Archivo mensual: agosto 2010

137. Greenberg

Greenberg. 2010

Noah Baumbach

Lo doloroso de crecer… a la edad que sea

No me gusta dejar pasar tanto tiempo entre ver una película y hacer la crítica de ella, pero estas semanas han estado imposibles. Hace ya talvez más de una semana que vi “Greenberg”, y entre tanta carga de trabajo, fue como una bocanada de aire fresco ver los parajes urbanos de Los Ángeles, una ciudad que me gusta mucho, pero sobre todo descubrir una historia refrescante, inteligente y entretenida, con varias pinceladas sutiles sobre cómo utilizar todos los componentes del lenguaje cinematográfico para expresar más que, o sólo lo que ve, o sólo lo que se oye.

Ahora sí se empiezan a delinear más claramente las diferencias entre Noah Baumbach y Wes Anderson, cuyas carreras comenzaron muy paralelas. Tras ver un par de películas de Baumbach y con otras dos o tres aún pendientes, encuentro que este director viene a aportar sobre todo mucha creatividad y sensibilidad a un tipo de cine que cada vez se ve más: una mezcla de drama y comedia muy ácida o negra, con personajes con muchas excentricidades ya sea en búsqueda de algún cambio interno, un redescubrimiento o sumergidos en una depresión.

“Greenberg” presenta a Ben Stiller en uno de sus mejores papeles en su carrera junto a una bella, simpática y un tanto desconocida Greta Gerwig como una rara y dispar pareja de individuos en una búsqueda personal, algo muy típico de muchos jóvenes adultos o adultos que se sienten jóvenes, los cuales a su vez son bastante fácil de encontrar en los Estados Unidos. Ambos tienen una destacada interpretación de un par de personajes con sutilezas interesantes y graciosos vicios de carácter, sobre todo el personaje de Stiller, el cual está atravesando una middle-age crisis (ni siquiera sé cual es el término correcto en español, prueba de que este síntoma es algo más estadounidense) a sus 40 años. Un guión inteligente, co-escrito por Baumbach y la actriz Jennifer Jason Leigh, plantea a un personaje desequilibrado y desequilibrante “rebotando” con su entorno, tratando temas adultos con un toque de nostalgia y mirada interior.

9 de 10.

5 comentarios

Archivado bajo 9 de 10, Críticas

136. Clockers

Clockers. 1995

Spike Lee

Desde las calles de Crooklyn

Harvey Keitel y John Turturro interpretan a dos detectives neoyorquinos que investigan el asesinato del gerente de una tienda en donde se cree que se trafica droga. El principal sospechoso es Victor Dunham, un hombre respetable y correcto, pero de raza negra. Aún habiendo confesado el crimen, hay algo en el caso que al detective Rocco (Keitel) no le cuadra, y es entonces cuando da con “Strike”, el hermano de Victor, un delincuente de poca monta, líder de un pequeño grupo de vendedores de droga y protegido de un mafioso local.

Nuevamente Spike Lee nos introduce en su visión del mundo, o si no del mundo, del Nueva York que él ha presenciado. Desde un inicio nos presenta, de una manera bastante cruda, una serie de fotografías de sangrientos homicidios. Yo estaba comiéndome un cereal cuando empezó la película y hasta me arruinó un poco la cena (tanto como se puede arruinar un cereal, por supuesto). La violencia gráfica es presentada de una manera muy directa y real, pero realidad es lo que rara vez falta en una película de este realizador, oriundo de Atlanta, Georgia.

“Clockers” está basada en un libro homónimo del autor Richard Price, y se mueve entre las líneas del drama y el thriller, presentando personajes (principalmente los de raza negra, por supuesto) a los cuales, me da la impresión, les resulta imposible salir del gran círculo vicioso en el que se ven sumergidos. La película iba a ser dirigida por Martin Scorsese y, como es de esperarse, Robert De Niro hubiera sustituido a Keitel, pero al final el director de “Mean Streets” se fue a dirigir “Casino”, invitando a Spike Lee al proyecto y manteniéndose como productor del filme. Lo que hizo Lee fue hacer que el personaje principal fuera “Strike” y no Rocco, cambiando así por completo el enfoque de la película. Lee conoce sus temas a la perfección, y es tan honesto como se puede ser en la industria cinematográfica.

7 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

135. Alta Fidelidad

High Fidelity. 2000

Stephen Frears

Been there, done that kind-of-feeling

A cierta edad, ya todos (o casi todos) hemos tenido un rompimiento amoroso (o varios) de esos que nos marcan y se quedan como estigmas. De esto precisamente se trata “Alta Fidelidad”, un filme sobre música, desamor y un crecimiento obligado y doloroso, que comparte ciertos puntos de encuentro con la masoquista “(500) Days of Summer”, en el sentido del sentimiento general que va dejando el ir y venir de los personajes.

Hace poco más de un par de semanas vi “The Hit”, película de 1984 del mismo inglés Frears, y es sorprendente ver lo distintas que son la una de la otra, tanto en temática como en estilo, al grado de que sería difícil asociar ambas a la misma personaje sin consultar IMDb. Asimismo es curioso que la película del 2000 parece mucho más vieja, talvez en parte por la selección musical presentada (aunque también se incluyen grupos más recientes como, curiosamente, Belle and Sebastian, al cual también se hace referencia en “500 días sin ella”), pero también porque este tipo de filmes fueron más frecuentes en la década de los 80’s, e incluso los personajes parecen estar sacados de otra época, de otro filme, sin decir por esto que sean copia, que no sean originales o que se sientan fuera de tiempo.

El filme es estelarizado por John Cusack (favor de no confundir con Matthew Broderick), Jack Black, Catherine Zeta Jones, Tim Robbines, Lisa Bonet e Iben Hjejle. Cusack interpreta a Rob Gordon, un melómano algo frustrado y fastidiado en su vida personal y profesional, dueño de una tienda de discos de colección. Tras su último rompimiento con su novia Laura, Rob examina su vida presente y repasa su pasado a manera de listas Top 5, sintiéndose a la vez víctima y culpable de sus infortunios amorosos. Es esta especie de coming-of-age que a algunos hará reír en complicidad y a otros afectará un poco, dependiendo las vivencias personales de cada quien.

8 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

134. Jungle Fever

Jungle Fever. 1991

Spike Lee

¿Un “Romeo y Julieta” versión Harlem?

Recién acabo de descubrir a Spike Lee, y debo decir que lo que hasta el momento le he visto ha causado muy buena impresión en mí. “Jungle Fever” es su quinto largometraje, y el tercero que yo veo completo.

La constante hasta ahorita ha sido un guión fuerte, honesto y crudo (aunque a veces con algunos toques de ingenuidad), excelentes actuaciones por grandes actores, temáticas raciales y una puesta en escena a veces un poco descuidada, como si Lee tuviera prisa por contar estas historias, llevarlas a la gente, sin preocuparse demasiado por aspectos como la dirección de arte, vestuarios y demás, el cual aprovecha para hacer referencias personales (especie de “bromas locales”), en vez de buscar una estética.

El elenco está conformado por Wesley Snipes, Anabella Sciorra, Samuel L. Jackson, Halle Berry (quien, según cuentan, no se bañó durante dos semanas para “prepararse” para su papel), John Turturro, Queen Latifah en su primer papel en cine, Anthony Quinn, Ossie Davis y, por supuesto, el mismo director. Jackson lo hace muy bien, al igual que Snipes, pero en realidad nadie desentona, pues están bien dirigidos.

La trama presenta una historia de amor o atracción entre personas de diferentes razas, mientras tocando temáticas como la infidelidad, las responsabilidades, los caprichos, las adicciones, la familia y demás aspectos sociales. A pesar de que se podría pensar en una versión adaptada de la clásica historia de Shakespeare, los personajes de Lee están muy lejos de caer en el cliché Romeo-y-Julieta. No, los personajes de Lee están sacados de la realidad, se sienten tan normales, comunes y cercanos, y todo esto a pesar de que en mi vida he conocido a pocos estadounidenses de raza negra.

7 de 10.

1 comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas

133. Recortes de mi Vida

Running with Scissors. 2006

Ryan Murphy

Lo que implica tener un pésimos padres

¡Cuánto se pierde en la traducción del título! Mientras que “Running with Scissors” guarda una profunda conexión con la trama en varios niveles, “Recortes de mi Vida” suena a otro título aburrido y sensiblero, además de demasiado común para una película que intenta y se jacta de ser justamente lo contrario, al menos en el tipo de historia que está planteando.

El filme está basado en las memorias de Augusten Burroughs, un escritor estadounidense que saltó a la fama en el 2002 por el título que después llegaría a las pantallas de la mano de Ryan Murphy, quien ha hecho carrera principalmente en televisión con series como “Nip/Tuck” y “Glee”. La trama presenta a una profundamente enrarecida y disfuncional familia que pierde piso tras la separación de la pareja. La madre, una desequilibrada y egoísta aspirante a poeta, deja a su hijo en la casa de su psiquiatra (aún más loco que ella), que decide adoptarlo y tratar de ayudarlo mientras ella continúa su vida libre de presiones. Todo esto mientras su padre también se ocupa de su propia vida, alejado, un poco en contra de su voluntad, de todos estos problemas.

Con un reparto muy decente que incluye nombres como Alec Baldiwn, Gwyneth Paltrow (que no aparece mucho), Annette Bening, Brian Cox, Joseph Fiennes, la guapa Evan Rachel Wood y un poco conocido Joseph Cross (al menos para mí), Murphy hace un filme de temáticas demasiado complicadas pero que logra mantener ciertos momentos para que el espectador pueda tomar aire en un ambiente tan opresor como extraño, con tintes que hacen recordar a “American Beauty”, pero también a alguna película de Wes Anderson (del cual, involuntariamente, se habla demasiado en este blog), sólo que con un tono más oscuro y deprimente, que de repente se apoya de un soundtrack bastante disfrutable y recomendable para poner un poco de color y hacer la cosa un poco más divertida.

7 de 10. Me encanta Evan Rachel Wood aún y con todo su look emo.

Había estado un poco perdido de este espacio, pues estuve preparando una exposición acerca de un proyecto de videopodcast documental titulado “La Vida en la Ciudad Aburrida”, el cual se presentó en la Casa de la Cultura de Nuevo León, y estará ahí hasta el 19 de septiembre, para los que quieran asistir. Aprovecho para invitarlos a la página web, el Twitter y el Facebook de LVECA.

Deja un comentario

Archivado bajo 7 de 10, Críticas