94. Bad Lieutenant

Bad Lieutenant. 1992

Abel Ferrara

Continuación a la crítica número 83

Esta crítica está ligada con la anterior número 83 y podría considerarse una continuación de ella.

Ya vi la película de Abel Ferrara, dígase la versión original, aunque después de hacerlo puedo constatar (tal y como lo hacía ver Herzog) que se trata de dos filmes totalmente diferentes. “Bad Lieutenant”, película de 2002 del neoyorquino Ferrara, y “Bad Lieutenant: Port of Call – New Orleans”, que el alemán Werner Herzog estrenó el año pasado, comparten muchas cosas pero se diferencian radicalmente la una de la otra. Ambas presentan a un teniente de la policía (uno en Nueva York, el otro en Nueva Orleans después del huracán Katrina) con las peores cualidades: increíblemente junkies, alcohólicos, corruptos, apostadores, ladrones y demás. Asimismo, ambos se encuentran en medio de una importante investigación. En el caso del filme de Ferrara, se trata de una violación a una monja en plena iglesia. Así, a diferencia del alemán, Ferrara aprovecha para introducir cierta temática y cuestionamientos religiosos que representan más bien una batalla interna del personaje en su intento por salir del mierdero en el que está hundido.

Las dos películas sirven como material videográfico “pedagógico” acerca de cómo utilizar ciertas drogas. Tanto Harvey Keitel como Nicolas Cage consumen una cantidad sumamente preocupante y exagerada de sustancias de todo tipo ya sea de forma inhalada, fumada o inyectada. En el filme de Herzog, el cual tiene un toque mucho más irónico, despreocupado y experimental, esto llega a rozar la farsa, pero Ferrara, mucho más serio y perturbador en su tratamiento, presenta un personaje menos cómico, menos ambicioso y menos simpático (al menos para la audiencia), que sólo busca continuar su existencia con la creencia de que es invencible.

Con un guión co-escrito por Zoë Lund (quien también aparece drogándose junto a Keitel en el filme), la película fue rodada en apenas 18 días, lo que hoy en día puede considerarse un logro bestial. Harvey Keitel, quien pudo haber perdido este papel a manos de Christopher Walken, a quien se tenía previsto originalmente, realiza una de sus mejores interpretaciones, si no es que la mejor de su carrera, en un filme potente, crudo y perturbador, a mí gusto talvez con demasiado énfasis en mostrar con detalle y con innecesaria recurrencia los vicios de su personaje. Debo decir que me disfruté más la versión de Herzog, con todas las libertades que éste se tomó.

8 de 10.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 8 de 10, Críticas

Una respuesta a “94. Bad Lieutenant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s