan rápidamente y tenga cosas qué ofrecerle durante toda la película.

5 de 10.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

236. La Cruda Verdad

The Ugly Truth. 2009

Robert Luketic

Si al menos Katherine Heigl estuviera más buena…


Bueno, pues estamos a unos días de que llegue mi cumpleaños y así termine oficialmente este reto personal que poco a poco se fue volviendo más y más imposible de cumplir, y con ello terminará mi suscripción patrocinada de Videodromo, pero cuando llegue el día les compartiré lo que tengo pensado hacer con este espacio en el futuro. Por lo pronto, vamos con “La Cruda Verdad”.

Honestamente, yo no sé qué hago viendo este tipo de películas, sólo voy a decir que soy una persona que cultiva amistades muy diversas porque creo que casi todo mundo te puede aportar algo a tu vida, aunque las diferencias se hacen notar mucho en los gustos musicales y de cine.

Este tipo de comedias románticas son bastante obvias, fáciles y predecibles. Una controladora y obsesiva productora de televisión (un tipo de personaje que ya hemos visto en varias películas recientes, como “The Devil Wears Prada”) tiene qué lidiar con el nuevo presentador de su programa, un pelado sexista y cínico que busca el placer sin arriesgar nada y da consejos a los hombres para conquistar a cuanta mujer se cruce enfrente, algo así como el personaje de Tom Cruise en “Magnolia”, pero versión filme de Matthew McConaughey. Ya sabemos que se van a enamorar y ya sabemos cómo, así que lo que está en medio de todo eso debería ser lo suficientemente interesante como para mantenernos entretenidos la hora y media que dura el filme. Sin embargo, fuera de 2 ó 3 momentos graciosos (también con bromas algo esperadas), lo que le sucede a una pareja tan poco carismática como la que conforman Gerard Butler y Katherine Heigl, la verdad, importa poco.

Mención aparte para la pésima elección musical para las secuencias inicial y final, haz de cuenta que el director revisó las listas de Billboard de hace dos años y puso las primeras canciones pop que vio. Este tipo de películas se hacían mejor en los años 30’s ó 40’s.

Aunque lo vendan como una película de comedia para ambos sexos, no se dejen engañar: es un chick-flick y se acabó. La cruda verdad es que me hubiera costado mucho menos ver esta película con alguien como Jessica Alba o Scarlett Johansson (aunque espero que ella no se preste para este tipo de filmes) de protagonistas…

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

223. Alien 3

Alien 3. 1992

David Fincher

Un complicadísimo debut para David Fincher


Vaya manera de arruinar las cosas con las secuelas. Una vez que el público ha comprendido esto y se ha visto una y otra vez del seguimiento que se le ha dado a las historias que lo cautivaron, los estudios inventaron las precuelas, que seguramente durante un rato les darán muchos millones de dólares. De hecho, hace poco se anunció una precuela de “Alien”, dirigida por Ridley Scott, lo que renovó mi interés por ver la saga completa un poco más a conciencia esta vez.

En “Alien 3” se violan algunas “leyes de las secuelas” tan pronto y comienza la cinta. Específicamente, todos los personajes que vimos en la segunda entrega (menos la teniente Ripley, por supuesto) mueren cuando la nave en la que viajaban se estrella en un planeta que sirve como prisión exclusiva para hombres, una prisión bastante deteriorada y olvidada, por cierto. Para hacer justicia, hay qué decir que desde el momento en el que todos los pasajeros de la nave Nostromo (por mucho, los secundarios más interesantes de la saga) fueron asesinados por el alienígena y sólo sobrevivió el personaje de Sigourney Weaver, que es despertada en la secuela después de muchos años e igualmente toda la gente que ella alguna vez conoció (incluida su hija) ha muerto ya, la línea temporal y toda el discurso de la saga se centró en dos cosas: la supervivencia o la batalla entre Ripley y el extraterrestre, y la compañía intentando hacerse de la bestia para su división de armas biológicas.

Habiendo dicho esto, me parece que el hecho de que la gente se indigne porque los personajes de la segunda entrega sean tajantemente asesinados por la pluma del guionista de la tercera tan pronto en el metraje, sin siquiera hacer el experimento de dejar alguno medio moribundo (salvo por el androide Bishop), parece estar un poco de más. La saga se arruinó inmediatamente con las secuelas, pero un novato Fincher, quien entró como substituto del neocelandés Vincent Ward, se vio presionado por el estudio y sin un guión terminado al momento de iniciar rodaje. El acierto que tiene “Alien 3” es el de regresar al género original de la serie: el terror. Desgraciadamente la bestia “ya no es la misma” (en palabras de la misma Ripley) pues ahora supuestamente se mueva más ágilmente, situación que provocó que Fincher echara mano de un alienígena 3D que se ve HORRIBLE y que es, en definitiva, el peor error que tiene la cinta después de un guión insalvable. Aún así, yo considero que la propuesta del director de “Se7en” y “Fight Club” es mejor que la de James Cameron, aunque eso no es precisamente algo que la salve de la quema.

Afortunadamente, David Fincher corrigió rápidamente el camino de su carrera, y todo quedó en un debut lamentable, con mucha presión pero con un presupuesto que difícilmente alguien consiga para su primera película.

5 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

206. Dick Tracy

Dick Tracy. 1990

Warren Beatty

Amarillo, rojo y azul son los colores del payaso

No conozco la tira cómica y poco me interesa conocerla, pero el filme en cuestión se me hizo una payasada que me costó mucho, muchísimo terminar de ver. La verdad no sé ni por qué la renté, supongo que por curiosidad… Hace mucho, cuando todavía era un niño, vi esta película con mi papá, y recuerdo que comencé odiando a Madonna y al final me terminó gustando, y cómo no, si sale muy bien en un par de escenas, muy sexosa y provocativa.

El filme producido, dirigido y estelarizado por Warren Beatty tiene un aura extraña que resulta de la mezcla de decorados irreales con una paleta de colores muy básica y vívida (probablemente en alusión al cómic), personajes que se mueven entre el cliché y la caricatura, con maquillajes y caracterizaciones demasiado infantiles y un guión sin chiste.

En el filme aparecen estrellas como la misma Madonna, pero también actores serios como Al Pacino en el papel del villano principal, y Dustin Hoffman en un rol menor, así como otros actores menos conocidos, pero el mismo planteamiento de la cinta hace que nada se pueda tomar en serio.

La música de Danny Elfman se parece a la que él mismo hizo para sus colaboraciones con Tim Burton para la saga original de “Batman”, realizada por las mismas fechas.

5 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

193. MacGruber

MacGruber. 2010

Jorma Taccone

Para pendejadas, mejor las de Leslie Nielsen (+)


Me acabo de enterar del fallecimiento de Leslie Nielsen justo ahora que buscaba en Internet la manera correcta de escribir su nombre… ¡Qué pena! No es que el comediante canadiense nos estuviera entregando buenas películas últimamente, pero sé que su aportación a la comedia muchos no la podremos olvidar, principalmente por la serie “The Naked Gun”, pero también por “Spy Hard” o “Wrongfully Accused”, con un sentido del humor tan idiota y simple pero a final de cuentas genial.

Cualquiera que me conozca un poco sabe que soy gran fanático del show “Saturday Night Live”, pero cuando se intentan llevar a la pantalla sketches del programa la mayoría de las veces los personajes pierden fuerza, la historia se convierte en algo mediocre y el humor simplemente carece de la consistencia que puede tener en una duración mucho menor, de aproximadamente 2 a 4 minutos.

“MacGruber” tiene 3 ó 4 momentos, gags o frases en las que me partí de la risa, pero el resto es del metraje es banal, simple, obsceno o estúpido. El personaje principal, interpretado por Will Forte, es sumamente desagradable y contradictorio desde su planteamiento (aún si se trata de una comedia), pues se plantea que el agente, parodia de MacGyver, ha participado en todas las guerras y obtenido todos los reconocimientos, pero que jamás demuestra su destreza más que para matar gente de la manera más desagradable: rasgándoles y extrayéndoles la garganta. Val Kilmer, Kristen Wiig y Ryan Phillippe completan el elenco, aportando relativamente poco.

Del plato a la boca se cae la sopa, y del sketch al largometraje se pierde casi siempre toda la gracia, salvo quizá en el caso de “Wayne’s World”, talvez la única que se salve de la quema hasta el momento.

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

142. Tokyo Story

東京物語 Tōkyō Monogatar. 1953

Yasujiro Ozu

La obra maestra que me hizo dormir

Una de las películas que cuenta con la mejor calificación de todos los tiempos en Rotten Tomatoes, también considerada como la obra maestra del director japonés Yasujiro Ozu, me hizo dormir unas cuantas noches seguidas, resultando mejor que cualquier somnífero. En verdad hice un esfuerzo por tratar de terminar de ver esta película, y al final lo hice para constatar que, aunque rumbo a la hora de metraje finalmente el director introduce algo de drama (o conflicto, pues), lo único que me dejó este filme es poder decir que lo vi, además de un número más en las 365 críticas, con las que, por cierto, voy ya muy pero muy atrasado.

“Tokyo Story” es aclamada por muchos críticos que la consideran una de las si no que la mejor película jamás realizada. A mí me resulta una historia demasiado costumbrista y lenta a más no poder con un avance argumental realmente ridículo en la primer hora de metraje, en la cual los personajes, cuando interactúan, se dedican a parlotear de cosas sin interés al punto de resultar nauseabundos y aburridos, pues las conversaciones abundan en la formalidad y la cortesía, haciendo interminable diálogos poco interesantes, como si fueras a casa de la abuela de alguien que apenas conoces y te dejaran en la sala con dos señoras que hace rato que no se ven y se están poniendo al tanto.

La trama se centra en una pareja mayor que reside en una pequeña aldea y que de pronto decide visitar a los hijos que tienen desperdigados en Tokio y Osaka. Al principio todo va “bien”, pero poco a poco los viejos se van dando cuenta de que están incomodando a sus ocupados hijos con su visita, por lo que deciden regresar a casa, entonces la madre se enferma de gravedad.

Las actuaciones, de acuerdo al planteamiento de personalidad y tono que el director quiso aportarle a sus personajes, para mí llegan a ser molestas, pero esto no quiere decir que no resulten verosímiles.

5 de 10. No sé si me faltó “algo de ver” en ella, pero en todo caso no será algo que cambie mucho mi opinión.

1 comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas

96. La Jurado

The Juror. 1996

Brian Gibson

Extrañaba los thrillers simplones

Hoy en día es raro ver a Alec Baldwin y olvidarse de su papel en la serie “30 Rock”, totalmente en tono de comedia. En cambio, a James Gandolfini, inmortalizado como Tony Soprano, es más fácil verlo como mafioso en una película. Joseph Gordon-Levitt, algo perdido tras su participación en “3rd Rock from the Sun”, completa el reparto junto a la gris Anne Heche y Demi Moore, quien lleva la batuta interpretando a una madre soltera-artista que se ve envuelta con la mafia tras formar parte del jurado de un importante caso que involucra a un pez gordo y ser, por supuesto, amenazada para que ayude a que éste sea declarado inocente.

El director es un tal Brian Gibson, un inglés que pasó sin pena ni gloria y probablemente éste fue uno de sus filmes más destacados (digo esto sin saber). En realidad “The Juror” se trata de una película “palomitera”, un thriller de esos que si te encuentras en Canal 5 lo más probable es que no le cambies. No contiene esos grandes giros que se procuran en el género actualmente y está hecha con poca pasión, cual filme de estudio. Moore nunca me ha gustado ni atraído, ¿será que me falta ver “Striptease”?

Particularmente me molesta la forma en que Hollywood retrata cualquier cultura ajena a la suya. En este caso, Annie Laird (Demi Moore) lleva a su hijo con su mejor amigo, que vive en una pequeña aldea en Guatemala, para buscar su protección allí, lejos del alcance de los mafiosos. Todos los clichés pasados de época de cualquier latinoamericano están presentes ahí, haciendo tan ridículas estas secuencias como si un filme mexicano incluyera escenas en Texas y todos estuvieran a bordo de caballos mascando tabaco y disparándole a indios nativos. Lamentablemente, demasiado inocente.

5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 5 de 10, Críticas