Archivo mensual: diciembre 2010

220. The Ultimate Gift

The Ultimate Gift. 2006

Michael O. Sajbel

Ver películas con mamá


Luego de no convivir mucho con ella últimamente, acepté ver con mi mamá esta película que ella había rentado. El disco ya estaba dentro del reproductor y entonces, cuando supe el título, temí un poco por mis siguientes dos horas. “The Ultimate Gift” sólo puede ser una película de muchas lecciones, sensiblera y donde sale mucha gente llorando, pensé. Y fue exactamente lo que me encontré.

Que un libro sea best-seller no significa nada más que muchas copias se han vendido, pero los gustos de las masas generalmente apestan, y la gente siempre quiere lo mismo, según la época. “The Ultimate Gift” es una película navideña a todo lo que da, con “lecciones de vida” que llegan ya sea por parte de un abuelo o una niña enferma de cáncer, una mamá que no tiene para pagar la renta o un ranchero millonario pero sencillo en su corazón. Esta mezcla de personajes se ve en la tarea de intentar corregir el rumbo de la vida de un joven mimado al cual su abuelo le deja una serie de retos que tiene qué superar para finalmente quedarse con una exagerada y ridícula fortuna. Talvez esta película la tenga qué ver Mark Zuckerberg, para que entienda que tener dinero no significa ser un imbécil arrogante.

Si bien a la película no le fue bien en taquilla, sus ventas en DVD fueron buenas, lo que me hace pensar que mucha gente se estuvo regalando esta película en la Navidad del 2007. Qué mejor que una abuelita regalando a su nietecito una película que además le va a enseñar cosas muy importantes de la vida, como lo es el valor del trabajo honesto, la generosidad, la gratitud, el valor del dinero ganado honestamente, el valor de la familia y bla, blah…

En fin, espero haberlos espantado lo suficiente ya como para que no vean esta película al menos que quieran hacerle compañía a sus mamás. Yo me tuve que aguantar la risa en muchas escenas ridículamente sensibleras y con una carga de chantaje emocional que sólo se puede ver en una película de Hallmark Channel o, más fallidamente, en una telenovela mexicana.

Mamá, si lees esto, te quiero, pero a la otra mejor escogemos la película entre los dos…

4 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 4 de 10, Críticas

219. Aliens

Aliens. 1986

James Cameron

Le tocó el turno a James Cameron, and he blew it!

Bien, pues era lógico que la Teniente Ripley tenía qué regresar, pero desgraciadamente Ridley Scott se quedó en la nave Nostromo, y la segunda entrega tuvo que ser pilotada por un James Cameron que venía de patear traseros mecánicos con la primera entrega de “Terminator” y de terminar de escribir una versión inicial del guión de la segunda entrega de “Rambo”, que después sufrió las modificaciones de la “mente” de Sylvester Stallone.

En el papel, y con lo que ya le conocemos a Cameron (hablo, pues de “Terminator 2” y de, bueno, nada más esa), el canadiense no sonaría como una mala opción para reemplazar a Scott. Pero las nuevas ideas nacieron, y “Aliens” se convirtió en un filme de acción y aventuras que por ende carecía del terror y el tono oscuro de la entrega original.

En esta ocasión, la Ripley es rescatada de su hiper-sueño 57 años después para encontrarse que su hija ha muerto ya, y siendo que todos sus compañeros de la nave Nostromo fueron aniquilados por el alienígena, se encuentra sola con su estúpido gato que casi le cuesta la vida en la primera película pero que, tan pronto y le dicen que hay gente viviendo en el planeta en el que encontraron a la criatura malévola y que hay qué ir a rescatarlos, abandona en su departamento. Así comienza una nueva cacería de extraterrestres, que han tomado por completo el control de la estación que los ahora desaparecidos colonos habían habitado por unos cuantos años ya.

Sin el ingenio en cuanto a diseño de producción y sin el ritmo pausado que propiciaba el suspenso en la primera entrega, lo que Cameron toma prestado le sirve para hacer una película que emociona por sus escenas de acción y la amenaza de semejante organismo viviente, ahora en mayor número y tamaño, como si el mismo filme necesitara más elementos para generar el suspenso que no se logra con el guión o el planteamiento. Aún así, la curiosidad del fanático lo lleva a querer seguir viendo, con la esperanza de ver a su heroína triunfar y talvez entonces encontrar más información del origen de la enigmática criatura. Bah.

No, James Cameron no era el indicado…

7 de 10. La foto corresponde al equipo de guionistas que en esta ocasión decidieron desviar el rumbo prometedor que tenía la saga.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

218. Porco Rosso

Kurenai no buta. 1992

Hayao Miyazaki

No es de lo mejor de Miyazaki, pero es suficiente para entretener


Cuando alguien lleva tanto tiempo haciendo algo tan bien, es difícil encontrar qué decir acerca de su trabajo, como en el caso de Hayao Miyazaki, quien sin duda se ha convertido en el máximo exponente y gurú de la animación en Japón.

“Porco Rosso” es el sexto filme de Miyazaki, y el séptimo que produjo Studio Ghibli. El filme se centra en la figura de un talentoso piloto del cual descubrimos que, producto de una especie de maldición, se ha convertido en un cerdo (literalmente). En las aguas del mar Adriático se dedica a cazar “piratas del aire” hasta que estos, cansados de siempre verse superados por este curioso personaje, contratan a un vanidoso pero hábil piloto americano para que se haga cargo de él.

Curiosamente, el proyecto nació como una producción para ser transmitida durante los vuelos de Japan Airlines, quienes son los principales inversionistas del filme, que pronto mutó en un largometraje por su propia cuenta. Si bien “Porco Rosso” no se puede calificar (a mi parecer) como una de las grandes películas de Miyazaki, si no más bien a las regulares, eso es ya de por sí razón suficiente para darle una oportunidad, y creo que cualquier espectador que al menos tolere la animación japonesa y entienda sus cánones sabrá apreciarla.

Mi único problema con la cinta podría ser el hecho de que, situada en un contexto real como pocas veces sucede en un filme de Miyazaki, se introduce el elemento mágico de un puerco que pilotea avionetas y la explicación (o siquiera mención) de que se trata de un hechizo o algo de carácter mágico se tarda un poco en aparecer. Además, en ciertas ocasiones la misma historia no se toma muy en serio, pero bueno, a veces se me olvida que son dibujos animados que también tienen como objetivo atraer público infantil.

7 de 10.

2 comentarios

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

217. Hannah y sus hermanas

Hannah and Her Sisters. 1986

Woody Allen

Todo lo que puede caber en una comedia de Woody Allen


No me gustaría ser un personaje de una película de Woody Allen, aunque a veces creo que encajo perfectamente en el perfil. Nuevamente el director neoyorquino nos habla de una de las cosas que más conoce: adultos que creen que son dueños de las situaciones, hombres y mujeres a los que les falta crecer, gente caprichosa, vulnerable, autosuficiente o todo lo contrario.

Hannah (Mia Farrow) es, de las tres hermanas, la que parece tener una vida estable, toda su familia la busca cuando necesitan algo, y ella poco parece necesitar de los demás. Pero su esposo (Michael Caine) está enamorada de Lee (Barbara Hershey), hermana menor de Hannah, una mujer algo confundida y sensible, que a su vez tiene por novio a un exprofesor suyo que vive recluido en una vida de creador, aislado de la sociedad por su misantropía. La tercera hermana, Holly (Dianne Wiest), no encuentra su lugar en el mundo y cambia continuamente de vocación, siempre pidiéndole ayuda económica a Hannah para cada nueva aventura laboral. En medio de todo eso se encuentra el exesposo de Hannah, un excéntrico e hipocondríaco productor de televisión, papel que, por supuesto, le toca al mismo Allen interpretar.

Así las cosas, y las situaciones que se dan, propias del universo Allen comienzan a sucederse las unas con las otras. Por supuesto, el director se toma su tiempo para incluir cínicas bromas acerca de la situación humana, de nuestra vulnerabilidad y de nuestra necesidad (¿o necedad?) por querer encontrar la explicación a todo a través de la religión (en una escena corta pero magnífica y muy directa en la que el personaje de Allen saca un crucifijo y una Biblia de una bolsa de mandado, para luego sacar una barra de pan y un bote de mayonesa), entre tantas otras cosas.

Mucha gente dice que es el mejor trabajo del director, pero en realidad yo tendría unas 4 ó 5 que colocaría como favoritas antes que esta. De las mejores, eso sí…

9 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

216. Alien: El Octavo Pasajero

Alien. 1979

Ridley Scott

Merecedora de todos los aplausos


Ya se ha dicho muchísimo sobre esta película, y muy probablemente cualquier cosa que yo pueda agregar ya alguien más lo dijo. La primera entrega de la saga “Alien” es simplemente una obra maestra del género, por muchas razones. Su complicada concepción y los elementos que poco a poco se fueron sumando para que finalmente esta película fuera realizada son tan interesantes como el resultado final, donde Ridley Scott nos entrega una película de terror con elementos de ciencia ficción.

El filme tardó más en gestarse que lo que le tomó a la criatura matar a toda la tripulación de la nave comercial Nostromo, salvo por la Teniente Ripley, por supuesto. En su origen, mucho tiene qué ver un proyecto fallido de Alejandro Jodorowsky por adaptar la novela “Dune” al cine, (más tarde fue David Lynch quien finalmente tomó este proyecto). Se dice que el chileno había contactado a Salvador Dalí y a Orson Welles para estelarizar la cinta, que sería musicalizada por Pink Floyd (imagínense eso). Más tarde, se incluirá al artista suizo H. R. Giger para ciertos aspectos del diseño de producción, así como al artista de cómics Jean “Moebius”. Al cancelarse este proyecto, Dan O’Bannon, involucrado en el guión de la adaptación, se dedicó a terminar de escribir el guión de “Alien” y finalmente Giger terminó siendo el responsable de algo más que el diseño conceptual de la criatura alienígena (basándose en su obra “Necronom IV”, mostrada en la foto), mientras que los storyboards que Moebius realizó para Ridley Scott sirvieron para que la Fox les doblara el presupuesto de $4.2 a $8.4 millones de dólares.

El filme comienza describiendo lentamente el lugar en el cual se llevará a cabo la mayor parte de la acción, una nave oscura y gigantesca que cuenta con un sistema de inteligencia y pilotaje parecido a HAL 9000, de “2001: Odisea en el Espacio”. Incluso Scott ha dicho que el filme de Kubrick, así como “Star Wars” y “La masacre de Texas” fueron inspiración para la película. El ritmo que toma la película se vuelve clave para generar suspenso, el director sabe manejar los tiempos y darle el metraje necesario a cada segmento para colocar al espectador en una inercia difícil de parar, todo esto a la par de una música y un diseño sonoro ambiental excepcionales donde incluso llegamos a tener 6 minutos del inicio del filme sin diálogos. Por si esto fuera poco, en el reparto de una película de monstruos que el mismo revisor de guiones calificó como una especie de “Tiburón” (la cinta de Spielberg, naturalmente) ambientado en el espacio, se encuentran nombres como Harry Dean Stanton, Ian Holm, Ian Holm y una entonces desconocida Sigourney Weaver.

Scott acierta en todo, no así otros directores de la talla de James Cameron o David Fincher, encargados de las siguientes dos secuelas. Scott utiliza un traje y equipos robotizados para mostrar sólo lo necesario del alienígena y no más. Yo insisto en que en los filmes de terror es mejor no mostrarlo todo y dejar que el resto sea completado por la mórbida imaginación del espectador.

Para los que viven en Monterrey, les habrá tocado ir al Kokoloco antiguo, en el cual el bar que había abajo y que durante algún tiempo fue casi el único lugar donde se podía escuchar buena música, llevaba el nombre de Nostromo, y sus interiores estaban decorados como aquella nave espacial.

9 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

215. Encima de la Hora

Nick of Time. 1995

John Badham

Buen material para Canal 5


Es verdad que de un tiempo para acá casi ni veo la televisión, mucho menos desde que me mudé a este departamento. Pero en México todos sabemos las películas de Canal 5, y más o menos cuantas veces al año pasan ciertas películas que hemos visto tantas veces gracias a ellos. Para los programadores de aquel canal les digo: esta película es buen material para ustedes (en caso de que aún no la pasen).

A pesar de haber sido estrenada en 1995, la película se ve un poco más vieja. Johnny Deep y Christopher Walken protagonizan este thriller que logra muy bien hacer dos cosas: mantener al espectador completamente interesado durante todo el metraje y contar una historia en tiempo real, al estilo “24” pero sin cortes comerciales.

La trama comienza rápido, sin dar muchos rodeos. Un hombre y una mujer, trajeados y misteriosos, se encuentran en Union Station viendo a la gente llegar y escogiendo entre ellos a su víctima de extorsión, y encuentran en un padre recientemente enviudado la persona indicada para llevar a cabo el asesinato de una candidata a gobernadora que se ha vuelto demasiado liberal para el gusto de sus principales colaboradores. La película continuamente toma direcciones insospechadas, toda vez que el personaje de Depp resulta lo suficientemente respondón como para retar a sus victimarios. Lo que sí me resulta un poco inverosímil y quizá hasta estúpido es que para un plan de estas magnitudes se esté buscando en una estación de trenes a la persona “indicada” para llevarlo a cabo, menos de dos horas antes.

Está bien para verla una vez.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

214. El beso del escorpión

The curse of the jade scorpion. 2001

Woody Allen

Una gema de la comedia


Mi falta de tiempo me hizo revisar mi propia videoteca, así que finalmente me decidí por este filme. En este blog ya se ha hablado de Woody Allen talvez más que de cualquier otro director, y cualquiera que haya estado leyendo sabrá que lo considero simplemente un genio. Esta película, que lleva en México el innecesariamente desacertado título de “El beso del escorpión” (lo más lógico hubiera sido haber utilizado la traducción literal), es una gema de la comedia, como bien lo expresó el crítico de la revista Rolling Stone.

Woody Allen tiene un ingenio para mezclar comedia, romance, drama y algunas veces también misterio como pocos lo han tenido en la historia del cine. La simpleza de las historias que presenta sólo se puede equiparar con la destreza en la que después los elementos inicialmente presentados funcionan entre sí para crear los necesarios enredos propios del género. La mayoría de las historias puramente cómicas de Allen parten de un punto básico e inocente que después le permite al director mostrar su inteligencia a través de los diálogos y situaciones cómicas.

En este caso, la historia se centra en CW Briggs, un excéntrico pero exitoso investigador (quién más que Allen) de una compañía de seguros que está siendo renovado por Betty Ann, una exigente y retraída experta en eficiencia (Helen Hunt), a su vez amante del jefe de la compañía, casado, por supuesto. Desde el primer instante, CW y Betty Ann se odian mutuamente, pero su participación en un show de hipnotismo los une definitivamente. Ambos se ven envueltos, sin saberlo y bajo los efectos de la hipnosis, en una serie de misteriosos robos, en casas en las que la compañía instaló los complicados sistemas de seguridad. CW se vuelve el principal sospechoso y acude a Betty Ann para que ésta le ayude. Charlize Theron también aparece en el filme, como la mimada pero aventurera hija de una de las víctimas.

Long live Woody Allen.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas